El vía cru­cis de la T-16

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Opinión - No ne­ce­si­ta­mos CDR

No es­toy na­da de acuer­do con la car­ta de Adrià Rodríguez, La vía es­lo­ve­na. Hu­bo muer­tos, de acuer­do, pe­ro pro­vo­ca­dos por el ejér­ci­to ser­bio cuan­do in­va­dió Es­lo­ve­nia pa­ra pre­ser­var una fic­ti­cia uni­dad te­rri­to­rial de un Es­ta­do, el yu­gos­la­vo, que se tam­ba­lea­ba des­de el mis­mo mo­men­to en que se cons­ti­tu­yó en 1918, jus­to des­pués de la de­rro­ta de los im­pe­rios cen­tra­les en la pri­me­ra gue­rra mun­dial. La So­cie­dad de las Na­cio­nes fue, en cier­to mo­do, la res­pon­sa­ble de es­te Es­ta­do que no te­nía ni pies ni ca­be­za. Cin­co re­pú­bli­cas sin nin­gún ne­xo de unión, es­cri­tu­ras di­fe­ren­tes, len­gua, re­li­gión..., que por una de­rro­ta fue­ron for­za­das a cons­ti­tuir­se en un Es­ta­do. La gue­rra de los Bal­ca­nes era del to­do pre­vi­si­ble, se es­ta­ba ges­tan­do des­de el prin­ci­pio de los tiem­pos y se des­en­ca­de­nó 70 años des­pués. El cen­tra­lis­mo ser­bio, pre­po­ten­te, ja­co­bino y do­mi­nan­te fue uno de los mo­ti­vos de la de­sin­te­gra­ción. El con­cep­to de la uni­dad te­rri­to­rial del Es­ta­do es­pa­ñol es si­mi­lar a la del an­ti­guo Es­ta­do yu­gos­la­vo cuan­do, por ejem­plo, Ca­ta­lun­ya na­da tie­ne que ver con Cas­ti­lla, cen­tra­li­za­do­ra del po­der. Si no, pre­gun­ten a los pue­blos de Su­da­mé­ri­ca, que no quie­ren ser his­pa­nos sino la­ti­noa­me­ri­ca­nos. Me pa­re­ce in­com­pren­si­ble y me en­tris­te­ce que las au­to­ri­da­des que de­be­rían go­ber­nar Ca­ta­lun­ya y pro­cu­rar los va­lo­res de la to­le­ran­cia, el res­pe­to y la li­ber­tad pa­ra to­dos los ca­ta­la­nes nos de­jen a más de la mi­tad sin re­pre­sen­tar­nos en la ce­le­bra­ción de los 40 años de paz y pros­pe­ri­dad que he­mos vi­vi­do con la ac­tual Cons­ti­tu-

EL PE­RIÓ­DI­CO

Mi hi­ja cum­plió 4 años el pa­sa­do mes de ju­lio, por lo que pro­ce­dí a tra­mi­tar la tar­je­ta de trans­por­te T-16 que ofre­ce el Ayun­ta­mien­to de Bar­ce­lo­na y que le per­mi­ti­rá via­jar has­ta los 16 años por un úni­co pre­cio de 35 eu­ros.

En­via­mos to­da la do­cu­men­ta­ción por co­rreo pos­tal un mes an­tes, en ju­nio, tal y co­mo nos re­co­men­da­ron. Al no ob­te­ner res­pues­ta al­gu­na, al ca­bo de un mes y me­dio con­tac­ta­mos con el ser­vi­cio de T-16 del ayun­ta­mien­to y nos di­je­ron que no ha­bían re­ci­bi­do la do­cu­men­ta­ción y que la vol­vié­ra­mos a man­dar otra vez. Así lo hi­ci­mos. En oc­tu­bre, con el si­len­cio por res­pues­ta, vol­vi­mos a lla­mar pa­ra pre­gun­tar si es­ta vez ha­bían re­ci­bi­do los do­cu­men­tos y nos di­je­ron que tam­po­co, que lo ges­tio­ná­ra­mos por in­ter­net, que era más rá­pi­do por­que se pa­ga­ba di­rec­ta­men­te y así ellos iban tra­mi­tan­do la tar­je­ta a la es­pe­ra de re­ci­bir el co­rreo pos­tal con la fir­ma del tu­tor res­pon­sa­ble. Es­ta ter­ce­ra vez así lo hi­ci­mos, con lo cual ya he­mos pa­ga­do los 35 eu­ros que va­le la tar­je­ta.

Es­ta­mos en el mes de enero del año 2019 y el si­len­cio si­gue sien­do la res­pues­ta re­ci­bi­da. A to­do es­to hay que aña­dir la im­po­ten­cia: pri­me­ro, lla­mar al 010 y con­se­guir que te atien­dan, si lo con­si­gues es siem­pre a par­tir de las nue­ve de la no­che y, se­gun­do, que lo­gres po­der ha­blar con un res­pon­sa­ble de T-16, que por las ve­ces que he lla­ma­do y las di­fi­cul­ta­des de con­tac­tar con al­guno,

QUE­JAS: de­duz­co que de­ben ser muy po­cos.

Lo más cu­rio­so es que tam­bién hi­ci­mos los trá­mi­tes de so­li­ci­tud de la T-16 pa­ra mi otro hi­jo (son me­lli­zos), con la di­fe­ren­cia de que so­la­men­te en­vian­do la pri­me­ra car­ta (las dos se man­da­ron el mis­mo día, a la mis­ma ho­ra y en el mis­mo bu­zón), al mes y me­dio re­ci­bía­mos la tar­je­ta. Una de cal y otra de are­na.

Es de agra­de­cer que el ayun­ta­mien­to ofrez­ca es­te tí­tu­lo de trans­por­te a los me­no­res de 16 años, pe­ro es­ta­ría bien que cum­plie­ra siem­pre con los pla­zos. En las pa­sa­das elec­cio­nes an­da­lu­zas, Ca­ta­lun­ya fue el cen­tro del de­ba­te: de­cían que se de­be apli­car el 155 y que Sán­chez no lo ha­ce por­que es­tá ata­do a los in­de­pen­den­tis­tas, y eso no es cier­to. De­ben com­pren­der que ya no se lle­va ese es­ti­lo de ha­cer po­lí­ti­ca y que Sán­chez, pa­ra bien o pa­ra mal, no es­tá ata­do. La mo­ción de cen­su­ra que es­te ac­ti­vó tu­vo el apo­yo de Po­de­mos, PNV, ERC y JxC. Es cier­to que go­bier­na con esos apo­yos, pe­ro hay una di­fe­ren­cia que ni Ri­ve­ra ni Ca­sa­do ni Abas­cal pa­re­cen ver. Ra­joy se ne­gó al diá­lo­go y por eso le su­ce­dió lo que le su­ce­dió. La di­fe­ren­cia es que Pe­dro Sán­chez se reunió con Quim To­rra en la Mon­cloa y lo ha vuel­to a ha­cer en Bar­ce­lo­na. Ra­joy y Puig­de­mont, en cam­bio, no ha­bla­ron de in­de­pen­den­cia ni de re­fe­rén­dums, sino de tras­pa­sos de com­pe­ten­cias. El tono agre­si­vo de Ri­ve­ra, Ca­sa­do y Arri­ma­das no se lle­va. La Cons­ti­tu­ción se pue­de mo­di­fi­car, se pue­de acor­dar ac­tua­li­zar­la, pe­ro no ha­ce fal­ta en­cen­der fue­gos co­mo es­tos se­ño­res es­tán ha­cien­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.