«He es­ta­do ha­cien­do te­ra­pia des­de ni­ña»

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Espectáculos - NAN­DO SALVÀ

La hi­ja de Me­la­nie Grif­fith y Don John­son aca­ba de es­tre­nar su se­gun­da co­la­bo­ra­ción con Lu­ca Gua­dag­nino,

con­tro­ver­ti­da re­vi­sión del clá­si­co del de Da­rio Ar­gen­to. — En una en­tre­vis­ta que con­ce­dió ha­ce unos me­ses ase­gu­ra­ba que ro­dar Sus­pi­ria la obli­gó a ha­cer te­ra­pia. ¿Real­men­te fue un ro­da­je tan com­pli­ca­do?

—Creo que se ma­lin­ter­pre­tó li­ge­ra­men­te lo que di­je. Es cier­to, es­tu­ve ha­cien­do te­ra­pia des­pués de la pe­lí­cu­la, pe­ro he es­ta­do ha­cien­do te­ra­pia des­de que era ni­ña. Y des­de que soy ac­triz me gus­ta ex­plo­rar a fon­do las ex­pe­rien­cias que vi­vo du­ran­te los ro­da­jes, es­pe­cial­men­te si son ro­da­jes in­ten­sos. Tien­do a pen­sar mu­cho, de­ma­sia­do, así que pa­ra mi sa­lud men­tal es po­si­ti­vo com­par­tir esos pen­sa­mien­tos y po­ner­los en or­den.

— La des­nu­dez cor­po­ral es un mo­do de ex­pre­sión esen­cial de su per­so­na­je en Sus­pi­ria. Tras ha­ber pro­ta­go­ni­za­do la tri­lo­gía Cin­cuen­ta som­bras, ya de­be de es­tar acos­tum­bra­da a cier­to ti­po de es­ce­nas.

—A es­tas al­tu­ras ha que­da­do cla­ro que no me im­por­ta des­nu­dar­me en pan­ta­lla; es más, me pa­re­ce muy edi­fi­can­te a ni­vel ac­to­ral. Por­que la ro­pa que lle­va­mos ha­bla de nues­tro his­to­rial per­so­nal, y las jo­yas que lu­ci­mos ha­blan de nues­tro es­ta­tus. Y si en una es­ce­na no tie­nes na­da de eso, tie­nes que co­mu­ni­car­te so­lo con tu in­ter­pre­ta­ción. Qui­zá cuan­do las te­tas se me em­pie­cen a caer ten­dré más re­pa­ros en qui­tar­me el su­je­ta­dor, pe­ro, de mo­men­to, si el per­so­na­je lo exi­ge se­gui­ré ha­cién­do­lo. No es cul­pa mí que la des­nu­dez ge­ne­re con­tro­ver­sia. — ¿Le im­por­ta ver­se en el cen­tro de po­lé­mi­cas?

—No me mo­les­ta. De he­cho, creo que me gus­ta. Es bueno que el ar­te sea polémico y que pro­vo­que sen­ti­mien­tos a la gen­te.

— ¿La­men­ta que se la si­ga aso­cian­do a Cin­cuen­ta som­bras?

— No me arre­pien­to en ab­so­lu­to de ha­ber par­ti­ci­pa­do en esas pe­lí­cu­las. Son par­te de mi ca­rre­ra, y sin ellas

no es­ta­ría don­de es­toy. Pe­ro pe­lí­cu­las co­mo Sus­pi­ria re­sul­tan mu­cho más gra­ti­fi­can­tes; en par­te por­que me sien­to mu­cho más re­la­ja­da y me­nos es­cru­ta­da ha­blan­do de ellas.

— ¿Qué ha apren­di­do de su ma­dre, Me­la­nie Grif­fith, y de su abue­la, Tippy He­dren?

— Mi abue­la fue una ins­pi­ra­ción in­creí­ble pa­ra mí. El aco­so que su­frió es un ejem­plo de lo que ha es­ta­do su­ce­dien­do en Holly­wood du­ran­te de­ma­sia­do tiem­po. Yo he te­ni­do suer­te, por­que no he ex­pe­ri­men­ta­do na­da pa­re­ci­do. De he­cho, to­dos los pro­ble­mas que mi fa­mi­lia ha su­fri­do me han he­cho ser muy cons­cien­te del sin­sen­ti­do que pue­de lle­gar a ro­dear es­tar pro­fe­sión.

— ¿Y qué ha apren­di­do de su pa­dre? — Me dio un con­se­jo es­tu­pen­do. Me di­jo: «Pa­ra te­ner éxi­to en Holly­wood tie­nes que ser un lo­bo, no un cor­de­ro». En el ne­go­cio del es­pec­tácu­lo, si una mu­jer tra­ta de de­fen­der sus ideas es acu­sa­da de ser di­fí­cil. Pe­ro pre­fie­ro que me con­si­de­ren di­fí­cil a que se crean con de­re­cho a no to­mar­me en se­rio.

Pro­ta­go­ni­za ‘Sus­pi­ria’

Da­ko­ta John­son, en un fo­to­gra­ma de ‘Sus­pi­ria’, de Lu­ca Gua­dag­nino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.