In­quie­tud en la de­fen­sa de los pre­sos por el pa­pel de Homs

El ‘ex­con­se­ller’ ase­so­ra a JxCat en la pre­pa­ra­ción de la pró­xi­ma vis­ta oral

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Tema Del Día - DANIEL G. SAS­TRE J. G. AL­BA­LAT

Fran­cesc Homs tie­ne una tra­yec­to­ria de lar­go re­co­rri­do en la po­lí­ti­ca ca­ta­la­na: fue uno de los ar­tí­fi­ces del Es­ta­tut y, de la mano de Ar­tur Mas, ocu­pó el De­par­ta­ment de Pre­si­dèn­cia y fue por­ta­voz de la Ge­ne­ra­li­tat. Des­pués pro­bó suer­te en el Con­gre­so, don­de fue ca­be­za de lis­ta por De­mo­crà­cia i Lli­ber­tat y CDC, pe­ro la in­ha­bi­li­ta­ción por la con­sul­ta del 9-N fre­nó su ca­rre­ra. La que em­pren­dió des­pués, cuan­do re­to­mó su pro­fe­sión de abo­ga­do pa­ra, en­tre otras co­sas, ayu­dar a los acu­sa­dos del ‘pro­cés’, ha aca­ba­do ge­ne­ran­do in­quie­tud en la de­fen­sa de los pre­sos.

Pe­se a que se pre­sen­ta co­mo «coor­di­na­dor de la de­fen­sa» de los acu­sa­dos de Junts per Ca­ta­lun­ya (JxCat) –así apa­re­ció tam­bién ro­tu­la­do en la en­tre­vis­ta que TV-3 le hi­zo el pa­sa­do viernes–, el pa­pel de Homs es so­bre to­do po­lí­ti­co. Tie­ne el en­car­go de JxCat de co­la­bo­rar con Jor­di Cu­mi­nal –otro ex­di­ri­gen­te que es­tu­vo en el en­torno de Mas y ex­dipu­tado que si­gue en ac­ti­vo en se­gun­do plano– en el apo­yo a los pre­sos, pa­ra «con­ver­tir ar­gu­men­tos ju­rí­di­cos en po­lí­ti­cos», se­gún fuen­tes de la coa­li­ción.

Pe­ro, en opinión de al­gu­nos de los abo­ga­dos de­fen­so­res, ese rol in­ter­fie­re en su la­bor, lo que ya ha ge­ne­ra­do ma­les­tar. En la en­tre­vis­ta de TV-3 del viernes, por ejem­plo, Homs ase­gu­ró que los pre­sos de JxCat tie­nen pre­vis­to pe­dir que el Rey com­pa­rez­ca co­mo tes­ti­go en el jui­cio que se ce­le­bra­rá en el Su­pre­mo.

CI­TAR A FE­LI­PE VI En su opinión, la pre­sen­cia de Fe­li­pe VI se­ría im­por­tan­te por­que su con­tun­den­te dis­cur­so con­tra el in­de­pen­den­tis­mo del 3 de oc­tu­bre del 2017 pu­do cam­biar el po­si­cio­na­mien­to de los tri­bu­na­les con res­pec­to a las pe­nas que ca­bía atri­buir a los acu­sa­dos, en el sen­ti­do de que a par­tir de ese mo­men­to se em­pe­zó a elu­cu­brar con los de­li­tos de re­be­lión y se­di­ción, por los que fi­nal­men­te va­rios fue­ron pro­ce­sa­dos.

Sin em­bar­go, fuen­tes de la de­fen­sa ase­gu­ran que esa de­ci­sión no es­tá to­ma­da. De he­cho, aña­den las mis­mas fuen­tes, es más pro­ba­ble que se in­cli­nen por pe­dir la com­pa­re­cen­cia co­mo tes­ti­go no del Mo­nar­ca, sino del je­fe de la Ca­sa del Rey, Jaime Al­fon­sín, por­que Fe­li­pe VI no es­ta­ría obli­ga­do a com­pa­re­cer y él, en cam­bio, sí.

