El pro­ce­so del ‘pro­cés’

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Tema Del Día Tema Del Día - Ra­fael Jor­ba PE­RIO­DIS­TA

En unas se­ma­nas se abri­rá en la Sa­la Se­gun­da del Tribunal Su­pre­mo el pro­ce­so del ‘pro­cés’. A di­fe­ren­cia de la no­ve­la inaca­ba­da de Kaf­ka, de tí­tu­lo ho­mó­ni­mo (Der pro­zess), los en­cau­sa­dos po­drán sa­lir de la lar­ga pe­sa­di­lla que pa­de­ció su pro­ta­go­nis­ta (Jo­sef K.) y res­pon­der fi­nal­men­te an­te la jus­ti­cia. Des­de es­ta óp­ti­ca, los pri­me­ros in­tere­sa­dos en que se ven­ti­le ju­di­cial­men­te el ca­so son los pro­pios pro­ce­sa­dos: Oriol Jun­que­ras, Jor­di Tu­rull, Raül Ro­me­va, Josep Rull, Joa­quim Forn, Do­lors Bas- sa, Jor­di Sàn­chez, Jor­di Cui­xart y Car­me For­ca­dell.

La si­tua­ción de pri­sión pre­ven­ti­va en la que se en­cuen­tran re­pre­sen­ta no so­lo una me­di­da cau­te­lar más que dis­cu­ti­ble en el plano ju­rí­di­co, sino tam­bién un con­tra­sen­ti­do po­lí­ti­co: los en­cau­sa­dos que se so­me­tie­ron a la jus­ti­cia es­tán pri­va­dos de li­ber­tad y los que hu­ye­ron al ex­tran­je­ro vi­ven ins­ta­la­dos en una zo­na de im­pu­ni­dad por una apli­ca­ción res­tric­ti­va de la eu­ro­or­den. Por otra par­te, de los cua­tro ti­pos pe­na­les que se les impu­tan –re­be­lión, se­di­ción, mal­ver­sa­ción y desobe­dien­cia–, los dos pri­me­ros han si­do cues­tio­na­dos por no­ta­bles pe­na­lis­tas y, en su día, po­drían no ser va­li­da­dos en la se­gun­da par­te del jui­cio que po­dría di­ri­mir­se an­te la jus­ti­cia eu­ro­pea.

Des­de es­tas pre­mi­sas, el pre­si­den­te de la Sa­la Se­gun­da del Su­pre­mo, Ma­nuel Mar­che­na, de­be­rá di­ri­gir la vis­ta oral del pro­ce­so y, a buen se­gu­ro, lo ha­rá te­nien­do pre­sen­te aquel con­se­jo de Mon­tes­quieu: «Las le­yes inú­ti­les de­bi­li­tan las le­yes ne­ce­sa­rias». La pre­sión po­lí­ti­ca irá in cres­cen­do y ven­drá de dos fren­tes opues­tos:

de los que abo­gan por una jus­ti­cia ejem­plar –lo con­tra­rio de jus­ta– y de quie­nes afir­man, co­mo el ‘pre­si­dent’ Quim To­rra, que no acep­ta­rán otro ve­re­dic­to que la ab­so­lu­ción. Pa­ra los pri­me­ros, los en­cau­sa­dos son unos gol­pis­tas; pa­ra los se­gun­dos, pre­sos po­lí­ti­cos, es de­cir, per­se­gui­dos so­lo por sus ideas y por ha­ber pues­to las ur­nas.

La reali­dad es más ma­ti­za­da. Los pro­ce­sa­dos no lo son por su idea­rio in­de­pen­den­tis­ta, sino por ha­ber apli­ca­do la vía uni­la­te­ral: des­de la re­so­lu­ción so­bre el ini­cio del pro­ce­so has­ta la apro­ba­ción de las le­yes de re­fe­rén­dum y de tran­si­to­rie­dad ju­rí­di­ca, la con­sul­ta del 1-O y la de­cla­ra­ción de in­de­pen­den­cia. El Cons­ti­tu­cio­nal lo ad­vir­tió de ma­ne­ra pre­ci­sa: «La pri­ma­cía de la Cons­ti­tu­ción no de­be con­fun­dir­se con una exi­gen­cia de ad­he­sión po­si­ti­va a la nor­ma fun­da­men­tal, por­que en nues­tro or­de­na­mien­to cons­ti­tu­cio­nal no tie­ne ca­bi­da un mo­de­lo de de­mo­cra­cia mi­li­tan­te. El plan­tea­mien­to de con­cep­cio­nes que pre­ten­dan mo­di­fi­car el fun­da­men­to mis­mo del or­den cons­ti­tu­cio­nal tie­ne ca­bi­da en nues­tro

or­de­na­mien­to, siem­pre que no se pre­pa­re o de­fien­da a tra­vés de una ac­ti­vi­dad que vul­ne­re los prin­ci­pios de­mo­crá­ti­cos, los derechos fun­da­men­ta­les o el res­to de los man­da­tos cons­ti­tu­cio­na­les». En re­su­men, el Su­pre­mo no juz­ga­rá al in­de­pen­den­tis­mo sino el uni­la­te­ra­lis­mo.

Pos­da­ta: me ase­gu­ran que Pe­dro Sán­chez, en una es­tra­te­gia po­lí­ti­ca con­si­de­ra­da de «al­to ries­go» por sus in­ter­lo­cu­to­res, es­tá dis­pues­to a aguan­tar has­ta el 2020 pa­ra pi­lo­tar el pos­pro­ce­so e in­ten­tar ce­rrar la no­ve­la

Kaf­ka.H inaca­ba­da de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.