Trump ten­sa el aniver­sa­rio del ar­mis­ti­cio de la Gran Gue­rra

La Gran Gue­rra con­so­li­dó el au­ge de EEUU y el de­cli­ve de las po­ten­cias co­lo­nia­les La hu­mi­lla­ción de Ale­ma­nia en el Tra­ta­do de Ver­sa­lles in­cu­bó la ser­pien­te na­zi

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Portada - AL­BERT GA­RRI­DO

Las ar­mas ca­lla­ron el 11 de no­viem­bre de 1918 –hoy se cumple un si­glo– en una Eu­ro­pa de­vas­ta­da por cua­tro años de gue­rra, la Gran Gue­rra la lla­ma­ron, y qui­zá 20 mi­llo­nes de muer­tos. Las me­tró­po­lis co­lo­nia­les –el Reino Uni­do y Fran­cia– sa­lie­ron muy da­ña­das del es­fuer­zo bé­li­co y Es­ta­dos Uni­dos con­fir­mó su con­di­ción de gran po­ten­cia, de­ter­mi­nan­te en el desen­la­ce de la con­tien­da. Los ven­ce­do­res pre­ten­die­ron que so­bre las rui­nas del Se­gun­do Reich na­cie­ra una re­pú­bli­ca ba­jo con­trol –la lla­ma­da de Wei­mar–, des­ar­ma­da y con­de­na­da a afron­tar las re­pa­ra­cio­nes de gue­rra, pe­ro so­me­ti­da a ten­sio­nes so­cia­les y con la ame­na­za in­ter­na de un na­cio­na­lis­mo so­li­vian­ta­do por los re­qui­si­tos de la paz de Ver­sa­lles. Aus­tria-Hun­gría se des­va­ne­ció con el fi­nal de la gue­rra y el Im­pe­rio oto­mano si­guió la mis­ma suer­te, frag­men­ta­do y re­par­ti­do en­tre fran­ce­ses y bri­tá­ni­cos. La re­vo­lu­ción bol­che­vi­que se afian­zó en Ru­sia, con­ver­ti­da en el gran ex­pe­ri­men­to so­cial de la épo­ca. Ita­lia se sin­tió de­frau­da­da con las ga­nan­cias po­lí­ti­cas de su per­te­nen­cia al ban­do ven­ce­dor. Al otro la­do del mun­do, Ja­pón re­afir­mó su na­cio­na­lis­mo agre­si­vo.

Al mis­mo tiem­po, de las ce­ni­zas de la ma­tan­za na­cie­ron es­ta­dos nue­vos –Che­cos­lo­va­quia, Po­lo­nia y Yu­gos­la­via; po­co des­pués Es­to­nia, Le­to­nia y Li­tua­nia– y otros so­bre­vi­vie­ron, re­du­ci­dos a su más mí­ni­ma ex­pre­sión –Aus­tria y Hun­gría–, ves­ti­gios de un pa­sa­do bo­rra­do del ma­pa en cua­tro años. «El mo­ti­vo de la paz era la li­be­ra­ción na­cio­nal –es­cri­be el his­to­ria­dor bri­tá­ni­co Adam Too­ze–. […] En Eu­ro­pa cen­tral ello su­po­nía que la paz se hi­cie­ra a ex­pen­sas de las po­ten­cias que an­te­rior­men­te ha­bían po­seí­do es­tos te­rri­to­rios».

SEN­TI­MIEN­TO DE PÉR­DI­DA Lo cier­to es que la des­mem­bra­ción de dos im­pe­rios y las ta­reas de re­cons­truc­ción obra­ron en una mis­ma di­rec­ción, acor­de con los cálcu­los he­chos por el pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, Woo­drow Wil­son: de­bi­li­ta­ron Eu­ro­pa, en­ten­di­da como co­mu­ni­dad po­lí­ti­ca, fren­te a la ca­pa­ci­dad es­ta­dou­ni­den­se de mo­vi­li­zar re­cur­sos. «To­dos los pue­blos sa­ben una so­la co­sa: que una som­bra ex­tra­ña se cier­ne, lar­ga y pe­sa­da, so­bre su vi­da», afir­ma el escritor aus­tria­co Ste­fan Zweig en El mun­do de ayer, tí­tu­lo de sus me­mo­rias. En es­te li­bro y en otros es­cri­tos por tes­ti­gos de la he­ca­tom­be se po­ne de ma­ni­fies­to el sen­ti­mien­to de pér­di­da para siem­pre del mun­do an­te­rior a la gue­rra, «del pla­cer de vi­vir y de la li­ber­tad de es­pí­ri­tu de an­ta­ño» (Zweig de nue­vo).

