Puig­de­mont, To­rra y los re­pli­can­tes

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Opinión - LUIS Mauri

Co­mo el re­pli­can­te de Bla­de Run­ner, yo tam­bién he vis­to co­sas que vo­so­tros no cree­ríais. Roy Batty/Rut­ger Hauer vio na­ves de com­ba­te en lla­mas más allá de Orión. Yo he vis­to a un ex­pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat in­sul­tar, di­fa­mar y ame­na­zar a los pe­rio­dis­tas que no le rin­den plei­te­sía. Le he vis­to azu­zar a sus de­vo­tos con­tra esos in­for­ma­do­res y los me­dios de co­mu­ni­ca­ción en los que tra­ba­jan.

Des­de su re­fu­gio de Wa­ter­loo, apo­yán­do­se en su avan­za­di­lla de bu­ca­ne­ros y su siem­pre ham­brien­ta jau­ría di­gi­tal, Car­les Puig­de­mont in­sul­ta y ame­na­za a pla­cer. Ter­gi­ver­sa has­ta fal­sear el sig­ni­fi­ca­do de un au­to judicial, apun­ta a EL PE­RIÓ­DI­CO y dis­pa­ra en Twit­ter: «Los mi­se­ra­bles lo se­rán por siem­pre. Ellos, sus edi­to­res, sus fi­nan­cia­do­res, los ami­gos del rey… To­do se sa­brá. Pa­cien­cia. Te­ne­mos tiem­po: en las cár­ce­les y en el exi­lio nos acor­da­mos ca­da día de to­dos los mi­se­ra­bles». Un apli­ca­do dis­cí­pu­lo de la Al­ta Es­cue­la Trump de Co­mu­ni­ca­ción y Re­la­cio­nes con la Pren­sa aso­ma en el bre­ve tex­to.

El re­pli­can­te vio más co­sas di­fí­ci­les de creer. Vio bri­llar ra­yos-C en la os­cu­ri­dad cer­ca de la Puer­ta de Tann­häu­ser. Lo la­men­to pro­fun­da­men­te, pe­ro de­bo de­cir­lo, de­bo des­nu­dar­me: to­do eso ha de­ja­do de im­pre­sio­nar­me. Por­que yo he vis­to a un pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat en ac­ti­vo de­cla­ran­do sin ru­bor ni tur­ba­ción que sus con­ciu­da­da­nos vi­ven en­ce­rra­dos en «una pri­sión co­lec­ti­va». No, no, es­to no lo di­ce un anar­quis­ta ni un mi­li­tan­te si­tua­cio­nis­ta. Es­to lo pro­cla­ma el pre­si­den­te del país, del go­bierno del que de­pen­den, en­tre

La cla­ve

otras mu­chas co­sas, las cár­ce­les. Lo di­ce Quim To­rra, la má­xi­ma au­to­ri­dad po­lí­ti­ca de una Ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca que ges­tio­na un pre­su­pues­to anual de ca­si 37.000 mi­llo­nes de eu­ros (147.000 pa­ra su suel­do, gas­tos apar­te) y em­plea a más de 167.000 fun­cio­na­rios, 17.000 de los cua­les son po­li­cías ar­ma­dos.

Un ins­tan­te an­tes de mo­rir, el re­pli­can­te evo­có Orión y la Puer­ta de Tann­häu­ser. Con ex­pre­sión me­lan­có­li­ca (tan me­lan­có­li­ca co­mo le per­mi­tía su con­di­ción in­hu­ma­na), au­gu­ró que to­dos los acon­te­ci­mien­tos ex­tra­ños que vo­so­tros no cree­ríais pe­ro él ha­bía vis­to se per­de­rían en el tiem­po, co­mo lá­gri­mas en la llu­via. Eso pro­fe­ti­zó Batty/Hauer an­tes de mo­rir.

El po­der, 20 años des­pués de Goo­gle

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.