Un arres­to en ma­sa de es­tu­dian­tes sa­cu­de a los fran­ce­ses

El ví­deo de la de­ten­ción de unos es­tu­dian­tes cal­dea más las pro­tes­tas

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Portada - EVA CAN­TÓN

Si se cum­ple el es­ce­na­rio apo­ca­líp­ti­co que pre­vén las au­to­ri­da­des fran­ce­sas, Pa­rís se­rá hoy una ciu­dad ca­si de­sier­ta y cus­to­dia­da por los vehícu­los blin­da­dos de la Gen­dar­me­ría y 8.000 agen­tes de las fuer­zas del or­den en es­ta­do de má­xi­ma aler­ta. En to­da Fran­cia se des­ple­ga­rán ca­si 90.000 efec­ti­vos. Se tra­ta de un dis­po­si­ti­vo de se­gu­ri­dad sin pre­ce­den­tes pa­ra la cuar­ta jor­na­da de pro­tes­tas de los cha­le­cos ama­ri­llos, en la que In­te­rior te­me la pre­sen­cia de nu­me­ro­sos gru­pos ul­tras in­fil­tra­dos en­tre los ma­ni­fes­tan­tes.

Des­de los Cam­pos Elí­seos has­ta la pla­za de la Bas­ti­lla pa­san­do por la pla­za de la Re­pú­bli­ca y la Ópe­ra, los gran­des al­ma­ce­nes, tien­das y res­tau­ran­tes cie­rran sus puer­tas y pro­te­gen los es­ca­pa­ra­tes an­te el te­mor de que los dis­tur­bios sean aún más vio­len­tos que la pa­sa­da se­ma­na. Mo­ver­se por la ca­pi­tal se­rá com­pli­ca­do por­que ha­brá nu­me­ro­sas es­ta­cio­nes de me­tro ce­rra­das y lí­neas de au­to­bu­ses sus­pen­di­das.

La pre­fec­tu­ra de po­li­cía de Pa­rís ha pe­di­do a los ve­ci­nos de las zo­nas sus­cep­ti­bles de ver­se afec­ta­das por gru­pos de ván­da­los que ex­tre­men la pre­cau­ción. La al­cal­de­sa, An­ne Hi­dal­go, ha or­de­na­do re­ti­rar 200 ele­men­tos de mo­bi­lia­rio ur­bano pa­ra im­pe­dir que se usen co­mo ar­mas arro­ja­di­zas y ha ac­ti­va­do una cé­lu­la de cri­sis en el ayun­ta­mien­to.

La es­pi­ral de vio­len­cia que vi­ve el país des­de el es­ta­lli­do de las pro­tes­tas de los cha­le­cos ama­ri­llos, ini­cia­das el pa­sa­do 17 de no­viem­bre, al­can­za ni­ve­les in­quie­tan­tes y el sec­tor tu­rís­ti­co es­tá acu­san­do du­ra­men­te el gol­pe. Los ho­te­les la­men­tan la anu­la­ción de re­ser­vas y las tien­das, la pér­di­da de ven­tas en vís­pe­ras de las fies­tas na­vi­de­ñas.

El Go­bierno ha ce­di­do a la pre­sión de la ca­lle y ha anu­la­do la subida del im­pues­to de la ga­so­li­na que desató la re­vuel­ta, pe­ro ni eso, ni los múl­ti­ples lla­ma­mien­tos a la cal­ma lan­za­dos por sin­di­ca­tos, or­ga­ni­za­cio­nes pro­fe­sio­na­les y los sec­to­res más mo­de­ra­dos del mo­vi­mien­to de­tie­ne la ola de con­tes­ta­ción que tie­ne en su pun­to de mi­ra al pre­si­den­te fran­cés.

SI­LEN­CIO DE MA­CRON Mien­tras tan­to, el pre­si­den­te Em­ma­nuel Ma­cron man­tie­ne si­len­cio. No se di­ri­gi­rá a los fran­ce­ses has­ta prin­ci­pios de la pró­xi­ma se­ma­na «pa­ra no echar le­ña al fue­go», se­gún ha di­cho el pre­si­den­te de la Asam­blea Na­cio­nal, Ri­chard Fe­rrand. Ma­cron bus­ca una puer­ta de sa­li­da a una cri­sis que ame­na­za se­ria­men­te su man­da­to y con­fía en que las me­di­das del Go­bierno ero­sio­nen el apo­yo de la opi­nión pú­bli­ca a los cha­le­cos ama­ri­llos. De mo­men­to, el 68% de los fran­ce­ses les apo­yan y el 59% pi­de que si­gan ade­lan­te.

Pe­ro el mi­nis­tro del In­te­rior, Chris­top­he Cas­ta­ner, con­si­de­ra que el mo­vi­mien­to se ha ra­di­ca­li­za­do y es­tá le­jos de las ma­ni­fes­ta­cio­nes pa­cí­fi­cas del 17 de no­viem­bre. «Han tras­pa­sa­do los lí­mi­tes de la le­ga­li­dad re­pu­bli­ca­na», ha di­cho tras acu­sar­les de mos­trar «un odio ali­men­ta­do por com­plo­tis­tas de to­do pe­la­je». Tam­bién el por­ta­voz gu­ber­na­men­tal, Ben­ja­min Gri­vaux, ha ad­ver­ti­do de que los «ver­da­de­ros» cha­le­cos ama­ri­llos no pue­den con­ver­tir­se en es­cu­dos hu­ma­nos de «ele­men­tos po­li­ti­za­dos y radicalizados que in­ten­tan ins­tru­men­ta­li­zar el mo­vi­mien­to».

La re­vuel­ta de los cha­le­cos ama­ri­llos no es la úni­ca a la que se en­fren­ta el Eje­cu­ti­vo. Los es­tu­dian­tes lle­van to­da la se­ma­na blo­quean­do li­ceos e ins­ti­tu­tos en pro­tes­ta por las re­for­mas de ac­ce­so a la uni­ver­si­dad y en nu­me­ro­sas lo­ca­li­da­des se han pro­du­ci­do dis­tur­bios.

En ese con­tex­to, el ví­deo que mues­tra la hu­mi­llan­te de­ten­ción de 151 ado­les­cen­tes, de ro­di­llas y con las ma­nos en la ca­be­za, en Man­tes–la–Jo­lie, al no­roes­te de la ciu­dad de Pa­rís, no ayu­da­rá a cal­mar los áni­mos. In­te­rior ha pro­me­ti­do una in­ves­ti­ga­ción.

Es­tu­dian­tes de­te­ni­dos y arro­di­lla­dos.

AFP / JEAN-PHI­LIP­PE KSIAZEK

Pro­tes­ta de los es­tu­dian­tes en las ca­lles de Lyón, ayer.

Ima­gen del ví­deo de la po­lé­mi­ca de­ten­ción de mi­les de es­tu­dian­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.