TE­MA DE POR­TA­DA GOYO JI­MÉ­NEZ

«Soy un fri­ki del co­no­ci­mien­to»

El Periódico de Catalunya (Castellano) - Teletodo - - SUMARIO - MARISA DE DIOS

El ac­tor y mo­no­lo­guis­ta ha de­bu­ta­do co­mo pre­sen­ta­dor de con­cur­sos cul­tu­ra­les con ‘Có­di­go fi­nal’, es­pa­cio que emi­te La 2

‘CÓ­DI­GO FI­NAL’ De lu­nes a vier­nes LA 2 / 19.00

S

e dio a co­no­cer con sus mo­nó­lo­gos, pe­ro Goyo Ji­mé­nez (Me­li­lla, 1970) ha he­cho ca­si de to­do en el mun­do del es­pec­tácu­lo, des­de tea­tro clá­si­co a pro­gra­mas co­mo No le di­gas a ma­má que tra­ba­jo en la te­le, La ho­ra de Jo­sé Mo­ta, Za­pean­do, El club de

la co­me­dia y Ór­bi­ta Lai­ka. Aho­ra se ha es­tre­na­do co­mo pre­sen­ta­dor de con­cur­sos con Có­di­go fi­nal, en La 2, un gé­ne­ro que le apa­sio­na, por­que se con­si­de­ra un «fri­ki del co­no­ci­mien­to». Con ra­zón le de­no­mi­nan el hu­mo­ris­ta ilus­tra­do.

– Có­di­go fi­nal se su­ma a la ex­ten­sa ofer­ta de con­cur­sos que hay en la te­le por las tar­des. ¿No hay una sa­tu­ra­ción en ese ho­ra­rio? – Tam­bién hay mu­chos mo­no­lo­guis­tas y ca­da uno ha­ce su tra­ba­jo lo me­jor que pue­de. Lo que no te­ne­mos es que ofre­cer lo mis­mo, por­que, ba­jo la de­no­mi­na­ción de con­cur­sos, hay to­do ti­po de op­cio­nes de en­tre­te­ni­mien­to. No­so­tros va­mos al pú­bli­co de La 2 al que le gus­tan los con­te­ni­dos ge­ne­ra­les de cul­tu­ra e in­ten­ta­mos di­fe­ren­ciar­nos tam­bién en que el en­tre­te­ni­mien­to sea más di­ver­ti­do, que no sea so­lo pre­gun­ta y res­pues­ta, sino que flu­ya so­bre el sen­ti­do del hu­mor.

– Por eso le ha­brán co­gi­do a us­ted. – Sí, des­pués de otras op­cio­nes mu­cho más ca­ras [ríe]. – Có­di­go fi­nal va en La 2, que ofre­ce tam­bién el con­cur­so más ve­te­rano de España, Sa­ber y ga­nar. – Es el con­cur­so en ma­yús­cu­las. Es muy com­pli­ca­do cre­cer a la som­bra de Sa­ber y ga­nar. Pe­ro mi­ra­mos la par­te po­si­ti­va y nos be­ne­fi­cia­mos del co­no­ci­mien­to que tie­ne la ca­sa de ese con­cur­so, por­que te­ne­mos en el equi­po a gen­te que vie­ne de Sa

ber y ga­nar. ¡Oja­lá lle­gá­ra­mos a la diez­mi­lé­si­ma par­te de la ca­li­dad y el éxi­to de ellos!

– ¿Se ima­gi­na tan­tos años en es­te pro­gra­ma co­mo Jor­di Hur­ta­do? – Se­gu­ra­men­te no aguan­ta­ría tan­to por­que soy un cu­lo in­quie­to y me gus­ta mu­cho cam­biar de pro­yec­to. En­se­gui­da me me­to en fre­gaos nuevos. Ade­más, lo im­por­tan­te es el pro­duc­to en sí, por de­lan­te de per­so­na­lis­mos.