El mis­mo viernes se pro­du­jo otro he­cho que po­dría ayu­dar a mar­car dis­tan­cias en­tre el pa­pel que el pro­pio Homs y JxCat atri­bu­yen al ‘ex­con­se­ller’ y el que los abo­ga­dos de los pre­sos desean que ten­ga. Ese día, se ce­le­bró una im­por­tan­te reunión de coor­di­na­ción de las de­fen­sas, y Homs ni si­quie­ra asis­tió.

«COOR­DI­NA­DOR DE LAS DE­FEN­SAS» Ha­ce al­go más de un año ya se pro­du­jo otro epi­so­dio sig­ni­fi­ca­ti­vo. El 1 de di­ciem­bre del 2017, Homs qui­so asis­tir co­mo «coor­di­na­dor de las de­fen­sas» de los acu­sa­dos del PDECat a sus de­cla­ra­cio­nes fren­te al juez Pablo Lla­re­na en el Tribunal Su­pre­mo. El pri­mer día no le de­ja­ron en­trar, por­que no es­ta­ba per­so­na­do, y es­pe­ró a que la di­li­gen­cia aca­ba­ra en los pa­si­llos del al­to tribunal. En vis­tas pos­te­rio­res, el ‘ex­con­se­ller’ sí pu­do es­tar pre­sen­te en las se­sio­nes. Fuen­tes ju­rí­di­cas ase­gu­ran que en esas cir­cuns­tan­cias se le de­jó pa­sar co­mo abo­ga­do de apo­yo de uno de los le­tra­dos. A ca­da en­cau­sa­do se le per­mi­ten dos abo­ga­dos, y Homs iba co­mo se­gun­do, in­for­ma Án­ge­les Váz­quez.H

te­ner en cuen­ta si se pre­ten­de res­tau­rar esa ima­gen. No es que la pren­sa in­ter­na­cio­nal ten­ga que con­di­cio­nar una sen­ten­cia. En reali­dad, el te­ma no le afec­ta de­ma­sia­do, pe­ro no ava­la­rá un fa­llo que no apli­que lo que sa­be cual­quier pe­na­lis­ta del mun­do, o bien que se apar­te de he­chos no­to­rios o que vul­ne­re derechos hu­ma­nos. No es so­lo el Tribunal Su­pre­mo el afec­ta­do. La cre­di­bi­li­dad de Es­pa­ña co­mo país tam­bién es­tá en pe­li­gro.

Es im­pres­cin­di­ble que la pren­sa in­for­me du­ran­te un pro­ce­so tan im­por­tan­te, pe­ro ha­bría que evi­tar los jui­cios pa­ra­le­los. No sa­que­mos con­clu­sio­nes pre­ci­pi­ta­das de ca­da de­cla­ra­ción de los acu­sa­dos. No sa­que­mos fra­ses ais­la­das de con­tex­to. No nos de­je­mos lle­var por lo que frag­men­ta­ria­men­te va­ya­mos co­no­cien­do. De­je­mos tra­ba­jar en paz a los ac­to­res de ese pro­ce­so. Si se pro­du­cen in­ci­den­tes en la sa­la en­tre le­tra­dos, fis­ca­les, jue­ces, acu­sa­dos o tes­ti­gos, no eche­mos las cam­pa­nas al vue­lo. De­je­mos a to­dos los pro­ta­go­nis­tas del pro­ce­so tra­ba­jar en paz y es­pe­re­mos a la sen­ten­cia. En el tribunal hay jue­ces del más al­to ni­vel, y va­rios de ellos de un pres­ti­gio que es muy ra­zo­na­ble pen­sar que no van a que­rer per­der por es­pu­rias ra­zo­nes po­lí­ti­cas, y mu­cho me­nos por la pre­sión pun­tual del am­bien­te.

EFE / MARTA PÉ­REZ

La es­po­sa de Jor­di Tu­rull, Blan­ca Bra­gu­lat, en­tre los abo­ga­dos Jor­di Pi­na y Fran­cesc Homs.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.