Álvaro Rico

«Po­lo re­pre­sen­ta có­mo es la bi­se­xua­li­dad hoy en día»

El Periódico de Catalunya (Castellano) - Teletodo - - TEMA DE PORTADA - MA­RIO SANZ

C on so­lo una apa­ri­ción epi­só­di­ca en la pro­duc­ción Cen­tro

Mé­di­co (TVE-1) y cua­tro bre­ves in­ter­ven­cio­nes en la se­rie Vel­vet Co­lec­ción (Mo­vis­tar+), al jo­ven ac­tor Álvaro Rico (To­le­do, 1996) le ha lle­ga­do su gran opor­tu­ni­dad con Éli­te. Gra­cias a es­ta se­rie, en la que for­ma par­te de un gru­po de jó­ve­nes ac­to­res co­mo él con una gran pro­yec­ción, su tra­ba­jo se po­drá ver en prác­ti­ca­men­te to­do el mun­do, da­da la gran co­ber­tu­ra in­ter­na­cio­nal de Net­flix, – ¿Có­mo le lle­gó la opor­tu­ni­dad de tra­ba­jar en la se­rie Éli­te? – En mi ca­so, creo que fui el pri­me­ro de ab­so­lu­ta­men­te to­dos. No sé si fui el pri­me­ro en ha­cer cas­ting, pe­ro creo que sur­gió a par­tir de mi pe­que­ña apa­ri­ción en Vel­vet Co­lec­ción. Cuan­do ter­mi­nó mi par­ti­ci­pa­ción en esa se­rie me lla­ma­ron pa­ra ha­cer un

cas­ting pa­ra in­ter­pre­tar al per­so­na­je de Guz­mán. Des­pués me vol­vie­ron a lla­mar, pe­ro ya pa­ra de­cir­me que iba a en­car­nar el pa­pel de Po­lo, sin sa­ber quién era. Des­de oc­tu­bre del año pa­sa­do, más o me­nos, ya sa­bía que tra­ba­ja­ría en Éli­te. – ¿Y có­mo ha si­do pa­ra us­ted es­ta ex­pe­rien­cia? – In­ten­sa, muy in­ten­sa ya des­de el pri­mer ensayo, el pa­sa­do mes de ene­ro. – ¿Fue en­ton­ces cuan­do tu­vo su pri­mer con­tac­to con su per­so­na­je? – Bueno, en mi ca­so ha­ce un año. Creo que hi­ce el cas­ting co­mo por es­tas fe­chas... Tam­po­co me acuer­do muy bien. Pe­ro que cons­te que, tal co­mo le he di­cho, pri­me­ro hi­ce el

cas­ting pa­ra in­ter­pre­tar el pa­pel de Guz­mán, no pa­ra el per­so­na­je de Po­lo, pe­ro ter­mi­na­ron dán­do­me a Po­lo. – ¿Y có­mo es Po­lo? – Él tam­bién per­te­ne­ce a la éli­te de jó­ve­nes es­tu­dian­tes, pe­ro es­tá bus­can­do to­do el ra­to cuál es su hue­co y su iden­ti­dad. Su per­so­na­li­dad aún es­tá por de­fi­nir por­que, a lo me­jor, no la sa­be ni él, y es­tá in­ten­tan­do apa­ren­tar. Con la en­tra­da de Cris­tian en su vi­das se crea­rá un po­co de po­li­amor, de trián­gu­lo amo­ro­so, creán­do­se un jue­go que, a prio­ri, es pa­ra be­ne­fi­ciar sus di­fe­ren­tes re­la­cio­nes. Sin du­da, Po­lo re­pre­sen­ta có­mo es la bi­se­xua­li­dad hoy en día.

– Un as­pec­to que en­gan­cha de Éli­te es in­ten­tar adi­vi­nar quién es el ase­sino. ¿Se hi­cie­ron qui­nie­las en­tre los ac­to­res cuan­do leían los guio­nes? – Cla­ro que ha­bía porras. Era la co­mi­di­lla del ro­da­je. Pe­ro to­do es­tu­vo un po­co pac­ta­do. El di­rec­tor no que­ría que los ac­to­res lo su­pie­ran. Cuan­do en­tras en el pro­yec­to ya sa­bes un po­co la bi­blía de to­da la se­rie, y có­mo ter­mi­na. Pe- ro no se que­ría que se su­pie­ra quién era el ase­sino has­ta la lec­tu­ra del ca­pí­tu­lo ocho, que era ca­si cuan­do te po­nías a ro­dar. Así, des­de fi­na­les del pa­sa­do mes de ma­yo has­ta prin­ci­pios de ju­nio no sa­bía­mos real­men­te quién era el ase­sino. Ha­bía mi­les de hi­pó­te­sis, y lue­go es­ta­ba tam­bién el he­cho de que se in­ten­ta­ba que ca­da uno de no­so­tros sin­tie­ra que po­día ser el ase­sino. – ¿Qué as­pec­tos de la tra­ma des­ta­ca­ría de Éli­te? – Creo que to­dos son muy in­tere­san­tes y, al mis­mo tiem­po, muy reales. Tra­ta de los pro­ble­mas ac­tua­les que te pue­des en­con­trar en la ca­lle. Son co­mo pro­ble­mas uni­ver­sa­les. Al fin y al ca­bo, el pro­ble­ma que pue­de te­ner un chi­co de cla­se al­ta es el mis­mo a un chi­co de cla­se ba­ja. Ya sea con­flic­tos con sus pa­dres o con sus ami­gos, una si­tua­ción des­agra­da­ble que pue­da te­ner co­mo in­terno o una en­fer­me­dad que pu­die­ra pa­de­cer.

OPOR­TU­NI­DAD. ‘Éli­te’ es la pri­me­ra gran se­rie que co­pro­ta­go­ni­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.