La fá­bu­la del fe­to me­ló­mano

La cien­cia no ha de­mos­tra­do ven­ta­ja al­gu­na de que los be­bés ‘es­cu­chen’ me­lo­días an­tes del par­to Los ex­per­tos des­con­fían de la efi­ca­cia del Baby­pod, un al­ta­voz in­tra­va­gi­nal

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Sociedad - OLGA PE­RE­DA

To­das las mu­je­res em­ba­ra­za­das han leí­do, en al­gún mo­men­to de su ges­ta­ción, ar­tícu­los so­bre la es­ti­mu­la­ción mu­si­cal pre­na­tal y sus pre­ten­di­dos be­ne­fi­cios so­bre el fe­to. Imá­ge­nes de tri­pas in­men­sas con au­ri­cu­la­res en­ci­ma in­va­den re­vis­tas es­pe­cia­li­za­das de­jan­do cla­ro que si quie­res que tu hi­jo sea lis­to y tran­qui­lo de­bes po­ner mú­si­ca –por su­pues­to, clá­si­ca– cuan­to an­tes. Pe­ro, ¿el fe­to ne­ce­si­ta es­cu­char mú­si­ca? Es muy pro­ba­ble que no. ¿Hay evi­den­cia cien­tí­fi­ca de sus be­ne­fi­cios? No. Sin em­bar­go, ade­más de los con­sa­bi­dos au­ri­cu­la­res, en el mer­ca­do en­con­tra­mos el úl­ti­mo gri­to en es­ti­mu­la­ción mu­si­cal pre­na­tal: un al­ta­voz in­tra­va­gi­nal que, pre­sun­ta­men­te, es­ti­mu­la la vo­ca­li­za­ción an­tes de na­cer. Se lla­ma Baby­pod y cues­ta 150 eu­ros.

José Ra­món Fer­nán­dez, pe­dia­tra en la uni­dad de neo­na­to­lo­gía del Hos­pi­tal Ge­ne­ral Uni­ver­si­ta­rio San­ta Lucía (Car­ta­ge­na), re­cuer­da que la es­ti­mu­la­ción mu­si­cal pre­na­tal se pu­so de mo­da tras un es­tu­dio pu­bli­ca­do en la re­vis­ta Na­tu­re en 1993. En aque­lla oca­sión se co­gió a 36 ado­les­cen­tes y se les di­vi­dió en va­rios gru­pos. A uno de ellos se les pu­so una com­po­si­ción de Mo­zart. Con­cre­ta­men­te, la So­na­ta pa­ra dos pia­nos en re ma­yor.

El es­tu­dio con­fir­mó que du­ran­te unos mi­nu­tos, los cha­va­les ex­pues­tos a esa me­lo­día pun­tua­ban me­jor en unos test psi­co­ló­gi­cos prac­ti­ca­dos des­pués. El es­tu­dio se hi­zo so­lo con ado­les­cen­tes y se com­pro­bó que el efec­to po­si­ti­vo no era per­ma­nen­te sino muy tem­po­ral. A pe­sar de eso, a raíz de la pu­bli­ca­ción se pro­cla­mó –«sin fun­da­men­to cien­tí­fi­co al­guno», pun­tua­li­za el doc­tor Fer­nán­dez– que es­cu­char mú­si­ca clá­si­ca en el úte­ro au­men­ta la in­te­li­gen­cia de los be­bés.

La con­clu­sión del pe­dia­tra y neo­na­tó­lo­go no pue­de ser más con­tra­ria: «Po­ner mú­si­ca con al­ta­vo­ces en la tri­pa no tie­ne nin­gún be­ne­fi­cio pa­ra el fe­to. Es más, si su­pera de­ter­mi­na­dos de­ci­be­lios (65) pue­de ser has­ta pe­li­gro­so».

Rui­dos de la ma­dre

El fe­to es­tá pro­te­gi­do por mu­chas ca­pas y su sis­te­ma au­di­ti­vo es­tá desa­rro­llán­do­se has­ta la se­ma­na 20 (una ges­ta­ción nor­mal son 40 se­ma­nas). «Pue­de oír –ex­pli­ca el pe­dia­tra y neo­na­tó­lo­go– rui­dos na­tu­ra­les del cuer­po de la ma­dre: res­pi­ra­ción, di­ges­tión, la­ti­do car­día­co. Tam­bién so­ni­dos de ori­gen ex­terno aun­que es más difícil que le lle­guen de­bi­do a la can­ti­dad de te­ji­do que le ais­la del ex­te­rior». Hay evi­den­cia cien­tí­fi­ca de que el rui­do ex­ce­si­vo, tam­bién en el úte­ro, pue­de in­cre­men­tar la po­si­bi­li­dad de pa­de­cer sor­de­ra. «En un tra­ba­jo de 1986 ya se apre­cia­ba que el ries­go de sor­de­ra se tri­pli­ca­ba en los hi­jos de ma­dres ex­pues­tas du­ran­te el em­ba­ra­zo a una me­dia de ocho ho­ras dia­rias a ni­ve­les de 65 y 95 de­ci­be­lios», re­cuer­da el pe­dia­tra. Es muy im­por­tan­te, di­ce, ad­ver­tir de es­to a las mu­je­res que tra­ba­jan, por ejem­plo, en fá­bri­cas o ae­ro­puer­tos.

