El in­só­li­to uti­má­tum de To­rra

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Opinión -

El ac­tual ‘pre­si­dent’ de la Ge­ne­ra­li­tat, Quim To­rra, tie­ne una es­pe­cial ca­pa­ci­dad de com­pli­car­se la vi­da. Mi­nu­tos des­pués de que el ‘con­se­ller’ de In­te­rior, Mi­quel Buch, anun­cia­ra una in­ves­ti­ga­ción in­ter­na pa­ra de­ter­mi­nar si las ac­tua­cio­nes de los Mos­sos del jue­ves en Gi­ro­na y Te­rras­sa se ha­bían ce­ñi­do a los pro­to­co­los, el pre­si­den­te –que tie­ne la ca­pa­ci­dad le­gal de des­ti­tuir a los miem­bros del Go­vern– anun­ció des­de Es­lo­ve­nia que le da­ba un pla­zo de cua­tro días pa­ra pro­mo­ver cam­bios en su de­par­ta­men­to y, en ca­so con­tra­rio, to­ma­ría me­di­das. Si no fue­ra por el cú­mu­lo de des­pro­pó­si­tos que su­ma la po­lí­ti­ca ca­ta­la­na en los dos úl­ti­mo años, es­te se­ría de cam­peo­na­to.

La pur­ga que exi­ge To­rra en los Mos­sos es con­se­cuen­cia de la ac­tua­ción de la po­li­cía ca­ta­la­na pa­ra con­te­ner las con­tra­ma­ni­fes­ta­cio­nes de ra­di­ca­les in­de­pen­den­tis­tas que in­ten­ta­ban im­pe­dir con­cen­tra­cio­nes con­vo­ca­das por Vox. La obli­ga­ción de los Mos­sos era ga­ran­ti­zar la ce­le­bra­ción de las con­cen­tra­cio­nes au­to­ri­za­das, en es­te ca­so las de Vox, y evi­tar el en­fren­ta­mien­to en­tre los dos gru­pos. Con to­do, co­mo ha ocu­rri­do en otras ac­tua­cio­nes de la po­li­cía ca­ta­la­na con­tra di­ver­sos co­lec­ti­vos, exis­te la po­si­bi­li­dad de que las car­gas no fue­ran pro­por­cio­na­das ni el dis­po­si­ti­vo se ade­cua­ra a los pro­to­co­los. La in­ves­ti­ga­ción que su­ge­ría Buch pa­re­cía una res­pues­ta ade­cua­da pe­se a los cla­mo­res de la CUP, ya que una de sus dipu­tadas re­sul­tó he­ri­da en Te­rras­sa.

Con to­do, la in­só­li­ta in­ter­ven­ción de To­rra pa­re­ce que no res­pon­de a su re­pen­ti­na preo­cu­pa­ción por las prác­ti­cas de la po­li­cía de la Ge­ne­ra­li­tat, sino a su ha­bi­tual de­fen­sa de los CDR. Des­de que les di­jo a es­tos gru­pos que no de­ja­ran de «apre­tar» con sus es­cra­ches, ocu­pa­cio­nes de la vía pú­bli­ca y reite­ra­dos in­ten­tos de asal­tar las ins­ti­tu­cio­nes, To­rra pu­so a Buch con­tra las cuer­das en ca­da ma­ni­fes­ta­ción de es­tos co­mi­tés. Y aho­ra ese va­so se ha col­ma­do. Al mar­gen de las ideas po­lí­ti­cas que de­fien­da el Go­vern, la Ge­ne­ra­li­tat tie­ne la obli­ga­ción de ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad pú­bli­ca de to­dos los ca­ta­la­nes, pien­sen lo que pien­sen. Un ‘con­se­ller’ de In­te­rior no pue­de te­ner, co­mo pre­ten­de To­rra, dos varas de me­dir. Sa­be per­fec­ta­men­te que no se lo pue­de pe­dir co­mo sa­be que no le pue­de ce­sar por­que su pre­si­den­cia es vi­ca­ria. To­rra no ha­ce otra co­sa que acu­mu­lar im­po­ten­cias, y no pre­ci­sa­men­te an­te el Es­ta­do co­mo le gus­ta de­cir, sino an­te sus pro­pios alia­dos y sus pro­pias de­bi­li­da­des.

Al mar­gen de las ideas que de­fien­da, el Go­vern tie­ne la obli­ga­ción de ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad de to­dos los ca­ta­la­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.