En Barcelona ha ha­bi­do 21 des­de el 2009

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Sociedad -

nos mé­di­cos. Así lo ex­pli­ca el pre­si­den­te del Ob­ser­va­to­rio, Je­ró­ni­mo Fer­nán­dez, que in­sis­te en que los pro­fe­sio­na­les co­le­gia­dos, con sus ba­tas blan­cas, ofre­cen un plus de con­fian­za y se­gu­ri­dad al pa­cien­te. O al me­nos de­be­rían.

Pe­ro hay oca­sio­nes en las que, sin em­bar­go, el eco de las seu­do­cien­cias vie­ne de den­tro del pro­pio co­lec­ti­vo. Y es ahí don­de los co­le­gios pro­fe­sio­na­les en­tran en jue­go. «En el 2016 abri­mos un ex­pe­dien­te con­tra un mé­di­co que ha­bía es­ta­do tra­tan­do un pa­cien­te con cán­cer ter­mi­nal con agua de luz pa­ra ali­viar el do­lor de la me­tás­ta­sis y que, ade­más, le ha­bía ale­ja­do de los cui­da­dos pa­lia­ti­vos. Con­si­de­ra­mos que los he­chos eran muy gra­ves, por lo que pe­di­mos un año y me­dio de in­ha­bi­li­ta­ción, el má­xi­mo que po­día­mos pe­dir se­gún la ti­pi­fi­ca­ción de las fal­tas», ex­pli­ca Mer­ce­des Martínez. «El ca­so es­tá aho­ra mis­mo en ma­nos del Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia y pre­ve­mos que se so­lu­cio­ne el año que vie­ne. Mien­tras tan­to, el mé­di­co en cues­tión ha se­gui­do ejer­cien­do, con­tra el cri­te­rio del co­le­gio. Ade­más, da­do que no te­ne­mos ca­pa­ci­dad ins­pec­to­ra, no sa­be­mos si ha se­gui­do pro­mo­vien­do es­tas mis­mas prác­ti­cas», aña­de la abo­ga­da.

EX­PE­DIEN­TES ABIER­TOS Pe­ro las ma­las pra­xis re­la­cio­na­das con pseu­do­te­ra­pias no son, ni de le­jos, el prin­ci­pal fo­co de ex­pe­dien­tes de los co­le­gios de mé­di­cos. En Barcelona, de los 300 ca­sos que se tra­ba­jan por año en el Col·le­gi de Met­ges de la ciu­dad, son muy po­cos los que co­rres­pon­den al uso de al­ter­na­ti­vas te­ra­péu­ti­cas sin evi­den­cia. Su in­ci­den­cia, sin em­bar­go, ha ido au­men­tan­do en los úl­ti­mos años. «El nú­me­ro de de­nun­cias que nos lle­gan so­bre seu­do­te­ra­pias ha ido cre­cien­do, por lo que en­ten­de­mos que ca­da vez son más los ciu­da­da­nos que es­tán per­dien­do la ver­güen­za de ex­pli­car que han si­do es­ta­fa­dos en mo­men­tos de de­bi­li­dad», ex­pli­ca el se­cre­ta­rio del COMB.

«Aun así, tam­bién hay que de­cir que re­ci­bi­mos mu­chos men­sa­jes re­la­tan­do ca­sos de es­pe­cial gra­ve­dad que al final se que­dan en na­da. O por fal­ta de prue­bas o por­que el afec­ta­do no se atre­ve a de­nun­ciar», ma­ti­za la abo­ga­da, quien re­cuer­da la im­por­tan­cia de rom­per el si­len­cio so­bre es­tas ma­las prác­ti­cas.

en Me­di­ci­na y De­re­cho, tie­ne su con­sul­ta en Agui­lar de Cam­poo (Pa­len­cia). A ella acu­den en­fer­mos de to­da España en una ver­da­de­ra pe­re­gri­na­ción. Es un mé­di­co co­le­gia­do –ade­más de em­pre­sa­rio pas­te­le­ro– y sus pa­cien­tes de­rro­chan con­fian­za cie­ga en sus tra­ta­mien­tos. Tan­to que al­gu­nos lo lla­man San Ga­briel. Ro­dea­do de de­ce­nas de plan­tas, par­ti­tu­ras y un lo­ro, Ruiz re­ci­be en su des­pa­cho al clien­te, le to­ma la mano y le pre­gun­ta qué le pa­sa.

