Las bi­cis de al­qui­ler in­va­den las ace­ras de L’Hos­pi­ta­let

Los ciu­da­da­nos de­nun­cian el «caos» que han ge­ne­ra­do los vehícu­los de Mo­bi­ke El ayuntamiento re­pli­ca que ha re­ci­bi­do po­cas que­jas por apar­ca­mien­to incorrecto

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Gran Barcelona Cosas De La Vida Gran Barcelona - AI­TA­NA GLASSER

Hos­pi­ta­let se su­mó el pa­sa­do mes de sep­tiem­bre a la mo­da de la mo­vi­li­dad com­par­ti­da. Sin em­bar­go, el des­em­bar­co de 500 bi­ci­cle­tas in­te­li­gen­tes de la com­pa­ñía chi­na Mo­bi­ke, que se pre­vé que al­can­cen el mi­llar, ha sus­ci­ta­do que­jas en­tre los ve­ci­nos de la lo­ca­li­dad, que han vis­to có­mo es­tos vehícu­los han in­va­di­do ace­ras, pla­zas y de­más es­pa­cios pea­to­na­les. A di­fe­ren­cia de otros ser­vi­cios de bi­cis­ha­ring, Mo­bi­ke no dis­po­ne de pun­tos fi­jos de es­ta­cio­na­mien­to ni de un me­ca­nis­mo que per­mi­ta atar las bi­ci­cle­tas a los pun­tos de apar­ca­mien­to au­to­ri­za­dos, sino que el sis­te­ma de cie­rre –con un can­da­do que blo­quea la rue­da tra­se­ra del vehícu­lo me­dian­te la apli­ca­ción mó­vil cuan­do fi­na­li­za el via­je– per­mi­te estacionar en cual­quier lu­gar.

Es­to, en uno de los mu­ni­ci­pios con ma­yor den­si­dad de po­bla­ción de Es­pa­ña, pue­de aca­rrear ries­gos, es­pe­cial­men­te si se su­ma al in­ci­vis­mo de los usua­rios. Es jus­to lo que ha le­van­ta­do am­po­llas en­tre los ciu­da­da­nos que se que­jan de los pe­li­gros que su­po­ne, so­bre to­do para per­so­nas con mo­vi­li­dad re­du­ci­da, ma­yo­res e in­vi­den­tes. «La si­tua­ción era de pre­ver, por­que en otras ciu­da­des ya ha ocu­rri­do», co­men­ta Óscar Mar­tí­nez, uno de los ve­ci­nos más ac­ti­vos en la de­nun­cia del sis­te­ma de Mo­bi­ke.

Bar­ce­lo­na ya re­cha­zó la lle­ga­da de es­te modelo a la ciudad, por aho­ra ins­ta­la­do en Ma­drid y Za­ra­go­za. Óscar Mar­tí­nez, que vi­ve en el ba­rrio del Cen­tre, don­de más se usa es­te ser­vi­cio jun­to a San­ta Eu­là­lia y Bell­vit­ge, de­nun­cia que se ha pues­to «un modelo de ne­go­cio por en­ci­ma de la ac­ce­si­bi­li­dad y el or­den de la ciudad» y que las reite­ra­das que­jas tan­to a la Ad­mi­nis­tra­ción co­mo a la com­pa­ñía han caí­do en sa­co ro­to. «La res­pues­ta de la em­pre­sa es que pa­sa­rán a re­co­ger­la y no pa­san; la de la Guar­dia Ur­ba­na, que es una em­pre­sa pri­va­da y so­lo pue­den avi­sar, y para el Ayuntamiento son ca­sos pun­tua­les».

