Ca­tó­li­ca, cau­ta y fran­có­fi­la

AN­NE­GRET KRAMP-KA­RREN­BAUER La nue­va pre­si­den­ta de la CDU es una po­lí­ti­ca prag­má­ti­ca que ha subido pel­da­ños ba­jo el pa­ra­guas de Mer­kel

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Internacional - C. P. B.

El 10 de abril del 2000 una jo­ven y po­co co­no­ci­da An­ge­la Mer­kel de­rro­ta­ba a los fa­vo­ri­tos y asu­mía la pre­si­den­cia de la Unión De­mó­cra­ta Cris­tia­na (CDU). En me­dio del es­cán­da­lo por la fi­nan­cia­ción ile­gal del partido, una mu­jer acu­día a res­ca­tar el con­ser­va­du­ris­mo ale­mán. 6.815 días des­pués, la can­ci­lle­ra ha da­do un paso atrás pa­ra pa­sar la an­tor­cha a su he­re­de­ra, An­ne­gret Kramp-Ka­rren­bauer.

A pe­sar de las dis­tan­cias, AKK to­ma las rien­das del partido más po­de­ro­so de Ale­ma­nia en un mo­men­to crí­ti­co, frac­tu­ra­do por el au­ge ul­tra­de­re­chis­ta y des­gas­ta­do por el paso de los años. Fiel al es­ti­lo so­se­ga­do y sin his­trio­nis­mos de su pre­de­ce­so­ra, re­pre­sen­ta una po­lí­ti­ca dis­tin­ta al exa­ge­ra­do tono ac­tual. Cau­ta y fran­có­fi­la, su elec­ción ha­ce que los ana­lis­tas más op­ti­mis­tas vean más po­si­ble una reforma eu­ro­pea con Pa­rís.

Su cer­ca­nía con Mer­kel ha si­do su prin­ci­pal ba­za pe­ro tam­bién su pun­to fla­co. En un país que da se­ña­les de can­san­cio con el mer­ke­lis­mo, Kramp–Ka­rren­bauer tam­bién ha in­ten­ta­do dis­tan­ciar­se de ella. «Ten­go

56 años, tres hi­jos y una lar­ga ca­rre­ra. Na­da en mí es mi­ni», sub­ra­yó, can­sa­da de que la apo­da­sen «mi­ni–Mer­kel». Sin em­bar­go, su con­ti­nuis­mo cen­tris­ta se­rá ce­le­bra­do por la ul­tra­de­re­chis­ta Al­ter­na­ti­va pa­ra Ale­ma­nia (AfD).

Un pie en el cen­tro

Con AKK al fren­te, se es­pe­ra que la CDU gire ha­cia la de­re­cha pe­ro man­te­nien­do un pie en el cen­tro. El partido ha ele­gi­do la op­ción más mo­de­ra­da. Aun así, la nue­va pre­si­den­ta del partido es con­si­de­ra­da con­ser­va­do­ra en el plano so­cial. Ca­tó­li­ca prac­ti­can­te, quie­re man­te­ner la ley crea­da en 1933 que prohí­be a las clí­ni­cas ofre­cer in­for­ma­ción pú­bli­ca so­bre el abor­to y has­ta el pa­sa­do jue­ves se opo­nía a que las pa­re­jas ho­mo­se­xua­les tu­vie­sen de­re­cho a la adop­ción.

Aun­que for­ma par­te de uno de los par­ti­dos más mas­cu­li­nos del país, la elec­ción de una mu­jer prag­má­ti­ca y de­fen­so­ra del mul­ti­la­te­ra­lis­mo es vis­ta co­mo se­ñal de cal­ma y re­fle­xión en un mun­do ca­da vez más im­preg­na­do de tes­tos­te­ro­na. Su ma­yor mo­de­ra­ción eco­nó­mi­ca y su pro­ba­do cen­tris­mo –ha go­ber­na­do jun­to a tres par­ti­dos dis­tin­tos en el Sa­rre– be­ne­fi­cia a la CDU fren­te a Ver­des y el SPD.

Cons­cien­te de que ha si­do el ta­lón de Aqui­les de Mer­kel, Kram­pKa­rren­bauer ha mar­ca­do un per­fil pro­pio en po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria. Así, ha pe­di­do ace­le­rar las de­por­ta­cio­nes y prohi­bir la en­tra­da a Eu­ro­pa de por vi­da de los so­li­ci­tan­tes de asi­lo que ha­yan co­me­ti­do de­li­tos gra­ves.

Apo­ya­da por su ami­ga Mer­kel, el gran im­pul­so le lle­gó el 19 de fe­bre­ro cuan­do fue ele­gi­da se­cre­ta­ria ge­ne­ral de la CDU con un 97% de los vo­tos. An­tes, fue pri­me­ra ministra del Sa­rre –el es­ta­do más pe­que­ño del país– en­tre el 2011 y el 2018. Li­de­rar la CDU es el tram­po­lín pa­ra as­pi­rar a la can­ci­lle­ría y mar­car el fu­tu­ro de Ale­ma­nia.

Su cer­ca­nía a la

can­ci­lle­ra ha si­do su prin­ci­pal ba­za pe­ro tam­bién su pun­to fla­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.