Una nue­va sen­ten­cia, po­der pa­triar­cal

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Opinión - GEM­MA Al­tell

No son ar­gu­men­tos téc­ni­cos, no se tra­ta de que la ciu­da­da­nía des­co­noz­ca el Có­di­go Pe­nal ac­tual y no po­da­mos en­ten­der la sen­ten­cia por­que no ten­ga­mos ca­pa­ci­dad pa­ra ello, no tie­ne que ver con que la cons­truc­ción del re­la­to de los he­chos tie­ne que es­tar en los fun­da­men­tos ju­rí­di­cos. Es ideo­lo­gía pu­ra, es pa­triar­ca­do. No que­rer sen­ten­ciar –ni ra­ti­fi­car– que el de­li­to co­me­ti­do en San­fer­mi­nes por los com­po­nen­tes de La ma­na­da fue una agre­sión se­xual tie­ne que ver con el ejer­ci­cio del po­der por par­te del sis­te­ma ju­di­cial.

Des­gra­cia­da­men­te dos vo­tos par­ti­cu­la­res no son la ma­yo­ría y el in­me­dia­to in­gre­so en pri­sión tam­po­co es su­fi­cien­te. En un mo­men­to en el que mu­chas de no­so­tras (y no­so­tros) he­mos de­ci­di­do no ca­llar an­te una jus­ti­cia pa­triar­cal que trans­mi­te un men­sa­je de im­pu­ni­dad an­te la vio­len­cia se­xual y que per­pe­túa el mie­do con el que he­mos cre­ci­do to­das las mu­je­res, la pre­ten­di­da jus­ti­cia lan­za un men­sa­je de ra­ti­fi­ca­ción so­bre dón­de es­tá el po­der.

Pe­ro no­so­tras ya no que­re­mos se­guir vi­vien­do con mie­do. Ca­da sen­ten­cia que si­gue pe­na­li­zan­do a la víc­ti­ma en lu­gar del agre­sor ali­men­ta es­te mie­do. Re­vic­ti­mi­za a las mu­je­res y po­ne en cues­tión nues­tro com­por­ta­mien­to en lu­gar de cues­tio­nar la agre­sión en sí mis­ma. ¿EN CUÁN­TOS

de­li­tos la víc­ti­ma tie­ne que «de­mos­trar su inocen­cia» o pro­bar que se re­sis­tió to­do lo que pu­do pa­ra evi­tar que la so­me­tie­ran a un de­li­to? So­lo en los de­li­tos de na­tu­ra­le­za se­xual. ¿Por qué? Por­que de­trás sub­ya­ce el con­trol y la pe­na­li­za­ción de las mu­je­res an­te su li­ber­tad se­xual: si tie­nes de­ter­mi­na­do com­por­ta­mien­to ya sa­bes que te ex­po­nes a ser so­me­ti­da y vio­len­ta­da por no ajus­tar­te al rol que tie­ne pre­vis­to pa­ra ti es­te nues­tro sis­te­ma pa­triar­cal.

Las fa­mi­lias se­gui­mos di­cien­do a nues­tras ado­les­cen­tes que vi­gi­len cuan­do vuel­van so­las de no­che, ne­ce­si­ta­mos pro­mo­ver la au­to­de­fen­sa fe­mi­nis­ta y, en de­fi­ni­ti­va, el es­pa­cio pú­bli­co si­gue sin ser nues­tro por­que aún vi­vi­mos en una so­cie­dad que ejer­ce vio­len­cia es­truc­tu­ral a tra­vés de sus ins­ti­tu­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.