Sus­pi­ria: di­fe­ren­cias en­tre la cin­ta ori­gi­nal y el nue­vo re­ma­ke.

La nue­va pe­lí­cu­la del ita­liano Lu­ca Gua­dag­nino, des­de es­te viernes en los ci­nes, se lla­ma igual que la obra maes­tra di­ri­gi­da por Da­rio Ar­gen­to en 1977. Pe­ro ¿cuán­to se pa­re­ce a ella?

El Periódico de Catalunya (Castellano) - On Barcelona - - SUMARIO -

¿Cuál es el en­fo­que ade­cua­do a la ho­ra de reha­cer una pe­lí­cu­la clá­si­ca? Por un la­do, si el ob­je­ti­vo del re­ma­ke es pa­re­cer- se lo más po­si­ble a su modelo, ¿qué sen- ti­do tie­ne su exis­ten­cia mis­ma? Por otro, si tra­ta de dis­tan­ciar­se tan­to co­mo para re­sul­tar ca­si irre­co­no­ci­ble, ¿por qué no di­rec­ta­men­te una pe­lí­cu­la ori­gi­nal? Plan­tear el dilema tie­ne un mo­ti­vo: se es­tre­na la pe­lí­cu­la de Lu­ca Gua­dag­ni- no Sus­pi­ria, nue­va ver­sión ho­mó­ni­ma de la obra maes­tra de Da­rio Ar­gen­to y una de las fic­cio­nes más im­por­tan­tes de la his­to­ria del ci­ne de te­rror –y de la del ci­ne a se­cas–. La pre­mi­sa en am­bas pe­lí­cu­las es la mis­ma: una jo­ven es­ta­dou­ni­den­se in­gre­sa en una es­cue­la de dan­za ale­ma­na ig­no­ran­do que el lu­gar en realidad aco­ge una mal­va­da co­mu­ni­dad de bru­jas. A par­tir de ahí, sin em­bar­go, em­pie­zan las di­fe­ren­cias.

ES­TI­LO VI­SUAL

La prin­ci­pal in­ten­ción de Ar­gen­to fue po­ner­nos los pe­los de pun­ta a tra­vés de una com­bi­na­ción fas­ci­nan­te de lu­ces, so­ni­dos, án­gu­los de cá­ma­ra y, so­bre toha­cer

THOM YORKE, LÍ­DER DE RADIOHEAD, FIR­MA LA BAN­DA SO­NO­RA, DE AI­RES ETÉREOS Y MELANCÓLICOS

do, co­lo­res chi­llo­nes. De he­cho, ca­da plano de su pe­lí­cu­la se or­ga­ni­za se­gún cri­te­rios cro­má­ti­cos. Cu­rio­sa­men­te, Gua- dag­nino ha ido en di­rec­ción opues­ta; su ver­sión es­tá go­ber­na­da por to­nos apa­ga- dos, es­pe­cial­men­te el gris, el beis y el ma­rrón –una ma­li­cio­sa crí­ti­ca pu­bli­ca- da en la pren­sa es­ta­dou­ni­den­se ha com- pa­ra­do la ga­ma de co­lo­res de la pe­lí­cu­la con la que ofre­ce el in­te­rior de unos pa- ña­les de be­bé–. El clí­max del re­la­to, eso sí, es una or­gía de ro­jí­si­mo go­re.

MÚ­SI­CA

La mú­si­ca de la pe­lí­cu­la ori­gi­nal fue com­pues­ta por la ban­da de rock pro­gre­si­vo Go­blin, que re­cu­rrió a cam­pa­nas me­ló­di­cas y tam­bo­res tri­ba­les –en­tre otros ins­tru­men­tos— para crear una at- mós­fe­ra in­creí­ble­men­te in­quie­tan­te. Es el ti­po de ban­da so­no­ra que uno no ol­vi- da, ja­más. Por su par­te, Gua­dag­nino ha con­ta­do con los ser­vi­cios mu­si­ca­les del can­tan­te de Radiohead, Thom Yorke, y el bri­tá­ni­co ha do­ta­do a su par­ti­tu­ra de ai- res más etéreos y melancólicos. Du­ran- te to­da la pe­lí­cu­la se man­tie­ne en un dis­cre­to se­gun­do plano.

ES­CE­NAS DE DAN­ZA

Pe­se a es­tar am­bien­ta­da en una aca­de- mia de ba­llet, en realidad la pe­lí­cu­la de 1977 ape­nas in­cluía se­cuen­cias de bai­le. Al con­tra­rio, en la del 2018 la dan­za es la he­rra­mien­ta esen­cial que las bru­jas tie­nen para con­du­cir sus ri­tua­les y para ejer­cer su po­der e in­fli­gir vio­len­cia. En una es­ce­na, los pa­sos que una bai­la­ri­na eje­cu­ta en una es­tan­cia se re­fle­jan bru­tal­men­te so­bre el cuer­po de otra, que se en­cuen­tra en otra sa­la. La ve­mos ser za­ran­dea­da co­mo una mu­ñe­ca a mer­ced de un pe­rro in­vi­si­ble. Sus ex­tre­mi­da­des se do­blan y quie­bran, y sus cos­ti­llas se par­ten; aca­ba con­ver­ti­da en una ma­sa de hue­sos ro­tos, go­tean­do sa­li­va y ori­na.

TRAS­FON­DO PO­LÍ­TI­CO

Con su Sus­pi­ria, Ar­gen­to ex­plo­ró el mundo de la ma­gia y el eso­te­ris­mo, que lo lle­va­ba ob­se­sio­nan­do des­de ni­ño; le im­por­ta­ba más lo so­bre­na­tu­ral que lo real. Con la su­ya, en cam­bio, Gua­dag­nino ha que­ri­do con­tar una his­to­ria que co­nec­te con asun­tos y tra­ge­dias de nues­tro mundo. Por eso la ha lle­na­do de re­fe­ren­cias a la his­to­ria del si­glo XX en Ale­ma­nia (la Baa­der-mein­hof, el se­cues­tro del vue­lo Luft­han­sa 181, la ico­no­gra­fía na­zi, el Ho­lo­caus­to) y la ha dis­fra­za­do de ale­ga­to en pos del em­po­de­ra­mien­to de la mu­jer.

VIO­LEN­CIA

En con­so­nan­cia con sus es­ce­na­rios, su ves­tua­rio y su ilu­mi­na­ción, tam­bién las es­ce­nas de vio­len­cia del ori­gi­nal de Ar­gen­to son or­gías cro­má­ti­cas en las que, cla­ro, do­mi­na el ro­jo. En una es­ce­na par­ti­cu­lar­men­te me­mo­ra­ble, una jo­ven es abier­ta en ca­nal a cu­chi­lla­das y cae a tra­vés de una vi­drie­ra has­ta que­dar col­ga­da en el ai­re de una so­ga; te­rri­ble, pe­ro in­creí­ble­men­te vis­to­so. En la nue­va ver­sión, las es­ce­nas de vio­len­cia son más es­ca­sas y me­nos san­grien­tas –sal­vo el ci­ta­do clí­max– y, en ge­ne­ral, su es­ti­li­za­ción pa­re­ce más des­ti­na­da a re­ga­lar­nos la vis­ta que a pro­vo­car­nos pe­sa­di­llas. —

En la foto gran­de, un fo­to­gra­ma de la ac­tual ‘Sus­pi­ria’. En la pe­que­ña, uno de 1977.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.