La alian­za de los chi­cos gi­li­po­llas

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Deportes -

Es­ta se­ma­na he co­no­ci­do dos ton­tos muy ton­tos. Aun­que pa­ra ser­les sin­ce­ro co­no­cer idio­tas a par­tir de cier­ta edad no es un pro­ble­ma. Es una mo­les­tia me­nor que so­lo en­tur­bia una o dos cer­ve­zas. Lo da­ñino es que los bo­bos se cru­cen en tu ca­mino en la ado­les­cen­cia, cuan­do aún te sien­tes obli­ga­do a caer bien a to­do el mun­do y crees que tras ca­da en­ca­ja­da de ma­nos hay amis­tad eter­na.

A lo que íba­mos, mis dos ton­tos muy ton­tos de es­ta se­ma­na son per­so­na­ji­llos del es­te de Lon­dres que me co­mie­ron la ca­be­za du­ran­te un buen ra­to a cuen­ta, su­pues­ta­men­te, del fútbol. Cuan­do quie­ro char­la me pongo una cha­que­ti­lla del Ba­rça. Me sien­to ri­dícu­lo y lo es­toy (igual que to­dos los que sa­len de ca­sa con pren­das de su equi­po co­mo si fue­ran ma­sa­jis­tas o en­tre­na­do­res de por­te­ros) pe­ro es in­fa­li­ble co­mo imán pa­ra la con­ver­sa­ción: Do you sup­port Ba­rça? Yes, I do. Y a par­tir de aquí, lo que sal­ga. A ve­ces va­le la pe­na; a ve­ces me­nos y otras ve­ces es me­jor ha­ber­se que­da­do en ca­sa.

Es­ta vez lo que sa­lió fue po­co y ma­lo, co­mo un me­lón de ba­ra­ti­llo. Dos mi­nu­tos bas­ta­ron pa­ra com­pro­bar que mis nue­vos co­fra­des eran más de ban­de­ras que de pe­lo­tas. El re­su­men de sus apor­ta­cio­nes en pri­me­ra ron­da fue que In­gla­te­rra ha de lu­char por se­guir sien­do in­gle­sa, que la ul­tra­iz­quier­da quie­re aca­bar con su país y que los mu­sul­ma­nes ra­di­ca­les son un pro­ble­ma. En se­gun­da ron­da, In­gla­te­rra de­bía se­guir lu­chan­do, pe­ro ya li­te­ral­men­te, por ser in­gle­sa; la ex­tre­ma iz­quier­da se­guía desean­do aca­bar con su país y con el mun­do en­te­ro; y los mu­sul­ma­nes ya eran to­dos, ra­di­ca­les o no, un pro­ble­ma. No hu­bo ter­ce­ra. De ha­ber­la pue­de que yo tam­bién me hu­bie­se con­ver­ti­do en una gra­ve mo­les­tia pues­to que no cue­lo co­mo an­glo­sa­jón. No so­lo por la na­riz.

Des­pi­do en el West Ham

Los pá­ja­ros di­je­ron sim­pa­ti­zar con la Alian­za de Chi­cos del Fut­bol (Foot­ball Lads Allian­ce), una or­ga­ni­za­ción na­ci­da en 2017 y que la ma­yo­ría de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción aso­cian con la ul­tra­de­re­cha y el su­pre­ma­cis­mo ra­cis­ta que en su día re­pre­sen­ta­ba la ex­tin­ta or­ga­ni­za­ción po­lí­ti­ca En­glish De­fen­ce Lea­gue. En oc­tu­bre se ma­ni­fes­ta­ron en Lon­dres y la co­sa aca­bó a tor­ta­zos con la po­li­cía. Sus in­te­gran­tes no se can­san de de­cir que lu­chan con­tra to­dos los ex­tre­mis­mos, pe­ro lo cier­to es que en ese to­dos fal­ta uno, el su­yo, que es igual de pe­li­gro­so. Pro­pio de ca­be­zas que en su día fue­ron hue­cas y que han aca­ba­do llenas de in­mun­di­cia. Tras esa ma­ni­fes­ta­ción el West Ham des­pi­dió a uno de sus téc­ni­cos por ha­ber asis­ti­do a la mis­ma.

Con la idio­tez no ca­ben me­dias tin­tas. Igual que sa­be­mos que si pa­re­ce un pa­to, na­da co­mo un pa­to y graz­na co­mo un pa­to, es un pa­to; tam­bién po­de­mos dar por he­cho que si uno se ma­ni­fies­ta con gen­te que sa­lu­da a la ro­ma­na y en­sa­ya cán­ti­cos ra­cis­tas es un fas­cis­ti­lla. Sien­do ge­ne­ro­sos has­ta po­de­mos com­pren­der que sea más bo­ta­ra­te que fas­cis­ti­lla; pe­ro fas­cis­ti­lla al fin y al ca­bo. Es­to va­le pa­ra In­gla­te­rra, pe­ro tam­bién pa­ra Es­pa­ña, Ca­ta­lun­ya y, co­mo di­ría Ca­rod-Ro­vi­ra, es tan ver­dad aquí co­mo en la Chi­na po­pu­lar.

Uno año­ra los tiem­pos en los que el fútbol pro­fe­sio­nal no ha­bía si­do se­cues­tra­do por el di­ne­ro y el pi­je­río men­tal que to­do lo vi­ve co­mo una «ex­pe­rien­cia». Pe­ro des­de lue­go ni en sue­ños lo de­vol­ve­ría­mos al hoo­li­ga­nis­mo dis­fra­za­do de cu­tre­pa­trio­tis­mo in­fan­til de los Foot­ball Lads Allian­ce. Con dos he te­ni­do bas­tan­te. Va­ya par de gi­li­po­llas.

El fútbol es aho­ra una ex­pe­rien­cia, co­mo to­do lo que to­ca el pi­je­río men­tal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.