Sán­chez quie­re re­unir­se con To­rra con los Pre­su­pues­tos en­ca­rri­la­dos

El Go­bierno obli­ga a los par­ti­dos a re­tra­tar­se con una nue­va vo­ta­ción del dé­fi­cit an­tes de Na­vi­dad La Mon­cloa con­fía en ce­rrar la reunión con el ‘pre­si­dent’ en Barcelona jus­to an­tes del 21-D

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Política - I. MÁR­MOL P. ALLENDESALAZAR

En la Mon­cloa no quie­ren pro­nun­ciar la pa­la­bra op­ti­mis­mo, pe­ro des­ti­lan cier­ta es­pe­ran­za de que, a úl­ti­ma ho­ra y a pe­sar de las di­fi­cul­ta­des, con­se­gui­rán ce­rrar el en­cuen­tro en­tre Pe­dro Sán­chez y Quim To­rra. Cuan­do el pre­si­den­te del Go­bierno lle­gue a Barcelona pa­ra pre­si­dir el Con­se­jo de Mi­nis­tros que se ce­le­bra­rá en la ca­pi­tal ca­ta­la­na el 21 de di­ciem­bre, irá con el trá­mi­te de los Pre­su­pues­tos en­cau­za­do y con la ex­pec­ta­ti­va de que los par­ti­dos in­de­pen­den­tis­tas le per­mi­tan res­pi­rar un po­co al des­es­ti­mar la pre­sen­ta­ción de en­mien­das a la to­ta­li­dad las cuen­tas pú­bli­cas.

Pa­ra po­der lle­gar a la ci­ta con los de­be­res he­chos y re­for­zar la pre­sión so­bre el ‘pre­si­dent’, el Eje­cu­ti­vo cen­tral apro­bó ayer, de nue­vo, los ob­je­ti­vos de dé­fi­cit que em­bri­dan esos Pre­su­pues­tos. Si se pi­sa el ace­le­ra- dor, el Con­gre­so po­dría lle­var­los al úl­ti­mo pleno an­tes de las fies­tas na­vi­de­ñas, el del 18 al 20 de di­ciem­bre. Se­rá la se­gun­da vez que se so­me­ta a vo­ta­ción el mis­mo pro­yec­to. En ju­lio Sán­chez se lle­vó su pri­mer fra­ca­so co­mo pre­si­den­te cuan­do los alia­dos que un mes an­tes le ha­bían apo­ya­do en la mo­ción de cen­su­ra le de­ja­ron en la es­ta­ca­da.

PRI­MER FRA­CA­SO La sen­da de dé­fi­cit sus­pen­dió el exa­men par­la­men­ta­rio cuan­do Uni­dos Po­de­mos de­ci­dió abs­te­ner­se y arras­tró en efec­to do­mi­nó al res­to de alia­dos ne­ce­sa­rios (ERC, PDECat y Com­pro­mís), pues­to que sus apo­yos hu­bie­ran sa­li­do gra­tis fren­te al re­cha­zo de PP, Ciu­da­da­nos, Coa­li­ción Ca­na­ria, UPN y Bil­du.

Los en­ton­ces so­cios de Sán­chez apos­ta­ron al ma­xi­ma­lis­mo. La ministra de Eco­no­mía, Na­dia Cal­vi­ño, ha­bía ama­rra­do en Bru­se­las el per­mi­so pa­ra ele­var el dé­fi­cit pú­bli­co al 1,8% en el 2019 , fren­te a las pre­vi­sio­nes del 1,3% que que de­jó Ma­riano Ra­joy, lo que im­pli­ca­ba 6.000 mi­llo­nes de eu­ros más de mar­gen y evi­ta- ba un ajus­te de 11.000 mi­llo­nes de eu­ros el año que vie­ne. Pa­ra sor­pre­sa y en­fa­do del Go­bierno, la sen­da de dé­fi­cit fue re­cha­za­da.

