De­ma­sia­das men­ti­ras con el 155

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Opinión -

Ten­go mu­cha suer­te de vi­vir en Barcelona. Pa­ra mí es, sin du­da, una de las ciu­da­des más bo­ni­tas del mun­do. Me en­can­ta y me sien­to muy afor­tu­na­da por ha­ber na­ci­do aquí y por sen­tir que es mi ca­sa. Cuan­do que­re­mos y te­ne­mos con­fian­za con al­guien, le de­ci­mos las co­sas me­nos bue­nas pa­ra que pue­dan me­jo­rar­las. Yo ado­ro la ciu­dad con­dal y, tras 21 años sien­do mi ho­gar, creo que hay co­sas que re­vi­sar. Barcelona, ¿por qué no lu­cha­mos por de­jar de ser la ciu­dad más ca­ra de España pa­ra vi­vir? ¿Por qué no tra­ba­ja­mos pa­ra in­ten­tar re­du­cir el nú­me­ro de per­so-

EL PE­RIÓ­DI­CO

Mi pa­dre, que fue al ser­vi­cio mi­li­tar en 1936 y vio có­mo los que le pe­dían de­fen­der España y la Re­pú­bli­ca se le­van­ta­ban con­tra el país y la ban­de­ra pa­ra im­po­ner el fas­cis­mo con una gue­rra, de­cía que nun­ca me po­dría ha­cer una idea de lo men­ti­ro­sos que eran los fran­quis­tas.

No obs­tan­te, gra­cias al ‘pro­cés’ ca­ta­lán es­toy vien­do las mu­chas men­ti­ras que los im­pul­so­res del 155 han di­cho pa­ra jus­ti­fi­car lo in­jus­ti­fi­ca­ble: la re­pre­sión, la cen­su­ra y la vio­len­cia es­ta­tal. Y no se tra­ta de men­ti­ras pia­do­sas, ni de exa­ge­ra­cio­nes de ba­rra de bar, sino de fal­que se­da­des des­ca­ra­das, in­clu­so an­te las cá­ma­ras de te­le­vi­sión, ex­pli­can­do que lo que es blan­co, es ne­gro, aun­que los des­mien­tan las evi­den­cias.

Si no me creen, ¿có­mo ca­li­fi­ca­rían las de­cla­ra­cio­nes del ex­mi­nis­tro Das­tis, di­cien­do que las imá­ge­nes del 1-O eran fal­sas, mien­tras el pe­rio­dis­ta ex­tran­je­ro le con­tes­ta­ba que las ha­bían fil­ma­do sus pro­pios téc­ni­cos? Ase­gu­ran que los bom­bar­deos de la avia­ción na­zi en la gue­rra ci­vil fue­ron cul­pa de la Re­pú­bli­ca y que en la Tran­si­ción hu­bo un re­fe­rén­dum pa­ra ele­gir en­tre Mo­nar­quía o Re­pú­bli­ca, que na­die vio por-

QUE­JAS: Suá­rez le im­pi­dió te­mien­do el re­sul­ta­do. Aho­ra, los po­li­cías que de­cla­ran por el 1-O di­cen que la san­gre era pin­tu­ra, que da­ban pu­ñe­ta­zos en la ca­ra pa­ra cal­mar, que los ata­ca­ban con pa­ra­guas que el juez no ve en nin­gu­na par­te y que a Ro­ger Es­pa­ñol le sa­ca­ron un ojo otros vo­tan­tes. Son tan­tas dé­ca­das de men­ti­ras que se las han creí­do, por eso no ven la ne­ce­si­dad de pe­dir per­dón por el fran­quis­mo. El otro día con­sul­ta­ba un pe­rió­di­co on li­ne y me lla­mó la aten­ción un ar­tícu­lo so­bre co­sas que de­be­ría­mos lim­piar con fre­cuen­cia y no ha­ce­mos. En to­das las fo­tos sa­lía una mu­jer lim­pian­do. ¿Es es­ta la ima­gen que que­re­mos dar de la mu­jer? ¿Por qué no se in­clu­yen tam­bién hom­bres? Aún se­gui­mos fo­men­tan­do es­tos es­te­reo­ti­pos que no con­tri­bu­yen pa­ra na­da a la igual­dad. Me gus­ta­ría pe­dir a los re­dac­to­res que ten­gan en cuen­ta que las imá­ge­nes que ilus­tran los ar­tícu­los tam­bién son im­por­tan­tes y no de­ben con­tri­buir a per­pe­tuar las de­sigual­da­des de gé­ne­ro.

La más bo­ni­ta... y ca­ra

No­ti­cias se­xis­tas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.