LA RAM­BLA Y LA PLA­ZA REIAL

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Gran Barcelona Cosas De La Vida Gran Barcelona - ER­NEST ALÓS

El pa­sa­do mes de di­ciem­bre se se­lló el acuer­do pa­ra fi­na­li­zar la gue­rra de las te­rra­zas. El en­fren­ta­mien­to en­tre el Ayun­ta­mien­to de Bar­ce­lo­na y el Gre­mi de Res­tau­ra­ció por la apli­ca­ción es­tric­ta de la or­de­nan­za apro­ba­da du­ran­te el man­da­do de Xa­vier Trias, que obli­ga­ba a re­cor­tar el nú­me­ro de me­sas en las ca­lles pa­ra fa­ci­li­tar el mo­vi­mien­to de los pea­to­nes, fi­na­li­zó con una re­vi­sión de la nor­ma el pa­sa­do ju­nio que teó­ri­ca­men­te de­bía per­mi­tir re­cu­pe­rar al­gu­nos cen­te­na­res de pla­zas con una in­ter­pre­ta­ción más fle­xi­ble. Le si­guió un tra­to es­pe­cí­fi­co pa­ra las te­rra­zas de la Bo­que­ria acor­da­do en julio. La tre­gua se ha man­te­ni­do en to­da la ciu­dad ex­cep­to en el dis­tri­to de Ciu­tat Ve­lla, don­de el gre­mio ha ini­cia­do una se­rie de mo­vi­li­za­cio­nes des­pués de cons­ta­tar que la nue­va or­de­nan­za se es­tá uti­li­zan­do, en es­te ca­so, pa­ra se­guir re­cor­tan­do la ofer­ta.

«El dis­tri­to mues­tra una ac­ti­tud ex­ce­si­va­men­te be­li­ge­ran­te, con con­ti­nuas ame­na­zas, en con­tra­dic­ción con el pac­to, por­que la fle­xi­bi­li­dad que se acor­dó fue pa­ra sal­var te­rra­zas, no pa­ra ce­rrar aún más», cri­ti­ca el di­rec­tor del Gre­mi de Res­tau­ra­ció, Ro­ger Pallarols. «Hay zo­nas de la ciu­dad que son más com­ple­jas que otras. Ciu­tat Ve­lla tie­ne una ma­yor den­si­dad, fal­ta de es­pa­cio pú­bli­co y la ma­yor con­cen­tra­ción de res­tau­ra­ción de la ciu­dad», ale­ga la con­ce­ja­la de Ciu­tat Ve­lla, Ga­la Pin.

Tras la re­for­ma de la or­de­nan­za, el dis­tri­to de­be ajus­tar las zo­nas de te­rra­zas a la nue­va nor­ma­ti­va y mo­di­fi­car en el pla­zo de dos años las or­de­na­cio­nes sin­gu­la­res que se ha­bían apro­ba­do en al­gu­nos es­pa­cios. «Que­re­mos ha­cer un plan­tea­mien­to más glo­bal de ca­da es­pa­cio pú­bli­co, no so­lo me­sas y si­llas, y re­vi­sar to­das las si­tua­cio­nes en las que hay con­flic­to que tie­ne que ver con el des­can­so ve­ci­nal, y si hay afec­ta­ción ve­ci­nal ve­la­re­mos so­bre to­do por la sa­lud y el de­re­cho al des­can­so de los ve­ci­nos», ad­vier­te Pin. «Don­de ha ha­bi­do pro­ce­sos participativos, los ve­ci­nos han di­cho que los prin­ci­pa­les pro­ble­mas que tie­nen son otros», res­pon­de Pallarols.

