De­ci­dir el fu­tu­ro de la hu­ma­ni­dad

Las ni­ñas con ge­nes mo­di­fi­ca­dos na­ci­das en Chi­na po­drían ser el pri­mer paso ha­cia los pos­hu­ma­nos

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Opinión - SALVADOR Ma­cip Mé­di­co e in­ves­ti­ga­dor de la Uni­ver­si­dad de Lei­ces­ter.

Los na­ci­mien­tos de dos ni­ñas, los ge­nes de las cua­les han si­do mo­di­fi­ca­dos por el la­bo­ra­to­rio del bio­fí­si­co chino He Jian­kui pa­ra ha­cer­las resistentes al vi­rus del sida, es uno de los avan­ces cien­tí­fi­cos más re­le­van­tes del si­glo. Tam­bién es un ejem­plo de lo que ocu­rre cuan­do la cien­cia in­sis­te en ope­rar al mar­gen de la so­cie­dad. Pe­ro so­bre to­do es un to­que de aler­ta: es­ta­mos an­te un cam­po de mi­nas y ne­ce­si­ta­mos una es­tra­te­gia pa­ra atra­ve­sar­lo sin ha­cer­nos da­ño, si que­re­mos dis­fru­tar de lo que hay al otro la­do.

La res­pues­ta de los ex­per­tos en el anun­cio del doc­tor He ha si­do bas­tan­te uná­ni­me. Aun­que al­gu­nos han ala­ba­do la in­ne­ga­ble im­por­tan­cia de su tra­ba­jo, la ma­yo­ría ha des­ta­ca­do el com­por­ta­mien­to po­co éti­co: ha desoí­do las re­co­men­da­cio­nes y ha pues­to en ries­go la vi­da de per­so­nas que no pue­den dar su con­sen­ti­mien­to (aún no se co­no­cen los efec­tos se­cun­da­rios) a cam­bio de unos be­ne­fi­cios du­do­sos (el mis­mo ob­je­ti­vo se pue­de con­se­guir de ma­ne­ras más se­gu­ras y sen­ci­llas). Su uni­ver­si­dad se ha des­mar­ca­do de los ex­pe­ri­men­tos. El doc­tor He, que pa­re­ce que no ha ca­li­bra­do bien las con­se­cuen­cias de su in­ves­ti­ga­ción, ha op­ta­do por des­apa­re­cer has­ta que las aguas se cal­men.

Par­tes de es­te ca­so re­mi­ten a re­cuer­dos os­cu­ros co­mo el es­tu­dio de Tus­ke­gee, en el que el Go­bierno ex­pe­ri­men­tó con gran­je­ros ne­gros de Ala­ba­ma sin in­for­mar­les ni preo­cu­par­se por el do­lor cau­sa­do. Es­ta tra­ge­dia es uno de los mo­ti­vos por los que aho­ra exis­ten nor­mas pa­ra re­gu­lar la par­ti­ci­pa­ción de hu­ma­nos en es­tu­dios mé­di­cos. El he­cho de que el doc­tor He ha­ya ele­gi­do un gen im­pli­ca­do en una en­fer­me­dad que se pue­de evi­tar de otras for­mas re­fuer­za la idea de que el ex­pe­ri­men­to se ha he­cho so­bre to­do pa­ra de­mos­trar que la téc­ni­ca es fac­ti­ble y no te­nien­do en cuen­ta la sa­lud de los su­je­tos im­pli­ca­dos. Es­to es un error ma­yúscu­lo. POR OTRA

par­te, el he­cho de que sea po­si­ble al­te­rar los ge­nes an­tes de na­cer es un cam­bio de pa­ra­dig­ma que nos lle­va al te­rri­to­rio del trans­hu­ma­nis­mo, la co­rrien­te fi­lo­só­fi­ca y cien­tí­fi­ca que cree que de­be­mos apro­ve­char la cien­cia pa­ra ir más allá de las po­si­bi­li­da­des ac­tua­les, evo­lu­ti­va­men­te ha­blan­do. Las ni­ñas na­ci­das en Chi­na po­drían ser el pri­mer paso ha­cia los pos­hu­ma­nos, una nue­va es­pe­cie de ho­mí­ni­dos más avan­za­dos que el Ho­mo sa­piens. Di­cho así pue­de ha­cer un po­co de mie­do.

