Los ma­les de la jus­ti­cia

Las in­ter­fe­ren­cias po­lí­ti­cas y eco­nó­mi­cas cues­tio­nan la cre­di­bi­li­dad de la ju­di­ca­tu­ra El ‘pro­cés’, las hi­po­te­cas, ‘La ma­na­da’ y los de­re­chos de eta­rras, los ca­sos más po­lé­mi­cos

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Portada - JOR­DI Nie­va-Fenoll

Pro­tes­ta an­te el Su­pre­mo, ayer.

con­di­cio­nan de­ter­mi­na­das de­ci­sio­nes de im­pac­to so­cial

Va­rios cuen­tos de Hans Ch­ris­tian Andersen cons­ti­tu­yen una mag­ní­fi­ca guía de com­por­ta­mien­to so­cial para ni­ños, pe­ro sin du­da tam­bién para adul­tos. El tra­je nue­vo del em­pe­ra­dor –ver­sio­na­do de El con­de Lu­ca­nor– re­tra­ta al pro­ta­go­nis­ta como un hom­bre ob­se­sio­na­do con su atuen­do. Tan­to que con­tra­ta a unos sas­tres es­ta­fa­do­res que le pi­den oro y otras ri­que­zas para con­fec­cio­nar­le un ves­ti­do tan li­ge­ro que ni sen­ti­rá que lo lle­va, y que se­rá in­vi­si­ble para los ig­no­ran­tes. Por des­con­ta­do, cuan­do el em­pe­ra­dor se po­ne el inexis­ten­te ves­ti­do, na­die se atre­ve a de­cir­le que va des­nu­do, en una mez­cla de mie­do y su­pers­ti­ción. So­lo un ni­ño gri­ta es­pon­tá­nea­men­te la ver­dad du­ran­te el des­fi­le. En ese mo­men­to, el em­pe­ra­dor, cons­cien­te del en­ga­ño, pro­si­gue con el ac­to de ex­hi­bi­ción pe­se a la evi­den­cia del ri­dícu­lo.

La jus­ti­cia, como to­das las ins­ti­tu­cio­nes, se mue­ve pú­bli­ca­men­te con una cier­ta mís­ti­ca, tan­to más exa­ge­ra­da cuan­to más in­sus­tan­cial es su fon­do. Esa mís­ti­ca es tan ne­ce­sa­ria como el atre­zo para los ac­to­res. Sin ella, na­die cree lo que ve. Es como si ne­ce­si­tá­ra­mos ol­vi­dar, ab­sur­da­men­te, que de­trás de cual­quier obra hu­ma­na hay sim­ple­men­te per­so­nas, con los mis­mos de­fec­tos que no­so­tros mis­mos. Mu­cho ga­na­ría la de­mo­cra­cia si pres­cin­dié­ra­mos de los atre­zos en be­ne­fi­cio de un me­jor co­no­ci­mien­to ciu­da­dano de las ins­ti­tu­cio­nes y su fun­cio­na­mien­to.

Con la jus­ti­cia, esa mís­ti­ca es muy de­li­ca­da. El juez tie­ne la úl­ti­ma pa­la­bra so­bre nues­tros con­flic­tos, a fin de re­sol­ver­los. Por ello exis­ten la in­de­pen­den­cia y la im­par­cia­li­dad, y para con­se­guir­las no son su­fi­cien­tes to­gas, me­da­llas y pu­ñe­tas bor­da­das que, por cier­to, per­te­ne­cen a tiem­pos muy pre­té­ri­tos por for­tu­na su­pe­ra­dos. Ne­ce­si­ta­mos que en sus de­ci­sio­nes no po­da­mos in­tuir la in­fluen­cia de na­die, y ni si­quie­ra de sus pro­pios pre­jui­cios o que­ren­cias.

BUE­NOS PRO­FE­SIO­NA­LES Cuan­do se ol­vi­da lo an­te­rior, la jus­ti­cia va des­nu­da, por grue­sas y pre­cio­sis­tas que sean las to­gas que la vis­tan. Mu­chos lo mur­mu­ran, pe­ro has­ta que no su­ce­de al­go inacep­ta­ble que ha­ce ex­cla­mar­se al más inocen­te y gri­tar la reali­dad, pa­re­ce como si na­da su­ce­die­ra. El em­pe­ra­dor si­gue su des­fi­le ade­lan­te, des­nu­do, mien­tras al­guien re­co­mien­da a la mu­che­dum­bre que si­ga cir­cu­lan­do. Es de­cir, que se ca­lle y se va­ya de allí.

La jus­ti­cia es­pa­ño­la es­tá bien sur­ti­da de mag­ní­fi­cos jue­ces que res­pe­tan los de­re­chos hu­ma­nos, se crea o no. Los da­tos a es­te res­pec­to son bien cla­ros y con­vie­ne no fal­sear­los con fi­na­li­da­des po­lí­ti­cas, arri­man­do el as­cua a la pro­pia sar­di­na ha­cien­do del ca­so ex­cep­cio­nal la re­gla ge­ne­ral, porque eso es una fa­la­cia.

