La fa­vo­ri­ta de Mer­kel to­ma el man­do en la CDU

NUE­VA LÍ­DER DEMOCRISTIANA con­ti­nuis­mo de Kramp gana por la mí­ni­ma al ala de­re­chis­ta

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Portada - CAR­LES PLANAS BOU

In­clu­so sin pre­sen­tar­se a la reelección An­ge­la Mer­kel ha vuel­to a ga­nar. An­ne­gret Kramp-Ka­rren­bauer, su del­fín, fue ele­gi­da ayer nue­va pre­si­den­ta de la Unión De­mó­cra­ta Cris­tia­na (CDU) con un 51,7% de los vo­tos. Reuni­dos en Ham­bur­go, los 1.001 de­le­ga­dos del partido con­ser­va­dor op­ta­ron por el con­ti­nuis­mo cen­tris­ta y de­can­ta­ron la ba­lan­za en fa­vor de es­ta ex­pe­ri­men­ta­da po­lí­ti­ca de 56 años, ac­tual se­cre­ta­ria ge­ne­ral de la for­ma­ción.

Su prin­ci­pal ri­val y an­ti­guo opo­nen­te de Mer­kel, Frie­drich Merz, se que­dó a las puer­tas de dar la cam­pa­na­da. Apo­ya­do por el ex­mi­nis­tro de Fi­nan­zas, Wolf­gang Schäu­ble, y por los sec­to­res em­pre­sa­ria­les del partido, es­te abo­ga­do mi­llo­na­rio ob­tu­vo un 48,2% de los vo­tos. Tan so­lo 47 pa­pe­le­tas le se­pa­ra­ron de una vic­to­ria que ha­bría su­pues­to un vi­ra­je más acen­tua­do a la de­re­cha del con­ser­va­du­ris­mo ale­mán.

Emo­cio­na­da por la vic­to­ria y con un ra­mo de flo­res en la mano, AKK (si­glas por las que es co­no­ci­da) agra­de­ció a sus ri­va­les el jue­go lim­pio mos­tra­do du­ran­te la cam­pa­ña. Cons­cien­te de que a par­tir de ma­ña­na de­be­rá re­co­ser la fac­tu­ra in­ter­na que di­vi­de las fac­cio­nes más cen­tris­tas y las más con­ser­va­do­ras de la CDU, la nue­va pre­si­den­ta del partido pi­dió uni­dad, coope­ra­ción y co­ra­je pa­ra re­lan­zar a la for­ma­ción con­ser­va­do­ra.

HE­RI­DA ABIER­TA El ajus­ta­do re­sul­ta­do en la vo­ta­ción evi­den­cia aún más la he­ri­da abier­ta en el seno de la CDU. En un ges­to de de­por­ti­vi­dad, un de­cep­cio­na­do Merz pi­dió a sus sim­pa­ti­zan­tes apo­yar a Kramp-Ka­rren­bauer. Aun­que pro­me­tió que apo­ya­rá a la CDU, aún es in­cier­to si as­pi­ra­rá a ocu­par al­gún car­go de pe­so den­tro del partido. «Ha si­do di­ver­ti­do», con­fe­só.

Es­ta es la se­gun­da vez que Merz pier­de con­tra Mer­kel, quien lo de­rro­tó en 2002 pa­ra ocu­par la pre­si­den­cia del gru­po par­la­men­ta­rio con­ser­va­dor. Su fra­ca­so es tam­bién la de Schäu­ble, ri­val re­con­ver­ti­do en alia­do de la can­ci­lle­ra du­ran­te años que aho­ra op­tó por ha­cer pú­bli­co su apo­yo a Merz, al­go que mo­les­tó a par­te del partido.

Quien sí in­ten­ta­rá for­mar par­te de la nue­va eje­cu­ti­va fe­de­ral es el ter­cer can­di­da­to en dis­cor­dia, Jens Spahn. El jo­ven mi­nis­tro de Sa­ni­dad de­be­rá es­pe­rar a la vo­ta­ción de ma­ña­na pa­ra sa­ber si da un paso al fren­te de la cú­pu­la democristiana.

El con­gre­so de ayer por la tar­de en Ham­bur­go es­tu­vo mar­ca­do por los ner­vios, la ten­sión y la nos­tal­gia. Co­mo se es­pe­ra­ba, nin­gún can­di­da­to ob­tu­vo la ma­yo­ría ab­so­lu­ta en una pri­me­ra vuel­ta en la que AKK se im­pu­so con el 45% de los vo­tos. Merz que­dó en se­gun­do lu­gar con el 39,2%, mien­tras que Spahn lle­gó al 15,7%. Con su eli­mi­na­ción se abrió la puer­ta a una emo­cio­nan­te se­gun­da vuel­ta.