Puro ne­go­cio

Baby­pod es un pe­que­ño dis­po­si­ti­vo que se in­tro­du­ce en la va­gi­na de la ges­tan­te. Sus res­pon­sa­bles ase­gu­ran que «los es­tu­dios cien­tí­fi­cos de­mues­tran que es el úni­co apa­ra­to que es­ti­mu­la la vo­ca­li­za­ción de los be­bés an­tes de na­cer a tra­vés de la mú­si­ca y fa­vo­re­ce su desa­rro­llo neu­ro­nal». El pe­dia­tra y neo­na­tó­lo­go del Hos­pi­tal San­ta Lucía ex­pli­ca que esa es la con­clu­sión a la que han lle­ga­do des­pués de rea­li­zar eco­gra­fías en tres di­men­sio­nes y com­pro­bar que el fe­to abría y ce­rra­ba más la bo­ca si su ma­dre te­nía en la va­gi­na el Baby­pod. El ex­per­to, sin em­bar­go, des­con­fía del in­ven­to por­que el es­tu­dio no se ha con­ti­nua­do en el tiem­po. Es de­cir, na­die ha com­pro­ba­do si esos be­bés, con el pa­so de los me­ses y años, ha­blan me­jor que los hi­jos de ma­dres que no han uti­li­za­do el al­ta­voz. «Co­mo no se ha pro­du­ci­do un se­gui­mien­to de esos críos tam­po­co sa­be­mos si ha ha­bi­do efec­tos ad­ver­sos a me­dio o lar­go pla­zo», des­ta­ca.

La in­tro­duc­ción en el mer­ca­do del Baby­pod es, pa­ra Fer­nán­dez, preo­cu­pan­te ya que «ex­po­ne al fe­to a in­ten­si­da­des de so­ni­do su­pe­rio­res a las re­co­men­da­das por la Aca­de­mia Es­ta­dou­ni­den­se de Pe­dia­tras». El neo­na­tó­lo­go acha­ca la mo­da de la es­ti­mu­la­ción mu­si­cal pre­na­tal al «puro ne­go­cio» que im­pli­ca la eta­pa de la ges­ta­ción y pri­me­ra in­fan­cia. «¿Quién no quie­re te­ner lo me­jor pa­ra su hi­jo? Juegan con el mie­do y por eso los pa­dres y las ma­dres com­pra­mos co­sas que nos di­cen que van a ser bue­nas pa­ra nues­tros hi­jos. Es un ni­cho de mer­ca­do muy gran­de».

Se­gún el pe­dia­tra, es­ta­mos ob­se­sio­na­dos con la es­ti­mu­la­ción que de­ben te­ner nues­tros pe­que­ños: «Hay mu­cha pri­sa pa­ra que ha­gan las co­sas cuan­to an­tes: co­mer, an­dar, ha­blar… Lo im­por­tan­te no es lle­gar el pri­me­ro sino lle­gar. Y ha­cer­lo cuan­do to­que sien­do muy cons­cien­te de que ca­da ni­ño y ni­ña tie­ne su rit­mo». Fer­nán­dez des­po­tri­ca del mar­ke­ting y ase­gu­ra que la me­jor es­ti­mu­la­ción que pa­dres y ma­dres pue­den dar a sus hi­jos es pa­sar tiem­po con ellos, ha­blar­les y leer­les cuen­tos. «El rui­do nos preo­cu­pa, y mu­cho, por­que afec­ta al desa­rro­llo de un ce­re­bro en for­ma­ción», sub­ra­ya tras re­cor­dar que en las uni­da­des de neo­na­to­lo­gía se po­ne mu­cho em­pe­ño en evi­tar la exposición de los re­cién na­ci­dos pre­ma­tu­ros al rui­do ex­ce­si­vo.

Si una em­ba­ra­za­da quie­re ha­blar con su hi­jo mien­tras es­tá en el úte­ro, que lo ha­ga. ¿El fe­to es­cu­cha­rá? «A lo me­jor le lle­ga al­go», ex­pli­ca Fer­nán­dez. ¿Le ha­rá más in­te­li­gen­te? «No, pe­ro la ma­má sen­ti­ría un víncu­lo afec­ti­vo y eso siem­pre es­tá bien». Por úl­ti­mo, el pe­dia­tra acon­se­ja li­be­rar­se de tan­to mar­ke­ting y go­zar con sus pe­que­ños: «La

hi­jo».H vi­da es cor­ta. Dis­fru­ta de tu

La le­yen­da de la mú­si­ca pre­na­tal sur­gió a raíz de un ar­tícu­lo sin ba­se cien­tí­fi­ca

FDEAN DROBOT /123RF

Mú­si­ca em­ba­ra­za­da co­lo­ca unos au­ri­cu­la­res so­bre su ba­rri­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.