Ma­cron aten­de­rá a los ‘cha­le­cos ama­ri­llos’ si no hay vio­len­cia

El di­ri­gen­te pro­po­ne ha­blar de im­pues­tos, or­ga­ni­za­ción del Es­ta­do y de­mo­cra­cia Con el de­ba­te se crea­rá «un nue­vo con­tra­to na­cio­nal», se­gún el man­da­ta­rio

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Internacional - EVA CAN­TÓN

Cuan­do es­tán a pun­to de cum­plir­se dos me­ses del ini­cio de las pro­tes­tas de los cha­le­cos ama­ri­llos, Em­ma­nuel Ma­cron se di­ri­gió por car­ta a los fran­ce­ses pa­ra es­bo­zar las lí­neas del gran de­ba­te na­cio­nal que se abri­rá ma­ña­na con el ob­je­ti­vo de dar res­pues­ta a las in­quie­tu­des ex­pre­sa­das por un mo­vi­mien­to he­te­ro­gé­neo na­ci­do en las re­des so­cia­les sin tu­te­la sin­di­cal o po­lí­ti­ca.

Cua­tro gran­des te­mas –im­pues­tos, or­ga­ni­za­ción del Es­ta­do, tran­si­ción eco­ló­gi­ca y de­mo­cra­cia– es­truc­tu­ra­rán una con­sul­ta que du­ra­rá has­ta el 15 de mar­zo y que no de­be in­ter­pre­tar­se, ad­vier­te el pre­si­den­te, co­mo una elec­ción o un re­fe­rén­dum. Ma­cron tam­bién po­ne una con­di­ción pa­ra el diá­lo­go: que ce­se to­da for­ma de vio­len­cia. La mo­vi­li­za­ción de los cha­le­cos ama­ri­llos es ma­yo­ri­ta­ria­men­te pa­cí­fi­ca, pe­ro a los dis­tur­bios que con ma­yor o me­nor vi­ru­len­cia sal­pi­can ca­da ma­ni­fes­ta­ción se han su­ma­do las agre­sio­nes ha­cia dipu­tados de La Re­pú­bli­ca en Mar­cha (LREM) y pe­rio­dis­tas.

Un cli­ma ge­ne­ra­li­za­do de des­con­fian­za en la cla­se po­lí­ti­ca, las ins­ti­tu­cio­nes y los me­dios de co­mu­ni­ca- ción es­tá de­trás de los ca­sos de par­la­men­ta­rios que se en­cuen­tran con ame­na­zas de muer­te en sus co­rreos elec­tró­ni­cos o de re­por­te­ros que, co­mo su­ce­dió el sá­ba­do en Rouen, re­ci­ben una bru­tal pa­li­za mien­tras cu­bren una ma­ni­fes­ta­ción.

IN­QUIE­TUD «En Fran­cia, en Eu­ro­pa y en el mun­do hay una gran in­quie­tud. Te­ne­mos que res­pon­der con ideas cla­ras. Pe­ro pa­ra ello hay una con­di­ción: no acep­tar nin­gu­na for­ma de vio­len­cia», re­sal­ta el je­fe del Es­ta­do. Ma­cron ini­cia su lar­ga mi­si­va se­ña­lan­do que Fran­cia es uno de los paí­ses más igua­li­ta­rios gra­cias a un sis­te­ma im­po­si­ti­vo que ga­ran­ti­za ser­vi­cios pú­bli­cos bá­si­cos a to­dos los ciu­da­da­nos in­de­pen­dien­te­men­te de su si­tua­ción eco­nó­mi­ca.

La subida del im­pues­to a los car­bu­ran­tes fue la chis­pa que en­cen­dió la pro­tes­ta a fi­na­les de no­viem­bre. Sin em­bar­go, el ma­les­tar ve­nía de le­jos. La sen­sa­ción de so­por­tar una fis­ca­li­dad as­fi­xian­te que se ce­ba en las cla­ses me­dias y el des­pre­cio que los fran­ce­ses de las zo­nas pe­riur­ba­nas veían en la ac­ti­tud del pre­si­den­te cris­ta­li­za­ron en el mo­vi­mien­to que blo­quea ro­ton­das y des­fi­la ca­da sá­ba­do con la pren­da re­flec­tan­te que les ha he­cho vi­si­bles.

