Un jui­cio obli­ga­do a la nor­ma­li­dad

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Oppiniiónión -

El Su­pre­mo ha so­li­ci­ta­do el tras­la­do de los prin­ci­pa­les acu­sa­dos por los he­chos de oc­tu­bre del 2017 en Ca­ta­lun­ya a Ma­drid. Se ini­cian así los pre­pa­ra­ti­vos pa­ra el jui­cio oral con­tra Oriol Jun­que­ras, el res­to de miem­bros del Go­bierno de Car­les Puig­de­mont que no han elu­di­do la ac­ción de la jus­ti­cia y los pre­si­den­tes de la ANC y Òmnium, acu­sa­dos de re­be­lión, se­di­ción, desobe­dien­cia y mal­ver­sa­ción de fon­dos pú­bli­cos. Es­te pro­ce­so judicial es­tá lleno de ex­cep­cio­na­li­da­des, mo­ti­va­das por la gra­ve­dad de los he­chos impu­tados a quie­nes pre­ten­die­ron (o fin­gie­ron pre­ten­der) una al­te­ra­ción del mar­co po­lí­ti­co y ju­rí­di­co sal­tán­do­se las nor­mas acep­ta­das por to­dos. La Sa­la Se­gun­da, pre­si­di­da por Ma­nuel Mar­che­na, de­be di­ri­mir has­ta qué pun­to es­te pro­pó­si­to anun­cia­do por quie­nes se sen­ta­rán en el ban­co de los acu­sa­dos se lle­vó a ca­bo, y si em­plea­ron me­dios ilí­ci­tos. Con el jui­cio oral se acaba el tiem­po de los in­di­cios y de las acu­sa­cio­nes pa­ra abrir el de las evi­den­cias y el de las sen­ten­cias, que en nin­gún ca­so pue­den pre­juz­ga­das.

Lo ex­cep­cio­nal siem­pre es muy atrac­ti­vo pa­ra con­ver­tir­lo en es­pec­tácu­lo. Y en es­te jui­cio ca­si to­das las par­tes tie­nen o pue­den te­ner ten­ta­cio­nes de ha­cer­lo. La ex­pec­ta­ción me­diá­ti­ca pue­de sin du­da al­te­rar el de­sa­rro­llo de una vis­ta en un tribunal que ha­bi­tual­men­te tra­ba­ja en el ano­ni­ma­to. Mar­che­na de­be­rá com­bi­nar el de­re­cho a la in­for­ma­ción con el res­pe­to a las nor­mas pro­ce­sa­les, tan­to por par­te de las de­fen­sas co­mo de las acu­sa­cio­nes. Las pri­me­ras, por­que es sa­bi­do que par­te del in­de­pen­den­tis­mo afron­ta el jui­cio más co­mo trá­mi­te an­tes de acu­dir a la jus­ti­cia eu­ro­pea que co­mo el es­ce­na­rio don­de acla­rar to­da la ver­dad. Y la acu­sa­ción po­pu­lar, en­car­na­da por Vox, apro­ve­cha­rá la ex­pec­ta­ción me­diá­ti­ca pa­ra em­plear la vis­ta co­mo tram­po­lín elec­to­ral. La opo­si­ción en el Con­gre­so va a mi­rar con lu­pa ca­da ac­to, ca­da pa­la­bra y ca­da ges­to de la fis­ca­lía y de la Abo­ga­cía del Es­ta­do. Y las fuer­zas in­de­pen­den­tis­tas, en ple­na ne­go­cia­ción de los Pre­su­pues­tos, trasladarán las vi­ci­si­tu­des pro­ce­sa­les a la are­na par­la­men­ta­ria.

La Sa­la Se­gun­da lo tie­ne muy di­fí­cil pa­ra al­can­zar su prin­ci­pal ob­je­ti­vo: ce­le­brar un jui­cio que sea per­ci­bi­do co­mo jus­to y ga­ran­tis­ta tan­to por la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal co­mo por los acu­sa­dos y sus sim­pa­ti­zan­tes, em­pe­ña­dos en des­pres­ti­giar a la jus­ti­cia pa­ra mi­nar la cre­di­bi­li­dad del Es­ta­do, amén de la otra mi­tad de los ca­ta­la­nes y la ma­yo­ría de los es­pa­ño­les. El re­to, pues, es re­con­du­cir lo ex­cep­cio­nal a la nor­ma­li­dad ju­rí­di­ca y po­lí­ti­ca.

La vis­ta oral del ‘pro­cés’ abri­rá el tiem­po de las evi­den­cias y las sen­ten­cias, que no pue­den ser en nin­gún ca­so pre­juz­ga­das

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.