– A us­ted le lla­man el hu­mo­ris­ta ilus­tra­do. ¿Pro­po­ne pre­gun­tas pa­ra su con­cur­so? – Es aún peor, he de­tec­ta­do fa­llos en las pre­gun­tas. Soy muy de­vo­ra­dor de to­do ti­po de cul­tu­ra, de la hu­ma­nís­ti­ca, de cien­cia y tec­no­lo­gía... Y eso ha­ce que dis­fru­te el do­ble con es­te pro­gra­ma, tan­to co­mo pro­fe­sio­nal ha­cien­do te­le, y pa­sán­do­lo bien co­mo hu­mo­ris­ta, co­mo por­que yo tam­bién es­toy com­pi­tien­do con esas pre­gun­tas. Así que tra­ba­jo mu­chas ve­ces sin mi­rar las respuestas. Eso ha­ce que sea un con­cur­so que no es­tá en­cor­se­ta­do, sino que es­tá pa­san­do de verdad, es­tá vi­vo.

«Se­gu­ro que no aguan­ta­ría tan­to co­mo Jor­di Hur­ta­do en ‘Sa­ber y ga­nar’ por­que soy un cu­lo in­quie­to» «Soy un gran de­vo­ra­dor de to­do ti­po de cul­tu­ra, tan­to de la hu­ma­nís­ti­ca co­mo cien­cia y tec­no­lo­gía»

– Por lo que me di­ce, es co­mo los su­per­ta­ca­ño­nes del Un, dos, tres, res­pon­da otra vez. – Sí, de he­cho, ha­blo mu­cho con los con­cur­san­tes en el pla­tó y fue­ra. No me li­mi­to a pre­sen­tar, sino que soy un po­co fri­ki co­mo ellos. Por­que la gen­te que va a los con­cur­sos es fri­ki del co­no­ci­mien­to, así que so­mos muy cercanos y me sien­to muy a gus­to con ellos.

– ¿Por qué nun­ca ha ido de con­cur­san­te a nin­gún pro­gra­ma? – Al­gu­na vez me han lle­va­do a Pass

word. Y es­tu­vi­mos a pun­to de lle­var­nos el bo­te. Fa­lló el con­cur­san­te, no yo. Y cuan­do he ido a Pa­sa­pa­la­bra, soy muy com­pe­ti­ti­vo. Me gus­tan mu­cho los con­cur­sos y me jac­to de

ha­cer­lo bien, pe­ro no he ido a nin­guno por­que nun­ca he te­ni­do tiempo. Soy au­tó­no­mo des­de los 18, así que no dis­pon­go de vi­da.

– Ha acabado pre­sen­tan­do y ha­cien­do mo­nó­lo­gos. Na­die di­ría que es­tu­dió De­re­cho. – Lo es­tu­dié co­mo una ca­rre­ra cal­ma­pa­dres. Ten­go 48 años y no he de­ja­do nun­ca de es­tu­diar. De he­cho, aca­bé en Ór­bi­ta Lai­ka por­que ha­ce 13 años me pu­se a es­tu­diar cien­cias por mi cuen­ta: bio­lo­gía, fí­si­ca...

– ¿Por qué? – Por­que si quie­ro ha­cer un es­pec­tácu­lo me gus­ta ha­cer­lo de for­ma fun­da­da. No so­lo pa­ra es­cri­bir el tex­to, sino que si ten­go que im­pro­vi­sar, se­pa de lo que es­toy ha­blan­do. Lo gra­cio­so de es­to es que ha­ces una co­sa que te aca­ba lle­van­do a otra: un día te po­nes a es­tu­diar cien­cia y al ca­bo de tres años es­tás ha­cien­do un pro­gra­ma so­bre cien­cia. Yo no me con­si­de­ro ni cien­tí­fi­co ni di­vul­ga­dor, pe­ro si creo que pue­do apor­tar mi gra­ni­to de are­na a un pro­yec­to… ¡que me pi­lle sa­bien­do de lo que ha­blo!