De­fien­de la idea de que el cán­cer tie­ne un con­flic­to emo­cio­nal. Si se re­suel­ve, adiós al tu­mor. Par­ti­da­rio del po­der cu­ra­ti­vo de las plan­tas, po­ne en el te­la de jui­cio la qui­mio­te­ra­pia. Él re­ce­ta a sus pa­cien­tes –a los que di­ce no co­brar si no tie­nen ca­pa­ci­dad eco­nó­mi­ca– una die­ta de fru­ta y ver­du­ra, así co­mo lim­piar y re­ge­ne­rar el cuer­po. Es firme de­fen­sor del MMS (Su­ple­men­to Mi­ne­ral Mi­la­gro­so, un de­ri­va­do de la le­jía prohi­bi­do co­mo me­di­ca­men­to des­de el 2010) pa­ra to­do ti­po de mal, in­clui­do el cán­cer. Ac­tual­men­te, la Fis­ca­lía Ge­ne­ral del Es­ta­do ha abier­to una in­ves­ti­ga­ción con­tra los gu­rús que pu­bli­ci­tan el MMS (clo­ri­to de so­dio).

La mu­jer de Ruiz su­frió un cán­cer de ma­ma y, se­gún él mis­mo con­fe­só al pro­gra­ma de Cua­tro En el pun­to de mi­ra, mu­rió de un in­far­to. La fis­ca­lía qui­so in­ves­ti­gar si el fa­lle­ci­mien­to es­tu­vo re­la­cio­na­do con la fal­ta de qui­mio­te­ra­pia, pe­ro la cau­sa se ar­chi­vó.

En los úl­ti­mos tres años, so­lo en Ma­drid se han abier­to 10 ex­pe­dien­tes.

Ga­briel Ruiz re­ce­ta MMS a pe­sar de que la fis­ca­lía es­tá aco­rra­lan­do el pro­duc­to ile­gal

El Col·le­gi de Met­ges de Barcelona ha vuel­to a in­ha­bi­li­tar a Vi­cen­te He­rre­ra

VI­CEN­TE HE­RRE­RA

El pa­sa­do mes de abril, el Col·le­gi de Met­ges de Barcelona (COMB) san­cio­nó con cin­co años de in­ha­bi­li­ta­ción pa­ra el ejer­ci­cio de la pro­fe­sión mé­di­ca a uno de sus co­le­gia­dos, Vi­cen­te He­rre­ra, que tra­ta­ba a en­fer­mos de cán­cer con te­ra­pias sin ba­se cien­tí­fi­ca en sus con­sul­tas de Barcelona y Cas­te­llón. En los años 90, He­rre­ra ya fue fue in­ha­bi­li­ta­do dos años por el mis­mo mo­ti­vo: di­vul­gar y po­ner en prác­ti­ca el mé­to­do Ha­mer, tam­bién co­no­ci­do co­mo nue­va me­di­ci­na ger­má­ni­ca, crea­do por el mé­di­co ale­mán Ry­ke Geerd Ha­mer, que en 1981 proel pug­nó que los tu­mo­res son un pro­ce­so que el or­ga­nis­mo po­ne en mar­cha a con­se­cuen­cia de un cho­que emo­cio­nal, un ti­po de pos­tu­la­do que va uni­do al re­cha­zo al tra­ta­mien­to mé­di­co (qui­mio­te­ra­pia). Ha­mer ase­gu­ró que tan­to él co­mo su mu­jer ha­bían su­fri­do cán­cer tras la muer­te vio­len­ta de su hi­jo.

AL­BER­TO MAR­TÍ BOSCH

Li­cen­cia­do en Me­di­ci­na, se pre­sen­ta co­mo exon­có­lo­go pe­diá­tri­co. Su cu­rrí­cu­lum es­tá inun­da­do por tí­tu­los con­se­gui­dos en cen­tros in­ter­na­cio­na­les so­bre «me­di­ci­na or­to­mo­le­cu­lar, al­te­ra­ti­va y ho­meo­pá­ti­ca». Es el fun­da­dor del gru­po de cen­tros Adi­vi­da, don­de se prac­ti­can to­do ti­po de te­ra­pias sin ba­se cien­tí­fi­ca. En

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.