Mer­kel nun­ca ha des­ta­ca­do por su ora­to­ria. Fiel a su es­ti­lo so­se­ga­do y sin flo­ri­tu­ras, la lí­der con­ser­va­do­ra se des­pi­dió ayer de la pre­si­den­cia de la Unión De­mó­cra­ta Cris­tia­na (CDU), un car­go que con­tro­la des­de ha­ce más de 18 años. «Siem­pre he que­ri­do desem­pe­ñar mis car­gos po­lí­ti­cos con dig­ni­dad y, un día, de­jar­los con dig­ni­dad», afir­mó, an­te una entregada au­dien­cia que la ova­cio­nó en pie du­ran­te nue­ve mi­nu­tos.

En su úl­ti­mo dis­cur­so co­mo pre­si­den­ta del ma­yor partido de Ale­ma­nia, la can­ci­lle­ra in­ten­tó lan­zar an­te los de­le­ga­dos un men­sa­je de uni­dad pa­ra evi­tar que su le­ga­do que­de manchado por las «in­ter­mi­na­bles dispu­tas» abier­tas tras la irrup­ción de la for­ma­ción ul­tra­de­re­chis­ta Al­ter­na­ti­va pa­ra Ale­ma­nia (AfD). «Te­ne­mos la fuer­za pa­ra rom­per las ten­den­cias y ga­nar elec­cio­nes si lu­cha­mos jun­tos de for­ma uni­da y de­ter­mi­na­da», apun­tó.

AU­SEN­CIA SIN­TO­MÁ­TI­CA Una au­sen­cia sin­to­má­ti­ca de esa di­vi­sión fue la de Horst Seeho­fer, lí­der la Unión So­cial­cris­tia­na de Ba­vie­ra (CSU). Aun­que es tra­di­ción que los par­ti­dos her­ma­na­dos se vi­si­ten en sus con­gre­sos, el mi­nis­tro del In­te­rior y prin­ci­pal crí­ti­co de Mer­kel se man­tu­vo ale­ja­do ar­gu­yen­do pro­ble­mas de agenda. En enero, los bá­va­ros ce­le­bra­rán un con­gre­so que su­pon­drá el adiós de Seeho­fer.

En un men­sa­je que es­ce­ni­fi­ca­ba su pre­di­lec­ción por su ami­ga, Mer­kel se­ña­ló a Kramp-Ka­rren­bauer co­mo el ejem­plo a se­guir pa­ra re­lan­zar al partido has­ta nú­me­ros pre­vios a la lla­ma­da cri­sis de los re­fu­gia­dos. El año pa­sa­do re­va­li­dó su vic­to­ria en el es­ta­do del Sa­rre con más del 40% de los vo­tos, una ci­fra aún le­jos de la CDU a es­ca­la fe­de­ral.

Con la tras­cen­den­tal elec­ción de AKK, la CDU ha da­do una úl­ti­ma ale­gría a Mer­kel pa­ra po­ner en mar­cha el gra­dual adiós de la mu­jer que los lle­vó a cua­tro vic­to­rias elec­to­ra­les con­se­cu­ti­vas. En la jor­na­da his­tó­ri­ca, el con­gre­so de Ham­bur­go rin­dió ho­me­na­je a la lar­ga tra­yec­to­ria de su lí­der.

El triun­fo de Kramp-Ka­rren­bauer co­mo má­xi­ma res­pon­sa­ble a par­tir de aho­ra del CDU ale­ja el fan­tas­ma de las elec­cio­nes an­ti­ci­pa­das y le per­mi­te a Mer­kel se­guir mol­dean­do su le­ga­do al fren­te del Go­bierno ale­mán has­ta su final de man­da­to, pre­vis­to pa­ra el 2021. La can­ci­lle­ra res­pi­ra ali­via­da.

An­ge­la Mer­kel CAN­CI­LLE­RA ALE­MA­NA «He que­ri­do desem­pe­ñar mis car­gos con dig­ni­dad y, un día, de­jar­los con dig­ni­dad»

«Te­ne­mos la fuer­za pa­ra rom­per las ten­den­cias y ga­nar elec­cio­nes si lu­cha­mos jun­tos de for­ma uni­da»

Kramp-Ka­rren­bauer.

Kramp-Ka­rren­bauer sa­lu­da a los de­le­ga­dos tras ser ele­gi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.