«Sán­chez aca­ba­rá co­mo Díaz si no es­cu­cha a Ca­ta­lun­ya»

JÉS­SI­CA AL­BIACH Pre­si­den­ta del gru­po par­la­men­ta­rio de Ca­ta­lun­ya en Co­mú Po­dem

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Política - RO­GER PAS­CUAL

— ¿Ha cam­bia­do al­go en el ta­ble­ro po­lí­ti­co pa­ra que se pue­dan lle­gar a apro­bar los pre­su­pues­tos es­pa­ño­les y/o ca­ta­la­nes?

— Nin­gún terrri­to­rio pue­de man­te­ner­se al mar­gen de las di­ná­mi­cas es­ta­ta­les. Eso es al­go en lo que tie­ne que ver el Go­vern de Ca­ta­lun­ya. Es una de las gran­des lec­cio­nes que po­de­mos sa­car de las elec­cio­nes an­da­lu­zas. Si Pe­dro Sán­chez no es­cu­cha a Ca­ta­lun­ya aca­ba­rá co­mo Su­sa­na Díaz. Una apro­ba­ción de pre­su­pues­tos se ha­ce aún más ne­ce­sa­ria pa­ra vol­ver a re­unir las ma­yo­rías de la mo­ción de cen­su­ra y plan­tar ca­ra a la ex­tre­ma de­re­cha.

— ¿Cree que Sán­chez y los par­ti­dos in­de­pen­den­tis­tas es­tán dis­pues­tos a ha­cer al­gún mo­vi­mien­to?

—Es una bue­na se­ñal que Sán­chez ha­ya de­ci­di­do pre­sen­tar por fin los Pre­su­pues­tos. Y creo que las fuer­zas in­de­pen­den­tis­tas ten­drían que to­mar no­ta. Pa­ra re­ver­tir la de­sigual­dad y sa­lir de una dé­ca­da de re­cor­tes y de los sie­te po­dios de la ver­güen­za Ca­ta­lun­ya no ne­ce­si­ta apro­bar un pre­su­pues­to sino tres: ne­ce­si­ta­mos Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les del Es­ta­do (PGE), que son los más pro­gre­sis­tas de la his­to­ria, tam­bién unos pre­su­pues­tos en Ca­ta­lun­ya so­cia­les y ex­pan­si­vos pa­ra re­ver­tir los re­cor­tes y tam­bién son im­por­tan­tes los de Barcelona. Y con es­ta tri­ple ecua­ción em­pe­zar a ga­nar la pró­xi­ma dé­ca­da. To­das te­ne­mos que arre­man­gar­nos, de­jar de la­do la cal­cu­la­do­ra elec­to­ral y po­ner­nos a tra­ba­jar por el bien de Ca­ta­lun­ya. Aquí el vi­ce­pre­si­den­te Pe­re Ara­go­nès tie­ne que de­ci­dir qué quie­re ha­cer: te­ne­mos que ver qué ofre­ce por­que de mo­men­to pa­re­ce que quie­ra lle­var a ERC ha­cia una nue­va Con­ver­gèn­cia. No ha­bla de re­ver­tir re­cor­tes, no ha­bla de la reforma fis­cal y no­so­tros le pe­di­mos que pien­se en las cla­ses tra­ba­ja­do­ras.

— An­tes pe­dían a los in­de­pen­den­tis­tas que vo­ta­ran los PGE pa­ra me­jo­rar la si­tua­ción de las cla­ses po­pu­la­res ca­ta­la­nas. Aho­ra aña­den pa­ra fre­nar el dis­cur­so del odio.

— A na­die le in­tere­sa que es­te tri­par­ti­to que aso­ma en An­da­lu­cía lle­gue al Es­ta­do. Unos Pre­su­pues­tos de con­ti­nui­dad de la aus­te­ri­dad de Ma­riano Ra­joy no be­ne­fi­cian en ab­so­lu­to a Ca­ta­lun­ya. El Go­bierno de Sán­chez no es nues­tro Go­bierno, pe­ro sí que es ga­ran­tía si no­so­tros es­ta­mos al la­do pa­ra te­ner unos Pre­su­pues­tos so­cia­les y re­ver­tir la ju­di­cia­li­za­ción que tan­to da­ño nos es­tá ha­cien­do.

— Pa­blo Iglesias acu­só en su día a los in­de­pen­den­tis­tas de con­tri­buir a des­per­tar al fas­cis­mo. ¿Coin­ci­de?

— Cuan­do Pa­blo hi­zo esas de­cla­ra­cio­nes era en me­dio de un mi­tin y des­pués ex­pli­có el ma­len­ten­di­do: en nin­gún ca­so es­ta­ba res­pon­sa­bi­li­zan­do a las fuer­zas in­de­pen­den­tis­tas. Yo no creo que ha­ya contribuido. El au­ge de la ex­tre­ma de­re­cha es ex­tre­ma­da­men­te preo­cu­pan­te y no so­lo en el Es­ta­do: he­mos vis­to lo que es­tá pa­san­do en el res­to de Eu­ro­pa, lo que es­tá pa­san­do con [Jair] Bol­so­na­ro en Bra­sil y en EEUU con [Do­nald] Trump. El me­jor an­tí­do­to pa­ra la ex­tre­ma de­re­cha son las po­lí­ti­cas so­cia­les. Quiends blan­quean el dis­cur­so de la ex­tre­ma de­re­cha son el PP y Cs.