En dos se­ma­nas, es­te mis­mo pro­yec­to vuel­ve al Con­gre­so sin que el Go­bierno le ha­ya to­ca­do una co­ma. La si­tua­ción po­lí­ti­ca, sin em­bar­go, sí ha cam­bia­do, con los re­sul­ta­dos en An­da­lu­cía y la en­tra­da de Vox en las ins­ti­tu­cio­nes. Con es­ta pre­sión, los gru­pos de­be­rán vol­ver a vo­tar la sen­da de dé­fi­cit y re­tra­tar­se. El re­sul­ta­do en sí mis­mo no es tras­cen­den­te: el Se­na­do si­gue te­nien­do la ca­pa­ci­dad de su­per­vi­sar el ob­je­ti­vo que aprue­be el Con­gre­so por­que la pin­za PP-Cs ha im­pe­di­do al Go­bierno tra­mi­tar por vía de ur­gen­cia una reforma de ley de es­ta­bi­li­dad pa­ra le­van­tar esa ca­pa­ci­dad de blo­queo.

La vo­ta­ción es sus­tan­ti­va por­que obli­ga a los par­ti­dos a re­vi­sar­se y Sán­chez me­di­rá has­ta dón­de asus­ta Vox. Si su­pera la vo­ta­ción, la Cá­ma­ra ba­ja pre­vi­si­ble­men­te tum­ba­rá el ob­je­ti­vo del 1,8% y por ello la ministra de Ha­cien­da, Ma­ría Jesús Mon­te­ro, ya tie­ne las cuen­tas pre­pa­ra­das con la sen­da del 1,3% que de­jó Ra­joy.

NO TI­RAR LA TOA­LLA En to­do ca­so, con 6.000 mi­llo­nes de gasto pa­ra las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas más o me­nos, Sán­chez lle­ga­rá a Barcelona con las cuen­tas pú­bli­cas que la reali­dad le per­mi­te ba­jo el bra­zo. Y es­pe­ra po­der dis­cu­tir­las con To­rra. Has­ta aho­ra, el Go­vern ha res­pon­di­do con frial­dad a la ini­cia­ti­va del pre­si­den­te y ha re­cla­ma­do un for­ma­to de cum­bre en­tre dos es­ta­dos, al­go a lo que la Mon­cloa se nie­ga. Aun así, el Eje­cu­ti­vo con­fía en po­der ce­rrar la ci­ta en el úl­ti­mo ins­tan­te. Fuen­tes gu­ber­na­men­ta­les ase­gu­ran que no han «ti­ra­do la toa­lla» y de­jan la puer­ta abier­ta a que Sán­chez se pue­da des­pla­zar a Barcelona an­tes del Con­se­jo de Mi­nis­tros pa­ra fa­ci­li­tar el en­cuen­tro dán­do­le ma­yor re­lie­ve.

La ci­ta co­bra es­pe­cial sig­ni­fi­ca­ción por­que lle­ga­ría jus­to an­tes del pri­mer trá­mi­te par­la­men­ta­rio que de­ter­mi­na­rá tan­to el fu­tu­ro de los Pre­su­pues­tos co­mo el de Sán­chez. Si ERC no pre­sen­ta en­mien­da a la to­ta­li­dad (el PDECat ya ha di­cho que no lo ha­rá), el pre­si­den­te ten­drá un mes de oxí­geno po­lí­ti­co por­que las cuen­tas pú­bli­cas avan­za­rán. Si los in­de­pen­den­tis­tas, en cam­bio, tor­pe­dean el pri­mer paso del Pre­su­pues­to, Sán­chez se que­da­rá sin ai­re y la con­vo­ca­to­ria de las ge­ne­ra­les se pre­ci­pi­ta­ría en pleno au­ge de Vox.

ERC y PDECat son claves pa­ra que las cuen­tas avan­cen y evi­tar elec­cio­nes ge­ne­ra­les en pri­ma­ve­ra

EFE / JUAN­JO MAR­TÍN

El pre­si­den­te del Go­bierno, Pe­dro Sán­chez, lle­ga al Con­gre­so de los Dipu­tados, el pa­sa­do jue­ves.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.