San Juan adap­ta la obra de tea­tro ho­mó­ni­ma

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Cultura / Espectáculos - NANDO SALVÀ

Cuán­tas ve­ces se nos ha di­cho que Juan Carlos I, el hoy rey emé­ri­to, tra­jo la de­mo­cra­cia a Es­pa­ña? ¿Y cuán­tas nos he­mos pa­ra­do a pen­sar si eso es real­men­te cier­to? «Lo que no­so­tros he­mos que­ri­do plan­tear es que, al con­tra­rio, él es­tu­vo en el cen­tro de un pro­ce­so pa­ra po­ner lí­mi­te a la mo­vi­li­za­ción po­pu­lar an­ti­fran­quis­ta que ha­bía te­ni­do lu­gar du­ran­te los 20 años pre­vios. Co­mo re­sul­ta­do, la ley de to­dos la aca­ba­ron ha­cien­do sie­te per­so­nas, ca­si to­das fran­quis­tas, sin nin­gún de­ba­te pú­bli­co». Quien ha­bla es Al­ber­to San Juan. Aca­ba de pre­sen­tar en el Fes­ti­val de Se­vi­lla su pri­me­ra pe­lí­cu­la co­mo di­rec­tor, El Rey –Va­len­tín Álvarez la co­di­ri­ge–, ni más ni me­nos que una trans­po­si­ción a la pan­ta­lla de la obra de tea­tro ho­mó­ni­ma que per­ma­ne­ció dos años re­pre­sen­tán­do­se en Ma­drid.

Con ella, mien­tras ofre­ce una apro­xi­ma­ción ex­pe­ri­men­tal, arries­ga­da e inevi­ta­ble­men­te con­tro­ver­ti­da a la mo­nar­quía es­pa­ño­la, tra­ta de ofre­cer «una pe­que­ña apor­ta­ción al de­ba­te pú­bli­co aho­ra que se ce­le­bran los 40 años de la Cons­ti­tu­ción».

El tex­to que vehí­cu­la El Rey al­ter­na de­cla­ra­cio­nes en pren­sa y dis­cur­sos ofi­cia­les con re­fle­xio­nes hi­po­té­ti­cas, y al es­cu­char­lo es fá­cil con­fun­dir lo uno con lo otro. «Juan Carlos sí di­jo que la dic­ta­du­ra ha­bían si­do 40 años de paz, y que pa­ra él lo más im­por­tan­te era que los ven­ce­do­res en la gue­rra ci­vil no fue­ran los per­de­do­res en la de­mo­cra­cia», re­cuer­da San Juan. «Tam­bién es cier­to que no per­mi­tía que se ha­bla­ra mal de Fran­co en su pre­sen­cia», aña­de.

«El Rey no per­mi­tía que se ha­bla­ra mal del dic­ta­dor en su pre­sen­cia», re­cuer­da el di­rec­tor de la pe­lí­cu­la

UNA PESADILLA La pe­lí­cu­la arran­ca en ju­nio del 2014. Justo des­pués de ab­di­car, Juan Carlos I (Luis Ber­me­jo) tie­ne una pesadilla en mi­tad de la noche en la que le vi­si­tan los fan­tas­mas del pa­sa­do: Ca­rre­ro Blanco, Antonio Te­je­ro, Ro­dol­fo Martín Villa, Sal­va­dor Puig An­tich, Te­je­ro, Adol­fo Suárez, Fe­li­pe Gon­zá­lez, Fran­cis­co Fran­co. Guillermo To­le­do y el pro­pio San Juan en­car­nan a to­dos vi­si­tan­tes oní­ri­cos. «Nos di­cen que es­ta­mos re­mo­vien­do lo vie­jo pe­ro, ¿qué tie­ne de vie­jo? Ha­bla­mos de co­sas que es­tán pa­san­do hoy en día», re­cuer­da To­le­do. «La de­re­cha se es­tá ex­tre­man­do ca­da vez más, y los me­dios de co­mu­ni­ca­ción re­nie­gan de su res­pon­sa­bi­li­dad so­cial: a los ti­ti­ri­te­ros y có­mi­cos se nos lla­ma en­sal­za­do­res del te­rro­ris­mo, y a un ul­tra­de­re­chis­ta ar­ma­do has­ta los dien­tes que quie­re ma­tar al pre­si­den­te se lo ta­cha sim­ple­men­te de lo­co».

Es en par­te por eso que, asu­me San Juan, su pe­lí­cu­la va a ge­ne­rar mu­cho pre­jui­cio. «La gen­te nos ve co­mo dos cre­ti­nos, y qui­zá ten­gan ra­zón, pe­ro te­ne­mos un gran sen­ti­do cí­vi­co». To­do lo que ha­cen, aña­de To­le­do, par­te del de­seo de ser bue­nos ciu­da­da­nos; y por tan­to no tie­ne sen­ti­do pen­sar en el cos­te pro­fe­sio­nal que con­lle­va. «Pa­ra unos soy un ído­lo y pa­ra otros al­guien ase­si­na­ble, y me da igual, por mu­cho que Al­ber­to me pi­da que me cor­te». San Juan re­pli­ca: «Es que me jo­de el per­so­na­je que se ha cons­trui­do en torno a Willy, por­que no se co­rres­pon­de con la reali­dad».

FE­RO­CES CRÍ­TI­CAS En reali­dad, al re­cor­dar la ima­gen que se ha po­pu­la­ri­za­do so­bre To­le­do es inevi­ta­ble pen­sar en las fe­ro­ces crí­ti­cas ver­ti­das en los úl­ti­mos días so­bre Da­ni Ma­teo a cau­sa de un sketch te­le­vi­si­vo en el que el có­mi­co se so­na­ba las na­ri­ces con la ban­de­ra es­pa­ño­la. «En mi opi­nión, am­bas co­sas for­man par­te del bru­tal re­tro­ce­so que es­ta­mos su­frien­do en cuan­to a la li­ber­tad de ex­pre­sión, y de una ope­ra­ción de es­ta­do or­ques­ta­da pa­ra neu­tra­li­zar la mo­vi­li­za­ción so­cial ape­lan­do a la uni­dad na­cio­nal con­tra in­de­pen­den­tis­mo ca­ta­lán», la­men­ta San Juan. «So­mos ca­pa­ces de ma­tar por un pe­da­zo de te­la pe­ro no por los re­cor­tes en la sa­ni­dad o por el pro­ble­ma de la vi­vien­da». Y sen­ten­cia: «Me cree­ría a Al­bert Ri­ve­ra mu­cho más si se sonara los mo­cos con la ban­de­ra. Aun­que eso es mu­cho pe­dir».

Guillermo To­le­do, en un fo­to­gra­ma del lar­go­me­tra­je.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.