El desa­rro­llo de los acon­te­ci­mien­tos a par­tir del ce­se de hos­ti­li­da­des es por de­más elo­cuen­te. La so­lem­ni­dad de la fir­ma del tra­ta­do de Ver­sa­lles (28 de ju­nio de 1919) ocul­tó sus de­bi­li­da­des, la si­mien­te de la ines­ta­bi­li­dad ca­si cró­ni­ca que si­guió a su apli­ca­ción. Si el ar­mis­ti­cio en el fa­mo­so va­gón de Com­pièg­ne (11 de no­viem­bre del año an­te­rior) trans­mi­tió la ima­gen de un pac­to en­tre ca­ba­lle­ros, el fru­to de Ver­sa­lles fue la exas­pe­ra­ción de Ale­ma­nia por las gra­vo­sas con­di­cio­nes que se le im­pu­sie­ron y la frag­men­ta­ción de los alia­dos –la En­ten­te, sin Ru­sia y con Es­ta­dos Uni­dos–, que per­si­guie­ron ob­je­ti­vos di­fe­ren­tes.

Si en un prin­ci­pio Geor­ges Cle­men­ceau, pri­mer mi­nis­tro de Fran­cia, y Lloyd Geor­ge, pre­mier bri­tá­ni­co, se mos­tra­ron de acuer­do en im­pe­dir el re­sur­gi­mien­to de Ale­ma­nia como gran po­ten­cia mi­li­tar, lue­go el Reino Uni­do se cen­tró en ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad del im­pe­rio y Es­ta­dos Uni­dos, en con­so­li­dar su con­di­ción de po­ten­cia in­elu­di­ble. Fren­te a la idea de una paz sin ven­ce­dor, se con­sa­gró de fac­to otra con tres ven­ce­do­res no siem­pre de acuer­do y tres de­rro­ta­dos, Ale­ma­nia, Aus­tria-Hun­gría y el sul­ta­na­to.

RE­PA­RA­CIO­NES El agra­vio ale­mán que­dó ser­vi­do. La opi­nión pú­bli­ca en­ten­dió que eran inacep­ta­bles las re­pa­ra­cio­nes de gue­rra, fi­ja­das en Ver­sa­lles en 132.000 mi­llo­nes de mar­cos oro –Ale­ma­nia fue con­si­de­ra­da res­pon­sa­ble del con­flic­to– a pa­gar en pla­zos anua­les has­ta 1988, se­gún la úl­ti­ma re­ne­go­cia­ción (1928).

La ocu­pa­ción de la cuen­ca del Ruhr por fran­ce­ses y bel­gas en 1923 acre­cen­tó la sen­sa­ción de hu­mi­lla­ción y ali­men­tó la di­vi­sión so­cial en­tre una iz­quier­da ex­tra­or­di­na­ria­men­te di­ná­mi­ca y una bur­gue­sía pro­gre­si­va­men­te asus­ta­da, su­mer­gi­da en una cri­sis eco­nó­mi­ca per­ma­nen­te. Mien­tras que mu­chos ale­ma­nes pen­sa­ron que la na­ción re­cu­pe­ra­ría con la paz la con­di­ción de Welt­macht (po­ten­cia mun­dial), la reali­dad fue bien dis­tin­ta: se su­mió en una at­mós­fe­ra de de­ca­den­cia y pri­va­cio­nes. El pré­di­ca na­zi en­con­tró el te­rreno abo­na­do.

La pre­ten­sión de la «se­gu­ri­dad co­lec­ti­va», una de las mu­chas ini­cia­ti­vas que el pre­si­den­te Wil­son pu­so so­bre la me­sa, no se pu­do ha­cer efec­ti­va porque el Con­gre­so se opu­so a que EEUU se com­pro­me­tie­ra con al­gu­na na­ción eu­ro­pea en con­cre­to –Cle­men­ceau se es­for­zó en es­te sen­ti­do– y a que el país in­gre­sa­ra en la So­cie­dad de Na­cio­nes, el pri­mer in­ten­to de fiar en el mul­ti­la­te­ra­lis­mo la so­lu­ción de los con­flic­tos in­ter­na­cio­na­les.

La de­bi­li­dad de la nue­va or­ga­ni­za­ción se con­su­mó en 1922, cuan­do Ale­ma­nia y la URSS, au­sen­te de la So­cie­dad de Na­cio­nes, fir­ma­ron el tra­ta­do de Ra­pa­llo, «un si­nies­tro in­di­cio de su ca­pa­ci­dad con­jun­ta de des­truir, si lo desea­ban, la si­tua­ción es­ta­ble­ci­da en Eu­ro­pa del es­te», a jui­cio del es­pe­cia­lis­ta Mi­chael Ho­ward. La cultura po­lí­ti­ca de la cri­sis per­pe­tua se ins­ta­ló en las con­cien­cias eu­ro­peas.

Los im­pe­rios aus­trohún­ga­ro y oto­mano se des­va­ne­cie­ron al fi­nal de la ma­tan­za de 20 mi­llo­nes de per­so­nas

La pre­ten­sión de la se­gu­ri­dad co­lec­ti­va del pre­si­den­te Wil­son fra­ca­só por la opo­si­ción del Con­gre­so es­ta­dou­ni­den­se

Sol­da­dos de EEUU ce­le­bran en Saint-Mihiel la fir­ma del ar­mis­ti­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.