– Pues lo de es­tu­diar De­re­cho le pue­de ayu­dar en un jui­cio, en los tiem­pos que co­rren con el hu­mor. – Es­tá la co­sa com­pli­ca­da, sí. En ge­ne­ral, to­da la so­cie­dad tie­ne una ca­ren­cia enor­me de co­no­ci­mien­to del de­re­cho de las nor­mas del jue­go. Es­to no lle­va mu­chas ve­ces a de­ba­tes en­cen­di­dos, pe­ro, co­mo la mayor par­te de las co­sas que nos pa­san, la gen­te ha­bla sin el co­no­ci­mien­to de cau­sa. En el ca­so del de­re­cho es fun­da­men­tal. Ha­bla­mos de li­ber­tad de ex­pre­sión y no sa­be­mos has­ta dón­de se ex­tien­de, cuáles son sus lí­mi­tes. To­do el mun­do opi­na, se en­cien­de, se en­fa­da, ha­blan­do del de­re­cho de un par­ti­do a ha­cer es­to, o del Tri­bu­nal Su­pre­mo…

– ¿Qué opi­na de la po­lé­mi­ca de la ban­de­ra que se ha mon­ta­do con el sketch de Dani Ma­teo en El in­ter­me­dio? – Lo pri­me­ro que te­ne­mos que en­ten­der to­dos es que no es­tar de acuer­do con algo no sig­ni­fi­ca que la otra per­so­na no ten­ga de­re­cho a de­cir­lo. Yo, in­clu­so, an­tes de ha­blar de la li­ber­tad de ex­pre­sión, ha­bla­ría de la ne­ce­si­dad de una in­for­ma­ción exac­ta. Por­que lo pri­me­ro que pa­sa con la po­lé­mi­ca de Dani Ma­teo es que to­do el mun­do es­tá opi­nan­do nor­mal­men­te con re­fe­ren­cias ad­qui­ri­das, y no es la for­ma.

– El ca­so se cal­deó tan­to que Ma­teo tu­vo que anu­lar al­gu­na fun­ción tea­tral en Va­len­cia. – Pri­me­ro te­ne­mos que ha­blar des­de el co­no­ci­mien­to y con tran­qui­li­dad, por­que que uno no es­té de acuer­do con lo que ha­ce al­guien no sig­ni­fi­ca que ten­ga de­re­cho a in­sul­tar­le. La otra per­so­na tie­ne el de­re­cho a ha­cer lo que le dé la ga­na, y si a us­ted no le gus­ta, no va­ya a ver­lo, apa­gue la te­le, pe­ro ame­na­zar, blo­quear y to­do eso es la ley del más fuer­te. El pro­ble­ma es que lo pa­sa- mos una vez y a la si­guien­te ya te­ne­mos que pa­sar­lo otra, y otra, y es­ta­mos me­ti­dos en esa es­pe­cie de

em­bo­lao te­rri­ble en el que to­do se jus­ti­fi­ca. He­mos per­di­do el so­sie­go, y es­te es un si­tio pa­ra vi­vir y co­mu­ni­car­se de for­ma so­se­ga­da, en el que es­ta­mos con­de­na­dos a en­ten­der­nos, has­ta con el que peor te cai­ga.

– Us­ted que es hu­mo­ris­ta y ha es­tu­dia­do De­re­cho... ¿po­dría de­cir­me dón­de es­tá el lí­mi­te del hu­mor? – Los lí­mi­tes en el com­por­ta­mien­to hu­mano los mar­ca la ley, y eso es lo que nos di­fe­ren­cia de la in­ci­vi­li­za­ción. El ser hu­mano ha­ce la ley pa­ra re­gu­lar sus com­por­ta­mien­tos. Si te­ne­mos un pro­ble­ma por­que el sis­te­ma le­gal ge­ne­ra des­cré­di­to en­tre quien tie­ne que juz­gar, si te­ne­mos un pro­ble­ma por­que aho­ra mis­mo na­die cree ni en los jue­ces ni en los par­ti­dos ni en el sis­te­ma ni en la pren­sa… Te­ne­mos un pro­ble­ma gra­ve. Pe­ro aquí quien tie­ne que de­ci­dir lo que es jus­to y lo que no, lo que es li­bre y lo que no, es la ley. Si al­guien tie­ne un pro­ble­ma con el com­por­ta­mien­to de al­guien, de­nún­cie­lo y ya es­tá. Pe­ro no ame­na­ce. Uti­li­ce los ca- na­les que le ofre­ce el sis­te­ma y la le­ga­li­dad.