Así lo de­fien­de Jo­sé M. Gar­cía Mom­pel, te­nien­te de al­cal­de de Se­gu­ri­dad, Con­vi­ven­cia y Ci­vis­mo del Ayuntamiento de L’Hos­pi­ta­let, que ca­li­fi­ca de exi­to­so el ser­vi­cio y ex­pli­ca

Las bi­ci­cle­tas no lle­van ca­de­na para atar­las y el usua­rio pue­de de­jar­las blo­quea­das en cual­quier lu­gar

La em­pre­sa no san­cio­na a los via­je­ros que in­cum­plen la nor­ma­ti­va de es­ta­cio­na­mien­to y pre­fie­re «edu­car»

que el con­sis­to­rio «prác­ti­ca­men­te no ha re­ci­bi­do que­jas», al­go que cho­ca con lo que co­men­tan los ve­ci­nos, que han inun­da­do las re­des con fo­to­gra­fías de vehícu­los mal es­ta­cio­na­dos y ase­gu­ran ha­ber pre­sen­ta­do un cen­te­nar an­te la Sín­di­ca de Greu­ges. «Des­de el con­sis­to­rio di­cen que tie­nen con­cien­cia de cin­co que­jas por bi­ci­cle­tas mal apar­ca­das y es sor­pren­den­te, por­que so­lo con las que he he­cho yo a la Guar­dia Ur­ba­na ya hay mu­chas más», ra­ti­fi­ca Mar­tí­nez.

PRO­BLE­MAS «NO INSALVABLES» No obs­tan­te, Gar­cía Mom­pel se­ña­la que «la ma­yo­ría de vehícu­los es­tán bien apar­ca­dos» y que «no se tra­ta de un pro­ble­ma ge­ne­ra­li­za­do» pe­ro que, co­mo cual­quier ser­vi­cio que se ins­ta­la por pri­me­ra vez, ha ge­ne­ra­do «va­rie­dad de opi­nio­nes», al­gu­nas de las cua­les re­fle­jan pro­ble­mas «que no son insalvables». En la mis­ma lí­nea se mue­ve el di­rec­tor ge­ne­ral de Mo­bi­ke Es­pa­ña, Hu­nab Mo­reno, que re­mar­ca que la com­pa­ñía tra­ba­ja en co­la­bo­ra­ción con el ayuntamiento, el cual in­for­ma de las bi­ci­cle­tas mal apar­ca­das, que pos­te­rior­men­te re­ti­ra el ser­vi­cio de re­co­gi­da que dia­ria­men­te pa­tru­lla la ciudad.

Al­go que con­tra­di­ce de nue­vo la ver­sión de los ve­ci­nos, que nie­gan ha­ber­lo pre­sen­cia­do. «No he­mos vis­to nun­ca a na­die de la em­pre­sa ha­cien­do una ac­tua­ción; ade­más, en­ten­de­mos que la pre­ci­sión del GPS im­pi­de sa­ber si la bi­ci es­tá bien apar­ca­da en una ace­ra, si es­ta es es­tre­cha o an­cha o si im­pi­de el pa­so a pea­to­nes», de­fien­de Marc Folch, por­ta­voz de la aso­cia­ción de usua­rios de bi­ci­cle­ta y de de­fen­sa del me­dio am­bien­te La Sa­bo­ga de L’Hos­pi­ta­let.

Des­de la com­pa­ñía ar­gu­men­tan que ya se han em­pren­di­do al­gu­nas ac­cio­nes para dar so­lu­ción a la po­lé­mi­ca, co­mo la crea­ción de 14 pun­tos de es­ta­cio­na­mien­to re­co­men­da­do o el lan­za­mien­to de una cam­pa­ña de edu­ca­ción y ci­vis­mo a tra­vés de las re­des y de la pro­pia apli­ca­ción. La em­pre­sa acha­ca la pro­ble­má­ti­ca a «una fal­ta de edu­ca­ción por par­te del usua­rio». Que se ha­ble so­lo de su­ge­ren­cias es pre­ci­sa­men­te lo que cris­pa a los ve­ci­nos, que pi­den más mano du­ra an­te un ser­vi­cio que in­ci­ta y «fa­ci­li­ta el in­ci­vis­mo», co­mo

Bi­cis de Mo­bi­ke en L’Hos­pi­ta­let.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.