Fi­na­les con­ti­nuos

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Programación Tv -

de que na­da es eterno.

Hoy en día, la cer­te­za con­sis­te en que el cam­bio es lo úni­co per­ma­nen­te, y eso lle­va a los pro­fe­tas de las des­gra­cias fu­tu­ras a va­ti­ci­nar el fin de me­dios co­mo el ci­ne o la te­le­vi­sión en abier­to, a ma­nos de los na­ci­dos con la di­gi­ta­li­za­ción. Pe­ro los da­tos des­mien­ten di­cho pe­si­mis­mo.

Al ci­ne vie­nen dán­do­le por muer­to des­de los años 40, cuan­do co­men­zó a desa­rro­llar­se la te­le­vi­sión. Es co­no­ci­da la anéc­do­ta del ge­nial Billy Wil­der so­bre ello. Un ami­go se le acer­có ape­sa­dum­bra­do por­que en su opi­nión el ci­ne ca­re­cía de fu­tu­ro da­do que ¿quién que­rría sa­lir de ca­sa y pa­gar por ver lo que po­día con­su­mir en su pro­pio ho­gar y de ma­ne­ra gra­tui­ta? Wil­der le con­tes­tó que el pe­li­gro no eran las nue­vas tec­no­lo­gías, sino el abu­rri­mien­to, y que mien­tras las his­to­rias del ci­ne hi­cie­ran so­ñar a los es­pec­ta­do­res, ha­bría fu­tu­ro.

En lo que lle­va­mos de año, la ta­qui­lla es­pa­ño­la su­pera ya los 525 mi­llo­nes de eu­ros, lo que vie­ne a ser la mis­ma can­ti­dad que el año an­te­rior. Es cier­to que en es­pec­ta­do­res hay un le­ve des­cen­so del 1%, y tam­bién que apro­xi­ma­da­men­te el 60% de la ta­qui­lla de ca­da fin de se­ma­na se con­si­gue con las dos pri­me­ras pe­lí­cu­las del ran­king, pe­ro es­to siem­pre ha si­do así y es lo que ti­ra del con­su­mo. A po­co que la Na­vi­dad sea me­dia­na­men­te fuer­te, el re­sul­ta­do del ci­ne se­rá me­jor es­te año que el an­te­rior. Y en las pla­ta­for­mas de pa­go, el (siem­pre en cri­sis) ci­ne si­gue sien­do el con­te­ni­do más de­man­da­do y con­su­mi­do.

Lo mis­mo ocu­rre con la te­le ge­ne­ra­lis­ta. Se­gún un es­tu­dio de Think­box, en el Reino Uni­do la te­le­vi­sión en di­rec­to si­gue re­pre­sen­tan­do el 56% de to­do el con­su­mo au­dio­vi­sual. Y es que a pe­sar de la va­rie­dad de for­mas en las que la gen­te ac­ce­de al ví­deo, la te­le en di­rec­to si­gue sa­tis­fa­cien­do la ga­ma más am­plia de nues­tras ne­ce­si­da­des de vi­sua­li­za­ción du­ran­te más tiem­po que cual­quier otro ti­po de me­dio de co­mu­ni­ca­ción. En­fren­te, el es­fuer­zo de Fa­ce­book pa­ra ex­ten­der su ne­go­cio pu­bli­ci­ta­rio a la pan­ta­lla de te­le­vi­sión se es­tá vien­do frus­tra­do y ha anun­cia­do que de­ja­rá de ven­der anun­cios den­tro de sus app en las OTT pa­ra enero del 2019: la es­ca­sa fia­bi­li­dad de su ofer­ta pa­re­ce ser la cul­pa­ble.

Ni el ví­deo ma­tó a la ra­dio ni el ci­ne al tea­tro ni el strea­ming lo ha­rá con la te­le en abier­to. Por­que te­nía ra­zón Shu­la: na­da es de­fi­ni­ti­vo. Ni los fi­na­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.