‘Pro­cés’, pan­ta­lla pa­sa­da

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Opinión -

A ve­ces pien­so que nues­tro po­der de su­pera­ción no tie­ne lí­mi­tes. Vi­vi­mos en una co­mu­ni­dad las­tra­da por sus fan­tas­mas del pa­sa­do y, por si no fue­ra ya bas­tan­te, va­mos aña­dien­do nue­vos in­gre­dien­tes a es­te su­flé de des­pro­pó­si­tos que es nues­tra so­cie­dad. Ha­blo, en­tre otras co­sas, del con­ti­nuo sen­ti­mien­to de ofen­sa que nos en­vuel­ve co­mo ex­ten­sión na­tu­ral de nues­tra pro­pia esen­cia. Una esen­cia ca­da vez más di­fu­sa, pues la fal­ta de au­tén­ti­cos re­fe­ren­tes y la es­ca­la­da pau­la­ti­na de los ex­tre­mis­mos es lo que tie­ne. Por no ha­blar de la in­sa­tis­fac­ción cró­ni­ca que pro­mo­ve­mos. Nun­ca más que aho­ra es­tu­vo tan pre­sen­te aque­llo de «con­mi­go o con­tra mí». Es­pe­ro que lle­gue al­guien que aña­da una piz­ca de sen­ti­do co­mún an­tes de que el pas­tel nos es­ta­lle en la ca­ra.

El in­ten­to de con­se­guir la in­de­pen­den­cia por la vía uni­la­te­ral fra­ca­só y del to­do pa­sa­mos al 155. Vol­ver a in­ten­tar­lo se­ría de­men­cial, ya que a igual­dad de con­di­cio­nes, idén­ti­cos re­sul­ta­dos. Los fa­na­tis­mos no ayu­dan: su reali­dad es­tá dis­tor­sio­na­da, lo su­yo es jus­to y co­rrec­to y son in­ca­pa­ces de ha­cer­se la más mí­ni­ma au­to­crí­ti­ca. Y me re­fie­ro a to­das las par­tes.

Los in­de­pen­den­tis­tas, por le­gí­ti­mas que pue­dan ser sus as­pi­ra­cio­nes, de­be­rían re­co­no­cer que nun­ca han te­ni­do ni el apo­yo so­cial ni el par­la­men­ta­rio su­fi­cien­te pa­ra apro­bar la ho­ja de ru­ta y las le­yes de los días 6 y 7 de sep­tiem­bre. Se hi­cie­ron un tra­je a me­di­da. Se­gún ellos, to­do lo ha­cían en cum­pli­mien­to del man­da­to de­mo­crá­ti­co sur­gi­do de las ur­nas, pe­ro la ver­dad es que to­do fue im­pues­to sin te­ner ni la le­ga­li­dad ni la le­gi­ti­mi­dad pa­ra ha­cer­lo.

Su­flé de des­pro­pó­si­tos

Los no in­de­pen­den­tis­tas de­be­rían tam­bién ad­mi­tir que ca­si la mi­tad del pue­blo ca­ta­lán quie­re la se­ce­sión de España. Y res­pec­to a los par­ti­dos de ám­bi­to es­ta­tal y que es­tán tam­bién pre­sen­tes en nues­tro par­la­men­to, pues que ac­túen más en fun­ción de los in­tere­ses ca­ta­la­nes que en la ob­ten­ción de un ma­yor ré­di­to es­ta­tal.

