La tri­lo­gía de las ma­dres

‘Sus­pi­ria’, de Lu­ca Gua­dag­nino, ver­sio­na li­bre­men­te el clá­si­co de Da­rio Ar­gen­to, pri­me­ra de sus tres en­tre­gas de ho­rror gó­ti­co y que tu­vo su pro­lon­ga­ción con ‘In­ferno’ y ‘La ma­dre del mal’

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Espectáculos - QUIM CA­SAS

La ma­ni­fies­ta po­pu­la­ri­dad del ci­ne de te­rror y fan­tás­ti­co, y tam­bién la ab­so­lu­ta per­mea­bi­li­dad del gé­ne­ro, que per­mi­te to­do ti­po de acer­ca­mien­tos, es­ti­los y mo­ti­vos ar­gu­men­ta­les, co­mo con­fir­ma ca­da año la pro­gra­ma­ción del Fes­ti­val de Sit­ges, es una de las ra­zo­nes por las cua­les se rea­li­zan tan­tos re­ma­kes, re­boots y se­cue­las de al­gu­nos de los tí­tu­los fun­da­cio­na­les de sus di­ver­sas eta­pas.

Des­de ha­ce años, la épo­ca que mar­ca el te­rri­to­rio de las nue­vas ver­sio­nes es el te­rror es­ta­dou­ni­den­se de ba­jo pre­su­pues­to de los años 70: se han ro­da­do re­ma­kes con más o me­nos in­te­rés de La no­che de Halloween, La ma­tan­za de Te­xas, Las co­li­nas tie­nen ojos, Pi­ra­ña, Ma­niac, Vier­nes 13 y La úl­ti­ma ca­sa a la iz­quier­da, en­tre otras. Da­rio Ar­gen­to es ita­liano, pe­ro su pro­duc­ción te­rro­rí­fi­ca de fi­na­les de los 70 es tan in­flu­yen­te co­mo la de To­be Hoo­per, Wes Cra­ven y John Car­pen­ter.

No es de ex­tra­ñar, por ello, la apa­ri­ción de un re­ma­ke de Sus­pi­ria (1977), más allá de que lo firme un rea­li­za­dor no es­pe­cia­li­za­do en el gé­ne­ro, Lu­ca Gua­dag­nino, y que es­ta ver­sión del 2018 lle­ga­ra a com­pe­tir en un fes­ti­val co­mo el de Ve­ne­cia, al que Ar­gen­to nun­ca tu­vo ac­ce­so. Es ade­más una pe­lí­cu­la muy im­por­tan­te en la evo­lu­ción del ci­neas­ta ita­liano. Tras la for­mi­da­ble Rojo oscuro (1976), Ar­gen­to ve­nía a ce­rrar su gran apor­ta­ción al gia­llo, mez­cla de th­ri­ller y te­rror que él mis­mo ha­bía ayu­da­do a ci­men­tar con El pá­ja­ro de las plu­mas de cris­tal, Cua­tro mos­cas so­bre ter­cio­pe­lo gris y El ga­to de nue­ve co­las.

Ar­gen­to inau­gu­ró con Sus­pi­ria una se­rie de fil­mes en­tron­ca­dos con el ci­ne gó­ti­co, en la es­te­la del di­rec­tor Ma­rio Ba­va y de la pin­tu­ra te­ne­bris­ta ita­lia­na. Sus­pi­ria tu­vo una suer­te de pro­lon­ga­ción con In­ferno (1982), en­ten­di­da en­ton­ces co­mo un díp­ti­co que vino a con­ver­tir­se en tri­lo­gía tar­día con La ma­dre del mal (2007). Es la de­no­mi­na­da tri­lo­gía de las ma­dres, re­la­tos so­bre­na­tu­ra­les di­se­ña­dos a par­tir de los con­cep­tos Sus­pi­rio­rum (Sus­pi­ros), Te­ne­braum (Os­cu- ri­dad) y La­chry­ma­rum (Lá­gri­mas).

Los co­lo­res en­fe­bre­ci­dos, los es­pa­cios geo­mé­tri­cos y las re­cor­da­das ban­das so­no­ras, en­tre te­rro­rí­fi­cas y sa­cras, fir­ma­das por el gru­po Go­blin pa­ra Sus­pi­ria y el sin­fó­ni­co Keith Emer­son pa­ra In­ferno, han si­do sus­ti­tui­das en el fil­me de Gua­dag­nino por to­na­li­da­des cro­má­ti­cas más neu­tras, de­co­ra­dos la­be­rín­ti­cos y las can­cio­nes y pie­zas ins­tru­men­ta­les de Thom Yor­ke, can­tan­te de Ra­diohead. Son cam­bios sig­ni­fi­ca­ti­vos, ade­más del aña­di­do de di­ver­sas ca­pas ar­gu­men­ta­les y per­so­na­jes inexis­ten­tes en la Sus­pi­ria de Ar­gen­to, ca­so del si­quia­tra en­car­na­do por una dis­fra­za­da Til­da Swin­ton.

El Mal no tie­ne ex­pli­ca­ción

Pa­ra el Ar­gen­to de es­tas tres pe­lí­cu­las, y tam­bién de obras que hi­zo muy in­flui­das por es­tas, co­mo Te­ne­bre, Phe­no­me­na, Trau­ma o El sín­dro­me de Stend­hal, el Mal no tie­ne nin­gu­na ex­pli­ca­ción y se ex­pre­sa en es­ta­do ab­so­lu­ta­men­te li­bre. Gua­dag­nino quie­re dar­le de­ma­sia­das ex­pli­ca­cio­nes mez­clan­do la his­to­ria de bru­jas de la es­cue­la de dan­za ber­li­ne­sa don­de acon­te­ce la ac­ción con las se­cue­las de la se­gun­da con­tien­da mun­dial y el au­ge del te­rro­ris­mo en los años 70, per­so­ni­fi­ca­do en la ban­da ra­di­cal de iz­quier­das Baa­der-Mein­hof. Eso sí, le ha­ce un gui­ño al fil­me de Ar­gen­to con la apa­ri­ción de Jes­si­ca Har­per, pro­ta­go­nis­ta del ori­gi­nal, en el pa­pel de la es­po­sa del psi­quia­tra.

El re­sul­ta­do, sien­do re­co­no­ci­ble la in­fluen­cia de Ar­gen­to, se apar­ta con­si­de­ra­ble­men­te de aquel es­ti­lo de te­rror ita­liano que hoy no es más vi­gen­te gra­cias al fil­me de Gua­dag­nino, sino que siem­pre ha es­ta­do pre­sen­te en el ima­gi­na­rio de los aman­tes del gé­ne­ro.

El di­rec­tor ita­liano qui­so se­guir la es­te­la de Ma­rio Ba­va y de la pin­tu­ra te­ne­bris­ta ita­lia­na

Rojo en­fe­bre­ci­do Har­per (iz­quier­da), en un fo­to­gra­ma de ‘Sus­pi­ria’, de Da­rio Ar­gen­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.