El Mu­seu Pi­cas­so ex­po­ne las cartas en­tre el pin­tor y Jau­me Sa­bar­tés.

El Mu­seu Pi­cas­so ex­po­ne por pri­me­ra vez la co­rres­pon­den­cia en­tre el genio ma­la­gue­ño y su ami­go y con­fi­den­te Jau­me Sa­bar­tés, y el fon­do do­cu­men­tal de la edi­to­rial Gus­tau Gi­li

El Periódico de Catalunya (Castellano) - On Barcelona - - SUMARIO -

Hay mu­chas ra­zo­nes para ir al Mu­seu Pi­cas­so. Se pue­de en­trar para com­pro­bar el genio del Pi­cas­so más jo­ven (el cen­tro cus­to­dia las obras de for­ma­ción) o la maes­tría del ar­tis­ta con­sa­gra­do (aquí do­nó su se­rie de Las me­ni­nas); y des­de ha­ce unos días, uno pue­de en­trar a leer su co­rres­pon­den­cia. Si no to­da, la que en­vió a su ami­go y con­fi­den­te Jau­me Sa­bar­tés (Bar­ce­lo­na, 1881- Pa­rís, 1968) , el mis­mo que hi­zo po­si­ble la exis­ten­cia del mu­seo

(abrió en 1963 con el nom­bre Co­lec­ción Jai­me Sa­bar­tés) y el mis­mo que do­nó su le­ga­do al cen­tro de la ca­lle de Mont­ca­da. Una par­te de la do­te te­nía fe­cha de aper- tu­ra. Son to­das las cartas que el ma­la­gue- ño en­vió a Sa­bar­tés y que el genio re­co- gió tras la muer­te de su ami­go. Pi­cas­so las en­tre­gó al mu­seo con una con­di­ción: no se po­dían leer ni en­se­ñar has­ta 50 años des­pués de la muer­te de Sa­bar­tés.

Y así ha si­do. Es­te año se ha cum­pli­do la fe­cha, y en el Mu­seu Pi­cas­so se han pues­to ma­nos a la obra. Una par­te de lo es­tu­dia­do por Mar­ga­ri­da Cor­ta­de­lla, res- pon­sa­ble de la Bi­blio­te­ca del cen­tro, se ex­po­ne en la mues­tra Sa­bar­tés per Pi- cas­so, Pi­cas­so per Sa­bar­tés, que in­clu­ye otras pie­zas co­mo óleos, gra­ba­dos, di­bu- jos… Pe­ro lo más gra­cio­so es ver la con- fian­za con la que se tra­ta­ban los dos ami- gos que se es­cri­bían ca­si a dia­rio, in­clu­so sin ma­ta­se­llos, pues cuan­do am­bos es­ta- ban en Pa­rís las epís­to­las no cir­cu­la­ban por correo sino por de­ba­jo de las puer­tas. Hay so­bres tan lle­nos de di­bu­jos que pa- re­cen cua­dros y en­ca­be­za­mien­tos tan di- fe­ren­tes co­mo «Don Jai­me», «Que­ri­do Sa­bar­tés» o «Amic Jaumet» (Pi­cas­so lo mis­mo es­cri­bía en catalán que en cas­te- llano que mez­cla­ba am­bos idio­mas). Las des­pe­di­das tam­po­co eran siem­pre igua- les, de Pi­cas­so a Pa­bli­to. Y el cuer­po del men­sa­je bas­cu­la­ba en­tre lo se­rio: «Ami- go Sa­bar­tés, qué te pa­sa que no es­cri­bes, tu Pi­cas­so»; lo poé­ti­co: «Tú que co­no­ces a las ho­ras una por una, di­le a las 8 y ½ de dar un sal­to has­ta mi ca­ma para que me des­pier­te»; y lo ca­ri­ño­so: «¿Có­mo vas? To­do el mundo y una ame­ri­ca­na que te ha vis­to ha­ce dos o tres días di­cen que es­tás, co­mo yo di­go, pre­cio­so» o «[...] lo que te man­do con él es un mi­llón y mu­chos más apre­ta­dos abra­zos, y vi­va la Pe­pa, tu Pi­cas­so».

FO­TOS Y TO­ROS

Pe­ro Sa­bar­tés no es el úni­co ami­go del genio con ex­po­si­ción y do­cu­men­ta­ción pro­pias en el mu­seo. Ahí es­tá, tam­bién, la mues­tra de­di­ca­da al fon­do do­cu­men­tal de los edi­to­res Gus­tau Gi­li. Des­ta­can las fo­tos de los pro­ta­go­nis­tas in­ter­ve­ni­das por el pro­pio Pi­cas­so y los gra­ba­dos de La Tau­ro­ma­quia. Has­ta el 24 de fe­bre­ro. —

Una de las pa­re­des de la ex­po­si­ción de­di­ca­da a la edi­to­rial Gus­tau Gi­li, con imá­ge­nes de Pi­cas­so, la fa­mi­lia Gi­li, Mi­ró, Sert, y otros pro­ta­go­nis­tas.

MI­QUEL COLL (MU­SEU PI­CAS­SO)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.