«No es­ta­re­mos de acuer­do en to­do. Es nor­mal, pe­ro al me­nos mos­tra­re­mos que so­mos un pue­blo que no tie­ne mie­do de ha­blar y de­ba­tir», di­ce Ma­cron en la car­ta. Aun­que de­ja cla­ro que fue ele­gi­do con un pro­gra­ma re­for­mis­ta al que si­gue sien­do fiel y que no da­rá mar­cha atrás en una de las re­cla­ma­cio­nes re­cu­rren­tes de los cha­le­cos ama­ri­llos, la de res­tau­rar el im­pues­to a la fortuna. Y acla­ra que si, co­mo re­sul­ta­do de la con­sul­ta, se de­ci­de ba­jar al­gún im­pues­to, el gas­to pú­bli­co tam­bién se re­du­ci­rá.

En­tre las cues­tio­nes que de­be­rán res­pon­der quie­nes se im­pli­quen en el de­ba­te, el pre­si­den­te les pre­gun­ta si con­vie­ne re­for­zar la des­cen­tra­li­za­ción, cómo fi­nan­ciar la tran­si­ción eco­ló­gi­ca, si ha­bría que re­co­no­cer el vo­to en blan­co, in­tro­du­cir un criterio pro­por­cio­nal en el sis­te­ma elec­to­ral, am­pliar el re­cur­so al re­fe­rén­dum o cuál de­be­ría ser el pa­pel del Se­na­do. Las pro­pues­tas, ga­ran­ti­za Ma­cron, ser­vi­rán pa­ra cons­truir «un nue­vo con­tra­to na­cio­nal», es­truc­tu­rar la ac­ción gu­ber­na­men­tal y la po­si­ción eu­ro­pea e in­ter­na­cio­nal de Fran­cia.

Las reivin­di­ca­cio­nes de los cha­le­cos ama­ri­llos son va­rio­pin­tas, al­gu­nas dis­pa­ra­ta­das y otras in­clu­so ilí­ci­tas, pe­ro si en al­go coin­ci­den to­dos es en re­cla­mar una ma­yor jus­ti­cia fis­cal y el res­pe­to de las éli­tes po­lí­ti­cas. Otra co­sa que ha que­da­do cla­ra es el odio vis­ce­ral ha­cia el pre­si­den­te, con­den­sa­do en el es­lo­gan más co­rea­do en las mar­chas: «Ma­cron, di­mi­sión».

DE­BA­TE ARRIES­GA­DO Si el arries­ga­do de­ba­te plan­tea­do por el Elí­seo a la ciu­da­da­nía tie­ne es­ca­sas po­si­bi­li­da­des de sa­tis­fa­cer a los cha­le­cos ama­ri­llos, es más di­fí­cil aún que la ima­gen de Ma­cron an­te el elec­to­ra­do me­jo­re con el ejer­ci­cio.

«No es­pe­ro ab­so­lu­ta­men­te na­da. Es­te de­ba­te no es más que una bro­ma. Di­gan lo que di­gan no nos es­cu­cha­rán», se la­men­ta­ba Je­rô­me, un pa­ri­sino de 38 años mien­tras se ma­ni­fes­ta­ba el sá­ba­do en la ca­pi­tal fran­ce­sa. En las fi­las de la opo­si­ción po­lí­ti­ca tam­po­co se res­pi­ra un gran en­tu­sias­mo con la con­sul­ta que pro­po­ne Ma­cron, en la que los al­cal­des ten­drán un pa­pel re­le­van­te co­mo co­rrea de trans­mi­sión de las preo­cu­pa­cio­nes de los ciu­da­da­nos.

ZAKARIA ABDELKAFI / AFP

►►‘Cha­le­cos ama­ri­llos’ ayu­dan a un com­pa­ñe­ro que ca­yó por el im­pac­to de cho­rros de agua de la po­li­cía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.