Pe­ro la mo­di­fi­ca­ción ge­né­ti­ca no es ne­ce­sa­ria­men­te ma­la. Pue­de evi­tar en­fer­me­da­des he­re­di­ta­rias o pro­te­ger­nos con­tra otras más fre­cuen­tes, co­mo el cán­cer o el alz­héi­mer. La ma­yo­ría de la gen­te es­ta­ría de acuer­do con es­tas in­ter­ven­cio­nes. Más polémico se­rá si pro­po­ne­mos me­jo­rar el ser hu­mano ha­cién­do­lo más fuer­te, más in­te­li­gen­te o po­ten­cian­do cual­quier otra ca­rac­te­rís­ti­ca que nos pa­rez­ca positiva. Mien­tras que los trans­hu­ma­nis­tas abo­ga­rán por li­be­ra­li­zar el ac­ce­so a las mo­di­fi­ca­cio­nes, los más bio­con­ser­va­do­res lu­cha­rán por di­bu­jar aquí la lí­nea ro­ja. El si­guien­te ni­vel se­ría el de las al­te­ra­cio­nes pu­ra­men­te es­té­ti­cas, ca­pri­cho­sas o con po­cas uti­li­da­des prác­ti­cas, que se­gu­ra­men­te ge­ne­ra­rán más re­cha­zo.

EL HE­CHO

de que el doc­tor He ha­ya co­men­za­do por una edi­ción ge­né­ti­ca que, se­gún có­mo, se po­dría in­cluir en es­te úl­ti­mo gru­po, com­pli­ca in­ne­ce­sa­ria­men­te las co­sas. Sin jus­ti­fi­car la ur­gen­cia de su in­ter­ven­ción, es­tá ge­ne­ran­do una ola de que­jas que pue­de ter­mi­nar en un pa­ro to­tal de es­ta lí­nea de in­ves­ti­ga­ción. Los efec­tos de ha­ber he­cho las co­sas sin pen­sar­las bien es que se le­van­tan obs­tácu­los que di­fi­cul­ta­rán los avan­ces en un cam­po con el po­ten­cial de ser crí­ti­co pa­ra nues­tro fu­tu­ro co­mo es­pe­cie.

Pa­re­ce que ya hay hu­ma­nos mo­di­fi­ca­dos en­tre no­so­tros, y es ló­gi­co pen­sar que ha­brá más. Que­da cla­ro, por si al­guien lo du­da­ba, que el trans­hu­ma­nis­mo es inevi­ta­ble. La cues­tión ya no es si de­be­mos ma­ni­pu­lar o no em­brio­nes hu­ma­nos, sino có­mo de­be­mos ha­cer­lo. Y, so­bre to­do, có­mo de­be­mos re­gu­lar­lo. De­bi­do a la ase­qui­bi­li­dad de las téc­ni­cas de edi­ción ge­né­ti­ca po­dría pa­re­cer que que­re­mos po­ner va­llas al cam­po. Si la ener­gía ató­mi­ca fue­ra igual de fá­cil de pro­du­cir, ca­da país (y ca­da gru­po te­rro­ris­ta) ya ten­dría bas­tan­te bom­bas pa­ra ha­cer sal­tar el pla­ne­ta por los ai­res. ¿Des­trui­re­mos la es­pe­cie hu­ma­na aho­ra que po­de­mos ju­gar con nues­tros ge­nes a vo­lun­tad? De­pen­de so­lo de no­so­tros. La cla­ve es de­ci­dir có­mo y has­ta dón­de que­re­mos que cam­bie la hu­ma­ni­dad y en­con­trar la ma­ne­ra de evi­tar des­viar­nos de es­te plan.

Vis­to y oí­do lo que se di­ce y es­cri­be es­tos días, uno es­tá ten­ta­do de afir­mar que 40 años no es na­da, aun con la li­cen­cia de aña­dir­le otros 20 al fa­mo­so ver­so de Al­fre­do Le Pe­ra en Vol­ver: «Que 20 años no es na­da, que fe­bril la mi­ra­da, erran­te en la som­bras», et­cé­te­ra. Es evi­den­te que do­blan­do los años au­men­ta­rán tam­bién la fie­bre y las som­bras. Y así te­ne­mos hoy a do­ble­men­te en­fe­bre­ci­dos que ju­ran que la Cons­ti­tu­ción del 78 no ha ser­vi­do pa­ra na­da, y te­ne­mos tam­bién a quie­nes, en­tre som­bra y som­bra, adi­vi­nan un res­qui­cio de luz por don­de en­trar­le el bis­tu­rí y sa­near­la lo jus­to pa­ra que otros cien años du­re. Lo que sea so­na­rá y po­co pue­do ha­cer yo más que de­cir lo que di­go y vo­tar en con­cien­cia cuan­do me to­que.

«¡Vi­va la Pe­pa!», ja­lea­ban en Cá­diz en 1812, ce­le­bran­do el na­ci­mien­to (día de San Jo­sé) de la que se dio en creer la pri­me­ra Cons­ti­tu­ción que otor­ga­ba po­der a los ciu­da­da­nos. Pron­to el gri­to se fue de­for­man­do

TRINO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.