«Fir­mé 15 ho­ras y tra­ba­ja­ba más de 30»

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Economía -

Pa­ra Ire­ne Na­va­rro, la pa­la­bra con­tra­to no es­tá aso­cia­da al ad­je­ti­vo du­ra­de­ro. Dio el sal­to al mun­do la­bo­ral el año pa­sa­do, en­tran­do a tra­ba­jar pa­ra la mar­ca de ro­pa Stra­di­va­rius. Al po­co se cam­bió a Par­fois, otra mar­ca de ro­pa y ac­ce­so­rios, en un tras­la­do que le per­mi­tió tra­ba­jar más cer­ca de su ca­sa. No obs­tan­te, lo que de­bía ser un pe­rio­do de adap­ta­ción pa­ra un tra­ba­jo de me­dia jor­na­da se con­vir­tió de pron­to en una enor­me res­pon­sa­bi­li­dad.

Si el con­tra­to fir­ma­do era de 15 ho­ras se­ma­na­les, Ire­ne re­la­ta que ha­cía nor­mal­men­te en­tre 30 y 40 ho­ras. «Era un su­pli­cio, te­nía que lle­gar a la tien­da dos ho­ras an­tes de que abrie­ran» afir­ma, que­ján­do­se de un suel­do «in­su­fi­cien­te». Co­bra­ba 5 eu­ros la ho­ra, pe­ro mu­chas de las ho­ras ex­tras no las lle­gó a in­gre­sar nun­ca. «Mi com­pa­ñe­ra y yo asu­mía­mos mu­cha res­pon­sa­bi­li­dad y no co­brá­ba­mos en con­se­cuen­cia. Los en­car­ga­dos no es­ta­ban, nos de­ja­ban so­las y sin ayu­da pa­ra to­do el vo­lu­men de tra­ba­jo que te­nía­mos», se que­ja.

Ire­ne tra­ba­ja­ba y tra­ba­ja pa­ra cos­tear­se los es­tu­dios y con­tri­buir en ca­sa. Sa­tu­ra­da por un con­tra­to par­cial que es­con­día una jor­na­da com­ple­ta,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.