— ¿Có­mo afec­ta al ta­ble­ro ca­ta­lán la irrup­ción de Vox?

—Es una fuer­za an­ti­cons­ti­tu­cio­na­lis­ta y es im­por­tan­te que las de­mo­crá­ti­cas plan­te­mos ca­ra. To­das te­ne­mos que re­nun­ciar a nues­tros má­xiu­nos mos; es­to ya no va de má­xi­mos, no va de par­ti­dos, sino que va de país.

— ¿Re­nun­ciar a má­xi­mos im­pli­ca re­nun­ciar al re­fe­rén­dum pac­ta­do?

— No, lo que sí que de­ci­mos so­bre el re­fe­rén­dum es que lo pri­me­ro que ne­ce­si­ta­mos es un pac­to de cla­ri­dad en Ca­ta­lun­ya don­de de­ci­da­mos en­tre to­das la pre­gun­ta del re­fe­rén­dum, sus ga­ran­tías, có­mo leer el re­sul­ta­do y lue­go ir a ha­blar con el Es­ta­do so­bre có­mo ha­cer el re­fe­rén­dum que Ca­ta­lun­ya me­re­ce. Hay que ha­cer un fren­te an­ti­rre­pre­si­vo, con­ti­nuar te­jien­do alian­zas pa­ra avan­zar en el de­re­cho a de­ci­dir y el blin­da­je de los de­re­chos so­cia­les.

— ¿Ha ha­bi­do al­gún avan­ce en la úl­ti­ma se­ma­na en la ne­go­cia­ción de los pre­su­pues­tos ca­ta­la­nes?

— La reunión de la se­ma­na pa­sa­da con Ara­go­nès fue de­cep­cio­nan­te: vi­nie­ron sin nin­gu­na pro­pues­ta. Ha pa­sa­do una se­ma­na y no nos han di­cho na­da. Sin un do­cu­men­to ni una pro­pues­ta no nos sen­ta­re­mos por­que cree­mos que no es el mo­men­to de fo­tos ni sim­bo­lis­mos sino de po­ner­nos a tra­ba­jar por el bien del país. Si el Go­vern no nos quie­re es­cu­char a no­so­tros, ten­drá que es­cu­char a los co­lec­ti­vos que se han ma­ni­fes­ta­do en las úl­ti­mas se­ma­nas con­tra los re­cor­tes.

— ¿Creen que los dos par­ti­dos de Go­vern no se po­nen de acuer­do? ¿Es­tán real­men­te bus­can­do su apo­yo o ya les va bien pro­rro­gar?

— Des­de el mi­nu­to ce­ro es­ta­mos vien­do es­tra­te­gias con­tra­dic­to­rias y ma­ni­fes­ta­cio­nes que no tie­nen na­da que ver una co­sa con la otra. Yo no sé si no tie­nen vo­lun­tad de apro­bar los pre­su­pues­tos o no se po­nen de acuer­do. Lo que ha­go es un lla­ma­mien­to a la res­pon­sa­bi­li­dad y a que ha­gan el fa­vor de acla­rar­se. La gen­te les dio ma­yo­ría ha­ce un año pa­ra que go­ber­na­sen y no lo han he­cho, sino que se han pe­lea­do en­tre ellos. La si­tua­ción en el país es tan gra­ve que no po­de­mos per­der el tiem­po. Quie­ro pen­sar que no quie­ren pro­rro­gar, quie­ro pen­sar que tie­nen al­tu­ra de mi­ras, quie­ro pen­sar que es­tán in­ten­tan­do re­sol­ver no sé bien qué pen­san­do en la ciu­da­da­nía.

«Ara­go­nès tie­ne que de­ci­dir qué quie­re ha­cer. De mo­men­to pa­re­ce que quie­ra lle­var a ERC ha­cia una nue­va CDC»

— ¿En­ten­de­ría su elec­to­ra­do que ava­la­ran unos pre­su­pues­tos que no re­vier­tan to­tal­men­te los re­cor­tes y que no in­clu­yan una reforma fis­cal pro­gre­si­va?

— Lo que pre­sen­ta­mos al Go­vern no es nues­tro pro­gra­ma elec­to­ral, no es la re­ver­sión to­tal de los re­cor­tes. Yo creo que nues­tro elec­to­ra­do es muy cons­cien­te de la ne­ce­si­dad que tie­ne el país. No­so­tros es­ta­mos dis­pues­tos a ne­go­ciar unas ne­ce­si­da­des bá­si­cas. Es­ta res­pon­sa­bi­li­dad tie­ne que ser com­par­ti­da: si no quie­ren apro­bar los PGE ni ha­cer una reforma fis­cal, ¿de dón­de quie­ren sa­car el di­ne­ro?

— ¿Les preo­cu­pa que So­bi­ra­nis­tes pue­da aca­bar sien­do una es­ci­sión de los ‘co­muns’ co­mo le pa­só al PSC con su sec­tor ca­ta­la­nis­ta?

— Aho­ra no pen­sa­mos en la in­ter­na sino en la ex­ter­na. Ese es­ce­na­rio no lo con­tem­plo en nin­gún ca­so. No­so­tros de­mos­tra­mos en ca­da ac­to que so­mos una fuer­za soberanista.

RI­CARD CU­GAT

La di­ri­gen­te de los ‘co­muns’ Jés­si­ca Al­biach po­sa pa­ra EL PE­RIÓ­DI­CO en el pa­seo de Sant Joan de Barcelona.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.