Apren­der a vi­vir con un tras­torno men­tal

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Opinión -

Tras­torno men­tal. Qué mie­do da es­cu­char esas dos pa­la­bras. El es­tig­ma es pal­ma­rio: nos li­mi­ta­mos a mi­rar ha­cia otro la­do y a ne­gar la exis­ten­cia de es­ta pla­ga del si­glo XXI.

Ten­go un tras­torno lí­mi­te de la per­so­na­li­dad (TLP) y lo di­go sin ver­güen­za. Sí, yo soy así: con la sen­si­bi­li­dad a flor de piel, co­mo cuan­do es­ta es­tá en car­ne vi­va y el más me­ro ro­ce due­le. Pe­ro apren­des a vi­vir con ello y a co­no­cer tu men­te. Y lle­ga el día en el que re­ci­bes el diag­nós­ti­co: un ja­rro de agua fría. ¿Eso es que es­toy lo­ca? Y cues­ta di­ge­rir la no­ti­cia. Pe­ro, ¿quién tie­ne real­men­te mie­do? ¿Yo o mi en­torno? Nues­tros fa­mi­lia­res y ami­gos no se atre­ven a nom­brar­lo, co­mo si con ello con­si­guie­ran que fue­ra me­nos real, que pu­die­ran ha­cer­la des­apa­re­cer. La en­fer­me­dad es­tá ahí, no pa­sa na­da, al­gu­nos son dia­bé­ti­cos, otros ce­lía­cos y otros te­ne­mos TLP.

¿Por qué al­gu­nas en­fer­me­da­des sí que son acep­ta­das so­cial­men­te y otras si­guen sien­do las apes­ta­das? Una en­fer­me­dad im­pli­ca que al­go en tu cuer­po o men­te fun­cio­na de for­ma di­fe­ren­te, por ello hay que apren­der a adap­tar­se al mun­do con unas nor­mas del jue­go di­se­ña­das a me­di­da se­gún tus cir­cuns­tan­cias. ¿Un tras­torno na­ce o se ha­ce? De­pen­de de mu­chos fac­to­res. En cual­quier ca­so, los tras­tor­nos de per­so­na­li­dad no son co­mo una gri­pe, es­tos vie­nen pa­ra que­dar­se. Tal y co­mo le pa­sa a un al­cohó­li­co, un lu­dó­pa­ta, una bu­lí­mi­ca... No son en­fer­me­da­des de las que te des­ha­ces. Son co­mo una adic­ción, una se­rie de vi­cios que ha adop­ta­do tu ce­re­bro pa­ra afron­tar la vi­da lo me­jor que ha sa­bi­do.

Pe­ro se pue­de sa­lir de ese po­zo. Soy tes­ti­go en pri­me­ra per­so­na. Apren­des a ma­ne­jar tu men­te, pa­ra que ella de­je de ma­ne­jar­te a ti. Na­die es cons­cien­te de la lu­cha in­ter­na que li­bra­mos día a día con­tra una voz que te di­ce que te au­to­des­tru­yas. Pe­ro esa voz pue­de ir ate­nuán­do­se has­ta ape­nas oír­la. La men­te es muy difícil pe­ro, al fi­nal, quien man­da eres tú.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.