¿Tan di­fí­cil es pa­ra los go­bier­nos ca­ta­lán y es­pa­ñol re­co­no­cer que no es con­ve­nien­te en­quis­tar es­ta si­tua­ción? Hay que en­con­trar una so­lu­ción, ya que, si no, to­dos sal­dre­mos per­ju­di­ca­dos. Es en si­tua­cio­nes co­mo es­tas cuan­do se de­mues­tra la va­lía de unos po­lí­ti­cos y si real­men­te ac­túan en in­te­rés del pue­blo al que di­cen ser­vir. La ban­de­ra de Ca­ta­lun­ya es la sen­ye­ra, nues­tro go­bierno es el de la pla­za de Sant Jau­me y nues­tro Par­la­ment es­tá en la Ciu­ta­de­lla. Na­die es­tá le­gi­ti­ma­do pa­ra ha­blar en nom­bre del pue­blo ca­ta­lán, no nos apro­pie­mos de es­te de­re­cho, ya que, por des­gra­cia, la so­cie­dad ca­ta­la­na es­tá frac­tu­ra­da. Cui­da­do con ra­di­ca­li­zar po­si­cio­na­mien­tos y ac­tua­cio­nes. In­ci­tar al odio es pe­li­gro­so, ya que un ex­tre­mo lle­va al otro. Cuan­do se en­cien­de el fue­go, se de­be es­tar se­gu­ro de po­der­lo apa­gar, no sea que nos aca­be que­man­do a to­dos, in­clui­dos los pro­pios in­cen­dia­rios.

Creo que lo más sen­sa­to es go­ber­nar pa­ra to­dos, ya que son mu­chos los pro­ble­mas que de­be­mos re­sol­ver y cu­ya so­lu­ción de­be­ría ser prio­ri­ta­ria. En las elec­cio­nes que se irán ce­le­bran­do se co­no­ce­rá el po­si­cio­na­mien­to de los elec­to­res. Y más ade­lan­te, ya se ve­rá. nas que vi­ven en la ca­lle? ¿Por qué no ha­bla­mos pa­ra cons­truir una ciu­dad con más es­pa­cios ver­des? ¿Por qué no de­di­ca­mos más tiem­po a adap­tar la ciu­dad a las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­da­des fí­si­cas? Con­fío en ti, y sé que es­ta­rás a la al­tu­ra de lo que pi­den tus ha­bi­tan­tes. Sé que los es­cu­cha­rás y cui­da­rás. Por­que lo que ha­ce bo­ni­ta una ciu­dad tam­bién son las per­so­nas que vi­ven en ella.

Nue­vas adic­cio­nes

«Ya pue­des sa­ber cuán­to tiem­po pa­sas en Ins­ta­gram (y con­tro­lar­lo)». Así se ti­tu­la­ba un ar­tícu­lo apa­re­ci­do re­cien­te­men­te en es­te mis­mo dia­rio. El ar­tícu­lo en cues­tión tam­bién po­dría ha­ber­se pre­sen­ta­do de la si­guien­te ma­ne­ra: ya pue­des sa­ber si el tiem­po que em­pleas en la app ro­za la adic­ción, la sor­tea o la so­bre­pa­sa.

A mi pa­re­cer, la no­ve­do­sa he­rra­mien­ta no es na­da ino­cen­te, sino que po­ne de re­lie­ve un pro­ble­ma cu­yo al­can­ce to­dos des­co­no­ce­mos: la cre­cien­te adic­ción a las re­des so­cia­les y, más con­cre­ta­men­te, a Ins­ta­gram, que, a tra­vés de un for­ma­to muy bien ela­bo­ra­do, ha sa­bi­do im­po­ner­se a gran­des pla­ta­for­mas co­mo Fa­ce­book y Snap­chat. El ca­so es que es­te for­ma­to tan atrac­ti­vo que mez­cla in­me­dia­tez y di­na­mis­mo en­gen­dra en sí mis­mo un prin­ci­pio adic­ti­vo. ¿Quién no ha pa­sa­do ho­ras con­su­mien­do fotografías y más fotografías de otros usua­rios e in­clu­so de uno mis­mo? De mo­do que, en mi opi­nión, pre­sen­tar es­ta nue­va he­rra­mien­ta de con­trol no es más que una for­ma muy su­til y dis­cre­ta de con­cien­ciar­nos so­bre el ries­go que en­tra­ña el for­ma­to Ins­ta­gram.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.