«No so­lo no se es­tá cum­plien­do el pro­ce­so de pa­ci­fi­ca­ción sino que, ex­cep­to en la Bo­que­ria, en Ciu­tat Ve­lla han ace­le­ra­do el pro­ce­so de re­duc­ción de li­cen­cias, ins­pec­cio­nes y sanciones; hay 20 pun­tos en Ciu­tat Ve­lla don­de hay al­gún ti­po de ame­na­za», la­men­ta el di­rec­tor del Gre­mi de Res­tau­ra­ció. Los más avan­za­dos, en la pla­za de Ra­mon Be­ren­guer, San­ta Ma­ria del Mar y Ja­cint Ra­ven­tós. «En nin­gún ca­so el pro­ble­ma de ocu­pa­ción in­de­bi­da del es­pa­cio pú­bli­co es

No to­dos los me­lo­nes po­ten­cial­men­te con­flic­ti­vos en el ma­pa de te­rra­zas de Ciu­tat Ve­lla es­tán abier­tos, to­da­vía. La Ram­bla y la pla­za Reial aún no se han pues­to so­bre la me­sa. Aun­que tras la pre­sen­ta­ción del pro­yec­to de re­for­ma de la Ram­bla el di­rec­tor del Gre­mi de Res­tau­ra­ció aler­tó de que la re­for­ma po­día eli­mi­nar has­ta 100 de las 400 me­sas que hoy se des­plie­gan en el pa­seo. Ro­ger Pallarols cree que el pro­yec­to par­te de un plan­tea­mien­to de «tu­ris­mo­fo­bia» mu­ni­ci­pal.

JSe­gún la con­ce­ja­la de Ciu­tat Ve­lla, es­tas crí­ti­cas se ba­san en un equí­vo­co a par­tir de la in­ter­pre­ta­ción de las re­crea­cio­nes vi­sua­les de la fu­tu­ra Ram­bla, cuan­do los usos tras la re­for­ma no se han con­cre­ta­do. «No hay or­de­na­ción de te­rra­zas to­da­vía», in­sis­te Ga­la Pin. En el ca­so de la pla­za Reial aún no se ha em­pren­di­do nin­gún pro­ce­so de ajus­te de li­cen­cias. Sin em­bar­go, ad­vier­te de que se de­be­rían plan­tear cues­tio­nes cua­li­ta­ti­vas y si me­re­cen igual tra­to es­ta­ble­ci­mien­tos con una ofer­ta atrac­ti­va o aque­llos «con una ofer­ta de ca­li­dad du­do­sa» cu­yo úni­co atrac­ti­vo es el uso del es­pa­cio pú­bli­co.

Jel de las te­rra­zas –pro­tes­ta Pallarols–. El sec­tor ya ha su­fri­do bas­tan­te y las te­rra­zas son vi­ta­les pa­ra su su­per­vi­ven­cia, ade­más de ge­ne­rar pues­tos de tra­ba­jo e im­pues­tos», aña­de.

Las pro­tes­tas del gre­mio se han en­con­tra­do con la res­pues­ta de en­ti­da­des co­mo Ciu­tat Ve­lla No Es­tà En Ven­da, la aso­cia­ción de ve­ci­nos del Gò­tic, Fem Plaça, la FAVB, la As­sem­blea de Ba­rris per un Tu­ris­me Sos­te­ni­ble y Ca­rrers per a Tot­hom, que rechazan «la car­ta blan­ca que exi­ge el gre­mio» en el uso del es­pa­cio pú­bli­co ya que «se de­ben ga­ran­ti­zar los de­re­chos del ve­cin­da­rio al uso y dis­fru­te de nues­tras ca­lles y pla­zas li­mi­tan­do su ex­plo­ta­ción eco­nó­mi­ca» y ga­ran­ti­zan­do «el de­re­cho al des­can­so, a la ac­ce­si­bi­li­dad y a un me­dioam­bien­te ade­cua­do».

La pla­za de San­ta Ma­ria del Mar, ac­tual­men­te con 18 me­sas.

Te­rra­zas ame­na­za­das en la pla­za del Bon­suc­cès.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.