– Us­ted na­ció en Me­li­lla, pe­ro se crió en Al­ba­ce­te. ¡Quién iba a de­cir­le que el hu­mor man­che­go iba a triun­far tan­to, des­de Jo­sé Mo­ta a Joa­quín Re­yes y su trou­pe! – Va por ra­chas. Si ves que la idio­sin­cra­sia del hu­mor man­che­go ha­ce gra­cia, lle­gan más. Des­de Cuer­da, Mo­ta, Mi­llán Sal­ce­do, los cha­nan

tes… Yo creo que lo que ha pa­sa­do con es­tos nom­bres es que en­ci­ma han acabado de­fi­nien­do es­ti­los muy per­so­na­les, muy crea­ti­vos, por en­ci­ma de la iden­ti­dad te­rri­to­rial. Y Joa­quín Re­yes, Raúl Ci­mas y Roberto Se­vi­lla es­tán ha­cien­do su tra­ba­jo por otras li­des, co­mo ilus­tra­do­res, pre­sen­ta­do­res, ac­to­res... Yo he vi­vi­do en to­da España y cuan­do es­toy en Có

di­go fi­nal, lo bo­ni­to es que si tie­nes a un con­cur­san­te vas­co le pue­das res­pon­der en eus­ke­ra; si hay un ga­lle­go, lo ha­ces en ga­lle­go…

– ¿Y en ca­ta­lán? – I tant! El pro­gra­ma se gra­ba en Sant Cu­gat del Va­llès e in­ten­to co­mu­ni­car­me siem­pre en ca­ta­lán

«Dani Ma­teo tie­ne de­re­cho a ha­cer lo que le dé la ga­na, y si a us­ted no le gus­ta, no va­ya a ver­lo y apa­gue la TV» «Cuan­do es­toy en Ca­ta­lun­ya, in­ten­to co­mu­ni­car­me en ca­ta­lán, por­que me me­jo­ra co­mo co­mu­ni­ca­dor»

cuan­do es­toy por ahí, por­que me gus­ta, me apor­ta mu­cho, me me­jo­ra co­mo co­mu­ni­ca­dor y co­mo hu­mo­ris­ta. De he­cho, hay mu­chos chis­tes que son más fá­ci­les de ha­cer en ca­ta­lán que en cas­te­llano.

– ¿Ha es­tu­dia­do ca­ta­lán? – De for­ma au­to­di­dac­ta, a ba­se de ac­tuar por ahí. Por­que a mí me gus­ta­ría po­der leer Ti­rant lo blanc en la len­gua ori­gi­nal, a Ho­me­ro en grie­go clá­si­co, a Vir­gi­lio en la­tín ori­gi­nal… Por­que es igual que lo que pa­sa en la gas­tro­no­mía, que apre­cias más un pla­to cuan­do sa­bes de co­ci­na.

– An­tes me ha­bla­ba de Mo­ta. Us­ted ha tra­ba­ja­do con él y de he­cho, uno de sus per­so­na­jes más fa­mo­sos, El Tío la Va­ra, era su­yo. – Sí, yo es­cri­bía los guio­nes con Mo­ta y fue una pa­ri­da que se me ocu­rrió lo de ha­cer un uni­ver­so de su­per­hé­roes man­che­gos. Es­cri­bía la sec­ción y, ade­más, era el Ca­pi­tán Fa­ne­gas, el su­per­vi­llano, el enemi­go de El Tío la Va­ra. Fue una épo­ca muy bo­ni­ta, por­que aparte de tra­ba­jar con al­guien a quien ad­mi­ro, que pa­ra mí es el me­jor có­mi­co de es­te pa- ís, en­ci­ma era un tío que me dio can­cha y me per­mi­tió ha­cer co­sas. ¡Y nos sa­lió bien la ju­ga­da!

– Tam­bién ha tra­ba­ja­do en la cár­cel. Ex­plí­que­lo. – Fui mo­ni­tor de apo­yo. Ha­cía­mos ac­ti­vi­da­des lú­di­cas, tea­tro, ví­deos, pa­ra fa­ci­li­tar el tra­ba­jo de reha­bi­li­ta­ción. En aque­lla épo­ca es­tu­dia­ba De­re­cho, me gus­ta­ba mu­cho el pe­nal y eso me lle­vó a tra­ba­jar en la cár­cel. Era muy du­ro, por­que yo soy una per­so­na muy optimista y muy in­ge­nua a ve­ces, y a esas eda­des más, y era com­pli­ca­do. Siem­pre he creí­do que la vi­da me ha da­do mu­cho y hay que de­vol­ver­lo, así que pe­rió­di­ca­men­te lo in­ten­to. Por ejem­plo, co­mo me gus­tan mu­cho los ani­ma­les, ten­go una fun­da­ción en la que re­co­jo a pe­rros y ga­tos.

