To­rra y la po­li­cía po­lí­ti­ca

El ul­ti­má­tum del ‘pre­si­dent’ a Buch pa­ra de­pu­rar la cú­pu­la de los Mos­sos nos si­túa en un es­ce­na­rio de al­to ries­go pa­ra las li­ber­ta­des

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Tema Del Día - Joa­quim Coll HIS­TO­RIA­DOR

En el 40º aniver­sa­rio de la Cons­ti­tu­ción es muy tris­te cons­ta­tar que el ma­yor re­tro­ce­so en el ejer­ci­cio de la li­ber­tad de ex­pre­sión se da hoy en las ca­lles de Ca­ta­lun­ya. Es erró­neo mi­nus­va­lo­rar el cli­ma de hos­ti­ga­mien­to que a me­nu­do su­fren las fuer­zas po­lí­ti­cas y so­cia­les cons­ti­tu­cio­na­lis­tas. Las coac­cio­nes y los in­sul­tos que re­ci­ben por par­te del se­pa­ra­tis­mo vio­len­to y la iz­quier­da reac­cio­na­ria no son su­ce­sos ais­la­dos. Por des­gra­cia asis­ti­mos a una re­pe­ti­ción pe­rió­di­ca de ata­ques a sus se­des, boi­cot de ac­tos pú­bli­cos o es­cra­ches a po­lí­ti­cos de Ciu­ta­dans, PSC y PP. To­do ello evi­den­cia que la so­cie­dad ca­ta­la­na su­fre un in­quie­tan­te dé­fi­cit de ca­li­dad de­mo­crá­ti­ca. Abun­dan com­por­ta­mien­tos in­to­le­ran­tes –en­mas­ca­ra­dos ba­jo un pre­ten­di­do an­ti­fas­cis­mo– que son la ex­pre­sión de una cul­tu­ra de odio ideo­ló­gi­co. Y lo gra­ve es que ca­si siem­pre esos in­ci­den­tes son in­ci­ta­dos o jus­ti­fi­ca­dos des­de el Pa­lau de la Ge­ne­ra­li­tat, la Sin­di­ca­tu­ra de Greu­ges, el Ayun­ta­mien­to de Barcelona o los me­dios pú­bi­cos de co­mu­ni­ca­ción con la ex­cu­sa de lu­char con­tra la ex­tre­ma de­re­cha y el fran­quis­mo.

Es­te es el mar­co ge­ne­ral en el que se en­cua­dra lo su­ce­di­do en Gi­ro­na y Te­rras­sa, don­de una vez más unos co­lec­ti­vos ul­tra­na­cio­na­lis­tas se arro­ga­ron el de­re­cho a im­pe­dir que otros ciu­da­da­nos pu­die­ran ma­ni­fes­tar­se li­bre­men­te con mo­ti­vo del Día de la Cons­ti­tu­ción. La pre­sen­cia de Vox en esos ac­tos, tan anec­dó­ti­ca co­mo con­tra­dic­to­ria, no jus­ti­fi­ca nin­gún boi­cot.

Los Mos­sos ac­tua­ron de for­ma co­rrec­ta pa­ra ga­ran­ti­zar la ce­le­bra­ción de unas con­vo­ca­to­rias au­to­ri­za­das y tu­vie­ron que en­fren­tar­se a la vio­len­cia de los CDR, CUP y otros gru­pos to­ta­li­ta­rios. Lo real­men­te in­quie­tan­te es la po­si­ción del Go­vern y los par­ti­dos que le apo­yan, JxCat y ERC. El ul­ti­má­tum de Quim To­rra al con­se­ller de In­te­rior Mi­quel Buch pa­ra que de­pu­re con ce­le­ri­dad la cú­pu­la de los Mos­sos a fin de so­me­ter a la po­li­cía a unos dic­ta­dos po­lí­ti­cos, y lo­grar así su con­ni­ven­cia con los gru­pos que hos­ti­gan a los cons­ti­tu­cio­na­lis­tas, nos si­túa en un es­ce­na­rio de al­to ries­go pa­ra las li­ber­ta­des.

Tan­to la opo­si­ción en el Par­la­ment co­mo los sin­di­ca­tos de los Mos­sos han pues­to el gri­to en el cie­lo an­te el enési­mo in­ten­to de po­li­ti­za­ción de la po­li­cía au­to­nó­mi­ca, aun­que es­ta cri­sis ame­na­za con su­pe­rar

a to­das las an­te­rio­res. Pa­ra el 21 de di­ciem­bre, día en que el Go­bierno es­pa­ñol tie­ne pre­vis­to re­unir­se en Barcelona, hay pre­vis­ta una con­vo­ca­to­ria pa­ra in­cen­diar las ca­lles y co­lap­sar Ca­ta­lun­ya.

Gru­pos vio­len­tos

Los gru­pos ra­di­ca­les que To­rra pro­te­ge no to­le­ran que los Mos­sos sean la ga­ran­tía de la ley y el or­den, y el pre­si­dent es rehén de su in­sen­sa­to dis­cur­so. La cues­tión de fon­do es que el pro­cés fra­ca­só y que aho­ra es­tá en fa­se de avan­za­da des­com­po­si­ción. El in­cre­men­to de la vio­len­cia, fru­to del re­sen­ti­mien­to, es la se­ñal más evi­den­te. El pe­li­gro es que To­rra (que ad­mi­ra la vía in­de­pen­den­tis­ta es­lo­ve­na con de­ce­nas de muer­tos) in­ten­te con­ver­tir los Mos­sos en la po­li­cía po­lí­ti­ca de la Ge­ne­ra­li­tat se­pa­ra­tis­ta pa­ra for­zar la apli­ca­ción de nue­vo del 155 y en­trar de lleno en la es­pi­ral del cuan­to peor, me­jor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.