To­rra im­po­ne a In­te­rior una pur­ga en los Mos­sos

El ‘pre­si­dent’ des­au­to­ri­za a la ‘con­se­lle­ria’ tras una ten­sa dis­cu­sión en la no­che del jue­ves La or­den en­fu­re­ce a la po­li­cía ca­ta­la­na y ahon­da la brecha en­tre el cuer­po y el Go­vern

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Portada - GUI­LLEM SÀN­CHEZ

El pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat, Quim To­rra, vol­vió ayer a abrir una cri­sis en­tre el Go­vern y los Mos­sos d’Es­qua­dra. To­rra exi­gió una pur­ga en la Con­se­lle­ria d’In­te­rior y en la cú­pu­la po­li­cial tras la ac­tua­ción de los agen­tes du­ran­te los dis­tur­bios del jue­ves, Día de la Cons­ti­tu­ción, co­mo con­se­cuen­cia de sen­das mo­vi­li­za­cio­nes en Gi­ro­na y Te­rras­sa con­vo­ca­das por pla­ta­for­mas ra­di­ca­les, con el apo­yo de la CUP, con­tra ac­tos del partido de ex­tre­ma de­re­cha Vox.

Tras aquel lla­ma­mien­to de To­rra a los CDR a «apre­tar» ho­ras des­pués de que es­tos pin­ta­ran y lan­za­ran ob­je­tos con­tra los Mos­sos el pa­sa­do 1 de oc­tu­bre, el do­ble jue­go del ‘pre­si­dent’ vol­vió a exas­pe­rar a su pro­pia po­li­cía. Por un la­do, el Go­vern da la or­den a sus an­ti­dis­tur­bios de pro­te­ger las ma­ni­fes­ta­cio­nes de Vox; por el otro, re­nie­ga de la ac­tua­ción po­li­cial des­ple­ga­da pa­ra cum­plir­la. El di­vor­cio se pro­du­ce ade­más a dos se­ma­nas del 21 de di­ciem­bre, fe­cha en que los CDR pre­pa­ran una pro­tes­ta ma­si­va con­tra el Go­bierno de Pe­dro Sán­chez, que pre­ten­de re­unir­se en Barcelona. El es­ce­na­rio pue­de vol­ver a en­fren­tar a ma­ni­fes­tan­tes in­de­pen­den­tis­tas y mos­sos en la ca­lle. Y con un To­rra que na­die sa­be de qué la­do es­ta­rá.

EL UL­TI­MÁ­TUM El jue­ves no es­ta­ba del la­do de los Mos­sos, y por eso el ‘pre­si­dent’ con­vir­tió la Con­se­lle­ria d’In­te­rior en una olla a pre­sión pa­ra el ‘con­se­ller’ Mi­quel Buch, el nú­me­ro dos, Brau­li Duart, y el di­rec­tor del cuer­po, An­dreu Martínez, que por la tar­de ha­bía ca­li­fi­ca­do la ac­tua­ción de los Mos­sos en Gi­ro­na de «ade­cua­da y co­rrec­ta». En una ten­sa dis­cu­sión, los tres que­da­ron em­pa­re­da­dos en­tre To­rra –y la CUP– y los je­fes de los Mos­sos, que de­fen­dían la pro­por­cio­na­li­dad de las ac­cio­nes en Gi­ro­na y Te­rras­sa y po­nían el fo­co la vio­len­cia de los ma­ni­fes­tan­tes. El ba­lan­ce de po­li­cías he­ri­dos fue de 20 po­li­cías por cin­co en­ca­pu­cha­dos.

Ayer re­sul­tó evi­den­te que las lla­ma­das en­tre To­rra y la ‘con­se­lle­ria’ no aca­ba­ron en acuer­do y, en un en­cuen­tro con pe­rio­dis­tas des­de Es­lo­ve­nia, el ‘pre­si­dent’ le lan­zó un ul­ti­má­tum a Buch de cua­tro días pa­ra que to­me car­tas con­tra los Mos­sos. Aun­que en pú­bli­co To­rra mo­de­ró el tono, pro­me­tió «cam­bios».