– No hay mu­chos pre­sen­ta­do­res que pue­dan de­cir que han te­ni­do a un mi­nis­tro en­tre los co­la­bo­ra­do­res de su pro­gra­ma, co­mo tu­vo us­ted a Pe­dro Du­que en Ór­bi­ta Lai­ka. – Una be­llí­si­ma per­so­na, al mar­gen de sus ca­pa­ci­da­des. Que no se nos ol­vi­de que ese se­ñor es un or­gu­llo pa­ra nues­tro país. Lo ma­lo de la po­lí­ti­ca es que to­do lo en­mier­da, pe­ro es­te se­ñor ha si­do una pun­ta de lan­za pa­ra nues­tra so­cie­dad mos­trán­do­le al mun­do que es­to no era un país ter­cer­mun­dis­ta, y es una per­so­na que se ha vol­ca­do en la di­vul­ga­ción cien­tí­fi­ca y tec­no­ló­gi­ca. En­tien­do que cuan­do uno se me­te en po­lí­ti­ca asu­me los ga­jes del ofi­cio, pe­ro de verdad que es una be­llí­si­ma per­so­na.

– Creo que tie­ne el pro­yec­to de una se­rie en mar­cha. – Es­toy es­cri­bién­do­la. Es un pro­yec­to com­ple­to, en el que ade­más de es­cri­bir­la, la di­ri­gi­ría y co­pro­ta­go­ni­za­ría. Es un pro­yec­to muy per­so­nal, que siem­pre he te­ni­do ahí y aho­ra ha sur­gi­do la opor­tu­ni­dad de ha­cer­lo. Pe­ro no ten­go pri­sa, cuan­do es­té es­ta­rá.

– ¿Es una co­me­dia? – No es­pe­cí­fi­ca­men­te. Pre­fe­ri­ría que fue­se una se­rie co­mo la vi­da mis­ma, y la vi­da tie­ne mo­men­tos de co­me­dia y otros de me­nos co­me­dia. Ade­más, los pro­duc­tos no tie­nen que ve­nir eti­que­ta­dos.

– Tam­bién si­gue con sus mo­nó­lo­gos. Aho­ra tie­ne en car­tel Ai­guan­tu­li­vi­na­me­ri­ca 2. – Sí, 15 años des­pués era com­pli­ca­do plan­tear­me ha­cer la se­gun­da par­te del es­pec­tácu­lo que más me ha da­do a co­no­cer, pe­ro me ape­te­cía. ¡Lle­va­ba mu­cho tiempo sin po­ner­me tan ner­vio­so en un es­treno! Es un es­pec­tácu­lo que he lle­va­do a Ar­gen­ti­na, Co­lom­bia y, el pró­xi­mo mes de ma­yo, voy a Aus­tra­lia y a nue­va Ze­lan­da a ac­tuar.

– Pe­ro, a pe­sar de ha­cer es­te es­pec­tácu­lo, en el que jue­ga con las com­pa­ra­cio­nes en­tre España y EEUU y ha­ber­lo lle­va­do por me­dio mun­do… ¿si­gue sin ha­ber pi­sa­do to­da­vía ese país? – Sí, por­que ten­go un pro­yec­to pa­ra te­le­vi­sión pa­ra vi­si­tar EEUU y com­pro­bar si to­das las co­sas que cuen­to son cier­tas o no. ¡Y ten­go que es­tar cán­di­do cuan­do lle­gue!

HU­MO­RIS­TA ILUS­TRA­DO. Goyo Ji­mé­nez ha es­tu­dia­do de­re­cho y cien­cias.

MEDIASET

TRA­YEC­TO­RIA. A la izquierda, Ji­mé­nez en ‘Ór­bi­ta Lai­ka’. A la de­re­cha, con Lo­re­na Cas­tell y Dani Ro­vi­ra en ‘No le di­gas a ma­má que tra­ba­jo en la te­le’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.