El Mu­seo Ima­gi­na­rio

Sil­via Ber­na (fo­to), di­rec­to­ra del Barts, re­cuer­da su in­fan­cia en la pla­za del Ras­pall.

El Periódico de Catalunya (Castellano) - On Barcelona - - SUMARIO - An­na Pé­rez

CON LOS OJOS llo­ro­sos y ju­gan­do con el pa­pel del azu­ca­ri­llo del ca­fé, Sil­via Ber­na ex­pli­ca su elec­ción pa­ra nues­tro mu­seo ima­gi­na­rio: la pla­za del Ras­pall. La di­rec­to­ra de la sa­la Barts y res­pon­sa­ble de la pri­me­ra edi­ción del Fes­tie, fes­ti­val de tea­tro in­de­pen­dien­te, no sa­be ni por dón­de em­pe­zar. «Yo soy de Grà­cia. Me trae mu­chos re­cuer­dos es­te ba­rrio. Ju­ga­ba en la ca­lle, en es­ta pla­za, que era la pla­za de los gi­ta­nos. Era muy di­ver­ti­do cuan­do mon­ta­ban las bo­das que du­ra­ban tres días; yo siem­pre las re­vo­lu­cio­na- ba», cuen­ta. Ber­na ya no vi­ve allí, ha­ce tiem­po que de­ci­dió mar­char­se. Vol­ve­ría si no fue­ra por­que ya no es lo que era. «Eran otros tiem­pos, ha­bía muy buen ro­llo en el ba­rrio y nos co­no­cía­mos to­dos», ex­pli­ca con

nos­tal­gia. Al car­ni­ce­ro, a la pe­lu­que­ra y a su ma­ri­do, a la gen­te del mer­ca­do... El col­ma­do al que iba siem­pre a com­prar aho­ra son pi­sos. «Lo he vuel­to a vi­vir en Sant An­to­ni: ha­ce dos años y me­dio me tu­ve que ir por la pre­sión de los precios, y es una pe­na que los ba­rrios es­tén per­dien­do su am­bien­te», se la­men­ta.

Si hay al­go que le da ra­bia a la di­rec­to­ra del Fes­tie son las in­mo­bi­lia­rias, el mo­ti­vo por el que sus pa­dres tu­vie­ron que de­jar el ba­rrio. «Me mo­les­ta mu­cho la si­tua­ción en la que vi­vi­mos en Bar­ce­lo­na, se es­tán apo­de­ran­do de los ba­rrios clásicos en los que he­mos vi­vi­do siem­pre con otros fi­nes», de­cla­ra in­dig­na­da. E in­clu­so con to­da esa ra­bia, Ber­na no pue­de evi­tar la son­ri­sa al pen­sar en los mo­men­tos vi­vi­dos en el ba­rrio en el que cre­ció jun­to a su fa­mi­lia y sus ami­gos.

Sa­li­mos a la ca­lle, se en­cien­de un ci­ga­rri­llo y, mien­tras me mues­tra el por­tal de su an­ti­guo pi­so y la jo­ye­ría don­de tra­ba­ja­ba, se sien­te por un mo­men­to co­mo en ca­sa. «No ha­bía vuel­to des­de que se fue­ron mis pa­dres, me due­le». Un lu­gar es­pe­cial en Bar­ce­lo­na al que, sin em­bar­go, le cues­ta vol­ver. —

SE LA­MEN­TA AL VER QUE EL COL­MA­DO DON­DE COM­PRA­BA ES UN BLO­QUE DE PI­SOS

AL­BERT BER­TRAN LA PLA­ZA DE LOS GI­TA­NOS Sil­via Ber­na re­cuer­da que «era muy di­ver­ti­do cuan­do ce­le­bra­ban bo­das de tres días» en es­te rin­cón de Grà­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.