A Buch el ul­ti­má­tum le pi­lló por sor­pre­sa. Por­que ayer, a di­fe­ren­cia de la ver­sión del jue­ves del di­rec­tor de los Mos­sos, quien se pro­nun­ció an­tes de los al­ter­ca­dos en Te­rras­sa y de que Ma­ria Sir­vent, dipu­tada de la CUP, re­sul­ta­ra he­ri­da por el im­pac­to de un pro­yec­til de foam ( vis­coe­lás­ti­ca), el ‘con­se­ller’ ya ha­bía en­du­re­ci­do su ges­to ha­cia la po­li­cía ca­ta­la­na. Buch afir­mó que re­vi­sa­rán las imá­ge­nes y que no le «tem­bla­rá el pul­so si hay que echar a al­gún agen­te de la Bri­ga­da Mó­vil (Bri­mo)».

Tam­bién ad­mi­tió que cier­tas imá­ge­nes «no se co­rres­pon­den con los prin­ci­pios de una po­li­cía de­mo­crá­ti­ca». Las pa­la­bras no sir­vie­ron pa­ra des­ac­ti­var el torpe­do de To­rra y sí pa­ra in­dig­nar a los agen­tes de los Mos­sos, con quie­nes man­tie­ne des­de ha­ce me­ses un du­ro pul­so a cau­sa de las con­di­cio­nes la­bo­ra­les per­di­das, y con los sin­di­ca­tos, que vol­vie­ron a pe­dir su di­mi­sión.

La Di­vi­sión de Asun­tos In­ter­nos (DAI) de los Mos­sos, ads­cri­ta a la di­rec­ción ge­ne­ral y no de­pen­dien­te de la cú­pu­la po­li­cial, es el ór­gano en­car­ga­do de va­lo­rar si exis­tió o no ma­la pra­xis por par­te de los an­ti­dis­tur­bios, tal co­mo de­nun­cia la CUP, for­ma­ción que apo­ya­ba las con­tra­ma­ni­fes­ta­cio­nes y que tam­bién exi­gió la di­mi­sión de Buch y «una ca­de­na de ce­ses» den­tro del cuer­po au­to­nó­mi­co. En una de las imá­ge­nes que cir­cu­la­ron por las re­des so­cia­les so­bre el epi­so­dio de Gi­ro­na se ob­ser­va a al­gu­nos agen­tes ARRO –no de la Bri­mo– gol­pear a un ma­ni­fes­tan­te en el sue­lo, en cla­ra ac­ti­tud de re­ti­ra­da.

REUNIÓN MA­ÑA­NA Pe­ro el in­ter­ven­cio­nis­mo des­de Es­lo­ve­nia de To­rra di­na­mi­tó la con­fian­za en su pro­pia po­li­cía pa­ra re­vi­sar cual­quier ac­ción po­lé­mi­ca. Tam­bién obli­ga a Buch a cor­tar ca­be­zas sin tiem­po pa­ra ana­li­zar to­das las imá­ge­nes, las pro­pias y las pu­bli­ca­das, y to­mar de­cla­ra­cio­nes a los agen­tes y a los tes­ti­gos ocu­la­res. ‘Pre­si­dent’ y ‘con­se­ller’ se re­uni­rán ma­ña­na en un en­cuen­tro al que Buch de­be­rá acu­dir «con los de­be­res he­chos», su­bra­yan fuen­tes de In­te­rior.

Los sin­di­ca­tos de los Mos­sos ca­li­fi­can la reac­ción de To­rra de «gra­ve irres­pon­sa­bi­li­dad», en pa­la­bras del por­ta­voz de SAP-FEPOL, To­ni Cas­te­jón, por­que ha pues­to el «fo­co» so­bre los agen­tes en lu­gar «de con­de­nar» el «ata­que or­ga­ni­za­do de gen­te vio­len­ta» que su­frie­ron los an­ti­dis­tur­bios en Gi­ro­na y Te­rras­sa. USPAC, por su par­te, so­li­ci­tó a To­rra que rec­ti­fi­que y em­pren­da ac­cio­nes pre­ci­sa­men­te con­tra es­tos ma­ni­fes­tan­tes. La pla­ta­for­ma in­ter­na de Mos­SOS, que aglu­ti­na a unos 5.000 agen­tes, le lan­za di­rec­ta­men­te la si­guien­te pre­gun­ta: «¿Quie­re que de­je­mos a los vio­len­tos cam­par a sus an­chas por nues­tras ciu­da­des?».

El ‘con­se­ller’ se­ña­la a los an­ti­dis­tur­bios y les acu­sa de ac­tua­cio­nes im­pro­pias de una «po­li­cía de­mo­crá­ti­ca»

El je­fe del Go­vern or­de­nó a la ‘con­se­lle­ria’ ele­var el tono con­tra los agen­tes en una ten­sa dis­cu­sión

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.