Crear alarma con la in­se­gu­ri­dad

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Opinión - Uni­dad forzada Bas­ta ya, se­ñor Ca­sa­do Me­jor dia­lo­gar

Ca­si nun­ca he vis­to dis­cu­tir real­men­te so­bre po­lí­ti­ca fue­ra de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, y ya po­cas ve­ces en ellos. Du­ran­te las pa­sa­das fies­tas oí ha­blar y gri­tar bas­tan­te so­bre po­pu­lis­tas y el po­pu­lis­mo. Ha­ce tiem­po que es la úni­ca for­ma de de­ba­tir y ha­cer po­lí­ti­ca, por lo que no sor­pren­de. Ca­si to­dos es­ta­mos ya en la lis­ta de cul­pa­bles que los po­pu­lis­tas nos han pro­por­cio­na­do, por lo que en bre­ve to­dos se­re­mos sos­pe­cho­sos de al­go y es­ta­re­mos des­con­fian­do de to­do. Es as­fi­xian­te.

Se­gún el ba­ró­me­tro se­mes­tral del Ayun­ta­mien­to de Bar­ce­lo­na co­rres­pon­dien­te al mes de di­ciem­bre del 2018, la in­se­gu­ri­dad es hoy en día el prin­ci­pal pro­ble­ma de los ciu­da­da­nos de Bar­ce­lo­na: así lo con­si­de­ran el 21% de ellos, cuan­do ha­ce tan so­lo seis me­ses es­te por­cen­ta­je era del 6%. Un au­men­to muy im­por­tan­te que creo que di­fí­cil­men­te se pue­de ex­pli­car por una subida igual en los ac­tos de­lic­ti­vos en la ciu­dad. En­ton­ces, ¿por qué se ha pro­du­ci­do aho­ra es­te im­por­tan­te in­cre­men­to de la per­cep­ción ciu­da­da­na de in­se­gu­ri­dad?

Creo que es­tá cla­ro que es­ta apre­cia­ción de in­se­gu­ri­dad es­tá muy re­la­cio­na­da con la cam­pa­ña que es­tán ha­cien­do, por un la­do, al­gu­nos me­dios de co­mu­ni­ca­ción y, por el otro,

To­dos sos­pe­cho­sos

al­gu­nas fuer­zas po­lí­ti­cas pa­ra con­ver­tir es­te pro­ble­ma en una he­rra­mien­ta de des­gas­te del ac­tual go­bierno mu­ni­ci­pal.

Sin ne­gar que pue­de ha­ber un in­cre­men­to de al­gu­nos de­li­tos co­mo los hur­tos, es­to no es di­fe­ren­te de lo que pa­sa en otras ciu­da­des de nues­tro en­torno, y se­gu­ra­men­te ten­dría­mos que me­di­tar más so­bre las cau­sas del pro­ble­ma, pe­ro Bar­ce­lo­na si­gue sien­do una de las ciu­da­des eu­ro­peas más se­gu­ras. No es la pri­me­ra vez que in­tere­ses par­ti­dis­tas, con la ayu­da de al­gu­nos me­dios de co­mu­ni­ca­ción, crean alar­mas que no es­tán ba­sa­das en da­tos. Pen­se­mos en cómo se ha tra­ta­do to­da la cues­tión de la in­mi­gra­ción y la cri­sis de los re­fu­gia­dos y cómo el alar­mis­mo crea­do en es­te ca­so ha si­do apro­ve­cha­do por la ex­tre­ma de­re­cha en Ita­lia, Hun­gría...

Fi­nal­men­te, me sor­pren­de la ini­cia­ti­va de ERC y PDECat en el Ayun­ta­mien­to de Bar­ce­lo­na pa­ra apro­ve­char es­te te­ma pa­ra cen­su­rar a la al­cal­de­sa Co­lau. Sor­pren­de que ha­gan el jue­go a otros par­ti­dos, co­mo Ciu­da­da­nos, que to­do el mun­do sa­be que cen­tra­rán la cam­pa­ña en es­te te­ma, pe­ro sor­pren­de to­da­vía más por­que es­tos dos par­ti­dos go­bier­nan jun­tos en la Ge­ne­ra­li­tat, ad­mi­nis­tra­ción que tie­ne las má­xi­mas com­pe­ten­cias de se­gu­ri­dad, con su po­li­cía, en Ca­ta­lun­ya, in­clu­yen­do su ca­pi­tal. ción. No re­co­no­cen que el car­go de go­ber­nar Ca­ta­lun­ya y los pri­vi­le­gios que ello com­por­ta los han re­ci­bi­do del Es­ta­do es­pa­ñol gra­cias a la Cons­ti­tu­ción, que nos per­mi­te te­ner un Parlamento y unos par­la­men­ta­rios con derechos y de­be­res. No va­lo­ran los do­nes de la con­vi­ven­cia y la ar­mo­nía. No acep­tan la si­tua­ción real. Aquí nun­ca he­mos ne­ce­si­ta­do CDR y pro­vo­can dis­tur­bios y per­tur­ban el es­pa­cio pú­bli­co con des­ór­de­nes y per­jui­cios a las per­so­nas y a la eco­no­mía. Que­re­mos paz y ar­mo­nía, no odio y vio­len­cia. Bas­ta ya, se­ñor Ca­sa­do. Ha­bla us­ted de de­rra­ma­mien­to de san­gre y gue­rra ci­vil en Ca­ta­lun­ya. Na­da más fal­so. En Ca­ta­lun­ya te­ne­mos ga­nas de ser li­bres y no por ello va­mos a ol­vi­dar­nos de nues­tro pa­ci­fis­mo y an­sias de con­se­guir, por vías de­mo­crá­ti­cas, pres­cin­dir de gen­te co­mo us­ted. Sus ar­mas son un bu­me­rán que le va a vol­ver a us­ted y a su par­ti­do. No pue­de ha­blar de de­rra­ma­mien­to de san­gre y gue­rra ci­vil quien no con­de­na el fran­quis­mo y se opo­ne a la ex­hu­ma­ción del dic­ta­dor. En Ca­ta­lun­ya de­mos­tra­re­mos quién es des­de an­tes de que exis­tie­ra un parlamento de­mo­crá­ti­co en Es­pa­ña, un país con an­sias de de­mo­cra­cia y li­ber­tad. Y, de acuer­do con el por­ta­voz de ERC en el Parlamento, ca­da vez que nos lla­men «gol­pis­tas», a us­te­des y a Cs les lla­ma­re­mos «fas­cis­tas».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.