Su­ce­de, sin em­bar­go, que di­cha jus­ti­cia tie­ne tres pro­ble­mas. El pri­me­ro, el nom­bra­mien­to de los vo­ca­les del Con­se­jo Ge­ne­ral del Po­der Ju­di­cial, ex­tra­or­di­na­ria­men­te in­flui­do por la po­lí­ti­ca y es­ta, a su vez, por los po­de­res fác­ti­cos, so­bre to­do por los po­de­res eco­nó­mi­cos. Esos vo­ca­les designan con más o me­nos tra­bas a los jue­ces de los al­tos tri­bu­na­les, lo que ori­gi­na el ries­go cier­to de que esa fal­ta de in­de­pen­den­cia de ori­gen de los vo­ca­les se tras­la­de a esos jue­ces. A par­tir de ahí, ha­blar de in­de­pen­den­cia se ha­ce real­men­te ar­duo. El des­gra­cia­do ca­so de las hi­po­te­cas, con in­de­pen­den­cia del fon­do del asun­to –en el que no en­tro–, ha dis­pa­ra­do las alar­mas ciu­da­da­nas.

El de­fec­tuo­so sis­te­ma de opo­si­cio­nes con­lle­va que

no siem­pre lle­gan los más com­pe­ten­tes al car­go

El se­gun­do pro­ble­ma es de or­den ideo­ló­gi­co. Es un he­cho to­tal­men­te cons­ta­ta­ble que una par­te re­le­van­te de las po­cas con­de­nas que España ha re­ci­bi­do del Tri­bu­nal Eu­ro­peo de De­re­chos Hu­ma­nos han te­ni­do que ver con el in­de­pen­den­tis­mo vas­co, y al­gu­na vez con el ca­ta­lán. Han si­do ca­sos so­na­dos al­gu­nos de ellos, como el de Inés del Río, que pu­so en li­ber­tad a va­rias de­ce­nas de pre­sos de ETA, y tam­bién el ca­so Atut­xa, el ca­so Cas­tells –uno de los más an­ti­guos–, el re­cien­te ca­so Ote­gi y la pri­me­ra con­de­na a España por tra­tos de­gra­dan­tes es­te mis­mo año.

VA­RA­PA­LOS EU­RO­PEOS En cuan­to al in­de­pen­den­tis­mo ca­ta­lán, se pue­den re­cor­dar las sen­ten­cias del an­ti­guo ca­so Bul­tó, y la de las de­ten­cio­nes de in­de­pen­den­tis­tas an­tes de los Jue­gos Olím­pi­cos de 1992, y la más re­cien­te por la que­ma de fotos del Rey. To­dos esos ca­sos tie­nen sus ma­ti­ces y no pue­de de­cir­se, en ab­so­lu­to, que ca­da vez que el Tri­bu­nal Eu­ro­peo de De­re­chos Hu­ma­nos con­de­na a España sea por te­mas re­la­cio­na­dos con el in­de­pen­den­tis­mo. Pe­ro la re­pe­ti­ción de con­de­nas re­la­cio­na­das con ese asun­to no de­be­ría pa­sar­se por al­to y ha­bría que es­tu­diar con se­re­ni­dad sus cau­sas. Sea como fue­re, la ideo­lo­gía po­lí­ti­ca de un juez no de­be tras­cen­der a las de­ci­sio­nes ju­di­cia­les, y hay que ha­cer to­do lo po­si­ble para des­te­rrar cual­quier atis­bo de sos­pe­cha en es­te te­ma.

El ter­cer pro­ble­ma es la for­ma­ción ju­di­cial. El sis­te­ma de opo­si­cio­nes es muy de­fec­tuo­so, an­ti­cua­do, pre­do­mi­nan­te­men­te me­mo­rís­ti­co y con un ex­ce­si­vo pa­pel de una fi­gu­ra no ofi­cial que re­sul­ta di­fí­cil­men­te de­fi­ni­ble en cuan­to a su rol: el pre­pa­ra­dor. El pro­ble­ma es co­mún a otras opo­si­cio­nes que se ce­le­bran en España y que po­seen un sis­te­ma si­mi­lar de exa­men para el ac­ce­so a pla­zas fun­cio­na­ria­les de al­ta ca­te­go­ría. El re­sul­ta­do es que no siem­pre lle­gan los que aca­ba­rían sien­do más com­pe­ten­tes en su pues­to.

Lo do­lo­ro­so de la si­tua­ción es que no son una ma­yo­ría los jue­ces con un ses­go tan con­ser­va­dor que les con­di­cio­ne en sus sen­ten­cias. En reali­dad son muy po­cos, pe­ro ha­cen un rui­do tre­men­do. Igual que ni si­quie­ra to­dos los vo­ca­les del Con­se­jo Ge­ne­ral del Po­der Ju­di­cial, pe­se a su de­fec­tuo­sa de­sig­na­ción, pa­de­cen des­pués una mer­ma de su in­de­pen­den­cia. Y, sin du­da, la ma­yo­ría de los jue­ces apro­ba­ron las opo­si­cio­nes con pleno me­re­ci­mien­to. Pe­ro hay que po­ner so­lu­ción a las sos­pe­chas. Es tiem­po de re­for­mas, a fin de que la luz pú­bli­ca re­fle­je de­bi­da­men­te la ex­ce­len­cia y pul­cri­tud de la enor­me ma­yo­ría del co­lec­ti­vo ju­di­cial.

DA­VID CASTRO

JOR­DI NIE­VA-FENOLL

JOSÉ AN­TO­NIO ZARZALEJOS

PRO­TES­TA AN­TE EL SU­PRE­MO Ma­ni­fes­ta­ción, ayer, fren­te al tri­bu­nal con­tra la po­lé­mi­ca sen­ten­cia de las hi­po­te­cas.

DA­VID CASTRO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.