¿Quién de­fien­de a los Mos­sos?

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Tema Del Día - En­ric Ma­rín PE­RIO­DIS­TA Y PRO­FE­SOR DE LA UAB

La cues­tión de las po­lí­ti­cas de se­gu­ri­dad es uno de los sen­so­res más sen­si­bles de la ca­li­dad de­mo­crá­ti­ca de to­do sis­te­ma po­lí­ti­co. En ese sen­ti­do, las imá­ge­nes ofre­ci­das por la ac­ción de la Bri­mo de los Mos­sos d’Es­qua­dra del pa­sa­do jue­ves no son pre­ci­sa­men­te ejem­pla­res. De nin­gu­na ma­ne­ra. Pe­ro tam­bién es cier­to que la po­li­cía ca­ta­la­na ha es­ta­do so­me­ti­da a una ten­sión in­só­li­ta en el úl­ti­mo año y me­dio. No es ca­sual. Apar­te de la pre­si­den­cia de la Ge­ne­ra­li­tat, el frá­gil au­to­go­bierno de Ca­ta­lun­ya dis­po­ne de cua­tro sím­bo­los so­cia­les que lo per­mi­ten vi­sua­li­zar de ma­ne­ra ní­ti­da: Par­la­men­to, me­dios de co­mu­ni­ca­ción pú­bli­cos, es­cue­la y po­li­cía. Es­tos cua­tro ám­bi­tos es­ta­ban so­me­ti­dos a un es­trés muy in­ten­so, pe­ro con la apli­ca­ción del ar­tícu­lo 155 las ten­sio­nes in­ter­nas y ex­ter­nas se mul­ti­pli­ca­ron de for­ma iné­di­ta.

Los Mos­sos ya se vie­ron en la dia­na de la di­fa­ma­ción des­de el 17 agos­to del año pa­sa­do, cuan­do la ca­lle más cos­mo­po­li­ta de Barcelona fue es­co­gi­da por los te­rro­ris­tas yiha­dis­tas pa­ra per­pe­trar sus pla­nes ma­ca­bros. Sin ha­ber su­pe­ra­do la con­mo­ción ini­cial, y aún no asi­mi­la­das las dan­tes­cas imá­ge­nes que to­do ac­to te­rro­ris­ta se pro­po­ne ge­ne­rar, dos he­chos po­si­ti­vos sor­pren­die­ron a la opi­nión pú­bi­ca lo­cal e in­ter­na­cio­nal: la rá­pi­da y efi­caz ac­ción de la po­li­cía ca­ta­la­na y la res­pues­ta cí­vi­ca, to­le­ran­te y res­pe­tuo­sa de los di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos y de la so­cie­dad ci­vil.

La ex­tra­or­di­na­ria pro­fe­sio­na­li­dad que de­mos­tra­ron los Mos­sos co­mo po­li­cía de­mo­crá­ti­ca e in­te­gral con­tras­tó con el tor­pe pro­ce­der del mi­nis­tro Zoi­do. Y, sin dar tiem­po a la so­cie­dad ca­ta­la­na pa­ra su­pe­rar el due­lo, co­men­zó una cam­pa­ña sis­te­má­ti­ca de des­cré­di­to de los Mos­sos. Una cam­pa­ña sin ma­nías, sin es­crú­pu­los. De he­cho, el cas­ti­go ejem­plar que se pre­ten­de in­fli­gir al ex­con­se­ller Joa­quim Forn y al ex­ma­yor de los Mos­sos Jo­sep Lluís Tra­pe­ro se em­pe­zó a di­se­ñar y fra­guar aque­llos días.

Por eso mis­mo sor­pren­de que se tar­da­ra tan­to en for­mar go­bierno pa­ra le­van­tar el 155, o que no se ha­ya se­gui­do una po­lí­ti­ca de con­duc­ción y pro­tec­ción de la po­li­cía ca­ta­la­na su­fi­cien­te­men­te equi­li­bra­da y ri­gu­ro­sa. Pre­ci­sa­men­te por­que el au­to­go­bierno ca­ta­lán es­tá más ame­na­za­do que nun­ca es pre­ci­so dig­ni­fi­car y to­mar­se en se­rio la ges­tión de los már­ge­nes de au­to­go­bierno dis­po­ni­bles. Y la se­gu­ri­dad es uno de los más es­tra­té­gi­cos y vi­si­bles. En un ges­to muy po­co ha­bi­tual, el pre­si­dent, Quim To­rra ha lla­ma­do la aten­ción pú­bli­ca­men­te al con­se­ller Mi­quel Buch, pe­ro él mis­mo es tan­to o más res­pon­sa­ble de la si­tua­ción.

Por dis­mi­nui­do que es­té, el Go­bierno de Ca­ta­lun­ya es un asun­to de una gran trans­cen­den­cia y com­ple­ji­dad: no se pue­de ac­tuar, si­mul­tá­nea­men­te, co­mo pre­si­den­te y ac­ti­vis­ta. El ac­ti­vis­mo pró­xi­mo a la CUP y el mis­mo pre­si­dent pa­re­cen no ha­ber en­ten­di­do que el con­flic­to de­mo­crá­ti­co en­tre los po­de­res del Es­ta­do y el so­be­ra­nis­mo ca­ta­lán fun­cio­na con la ló­gi­ca de la gue­rra de po­si­cio­nes, no con la de la gue­rra de mo­vi­mien­tos. O, peor, que la es­té­ti­ca de la gue­rri­lla ur­ba­na es ab­so­lu­ta­men­te con­tra­pro­du­cen­te pa­ra la ima­gen in­ter­na y ex­ter­na del mo­vi­mien­to soberanista ca­ta­lán.

AFP / JO­SEP LA­GO

Un ‘mos­so’ y un ma­ni­fes­tan­te, en Gi­ro­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.