Pa­nos Kam­me­nos

El di­ri­gen­te con­vo­ca una mo­ción de con­fian­za pa­ra sal­var su Eje­cu­ti­vo y el pac­to

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Oppiniiónión - ADRIÀ RO­CHA CUTILLER

Ti­tu­lar de De­fen­sa de Gre­cia

★★★★ Alexis Tsi­pras se ve obli­ga­do a con­vo­car una cues­tión de con­fian­za pa­ra in­ten­tar sal­var su Eje­cu­ti­vo des­pués de que el mi­nis­tro y lí­der ul­tra­na­cio­na­lis­ta anun­cia­se que la ANP sal­drá del Go­bierno de coa­li­ción so­lo por el pac­to del cam­bio

Ma­ce­do­nia.3Pág. de nom­bre de

Ha si­do la cró­ni­ca de una rup­tu­ra es­pe­ra­da des­de ha­ce años que al final ha ex­plo­ta­do por un tuit y una reunión de al­go más de me­dia ho­ra. Ayer, el mi­nis­tro de De­fen­sa grie­go y lí­der del par­ti­do ANAP –so­cio de coa­li­ción del Go­bierno de Sy­ri­za–, Pa­nos Kam­me­nos, col­gó un ví­deo en sus re­des so­cia­les mos­tran­do cómo se arria­ba la ban­de­ra de un cuar­tel. Una me­tá­fo­ra que tras re­unir­se con el pri­mer mi­nis­tro grie­go, Alexis Tsi­pras, Kam­me­nos ha con­fir­ma­do: ANAP, una for­ma­ción ul­tra­na­cio­na­lis­ta y con­ser­va­do­ra, aban­do­na­ba el Go­bierno de Tsi­pras y de­ja a Sy­ri­za en mi­no­ría.

Y el res­pon­sa­ble de to­do no es el res­ca­te y las con­di­cio­nes de aus­te­ri­dad im­pues­tos por Bru­se­las e im­ple­men­ta­dos por am­bos, Tsi­pras y Kam­me­nos –cu­yo re­cha­zo ini­cial, pre­ci­sa­men­te, los unió–. Tam­po­co los efec­tos del da­ño cau­sa­do por los in­cen­dios que ocu­rrie­ron es­te ve­rano pa­sa­do, que ma­ta­ron a 100 per­so­nas e hi­cie­ron pe­li­grar se­ria­men­te al Eje­cu­ti­vo de Sy­ri­za y ANAP. El cul­pa­ble es el acuer­do de cam­bio de nom­bre de Ma­ce­do­nia.

«Con res­pec­to al te­ma de Ma­ce­do­nia, no pue­do man­te­ner­me en el car­go. He­mos coope­ra­do du­ran­te cua­tro años en el Go­bierno, con­se­gui­mos sa­car al país de los me­mo­ran­dos pac­ta­dos con los acree­do­res. Pe­ro, en lo que a la si­tua­ción na­cio­nal se re­fie­re, es­ta coope­ra­ción no pue­de con- ti­nuar», di­jo Kam­me­nos a la pren­sa.

EL ACUER­DO, A PUN­TO A di­fe­ren­cia de Tsi­pras y Sy­ri­za, Kam­me­nos y su par­ti­do, ANAP, han es­ta­do, des­de el ini­cio de las ne­go­cia­cio­nes, fron­tal­men­te en con­tra del nue­vo nom­bre de Ma­ce­do­nia, que le­van­ta es­pi­nas y ma­las pa­sio­nes por igual en­tre na­cio­na­lis­tas grie­gos y ma­ce­do­nios. Gre­cia, que tie­ne una re­gión con el mis­mo nom­bre, se ha opues­to a que Ma­ce­do­nia se lla­me así: Ma­ce­do­nia. Los grie­gos te­men que en un fu­tu­ro, la re­pú­bli­ca bal­cá­ni­ca in­ten­te ane­xio­nar­se la re­gión grie­ga de Ma­ce­do­nia. Por es­to, has­ta la fe­cha, el nom­bre ofi­cial del país bal­cá­ni­co ha si­do el de An­ti­gua Re­pú­bli­ca Yu­gos­la­va de Ma­ce­do­nia.

Pe­ro ha­ce un año, los go­bier­nos de Ate­nas y Skop­je en­con­tra­ron una so­lu­ción: dar­le un nue­vo nom­bre, ya de­fi­ni­ti­vo, a Ma­ce­do­nia. De­ci­die­ron que se­ría Ma­ce­do­nia del Nor­te.

Es­te viernes, tras el re­fe­rén­dum fallido de sep­tiem­bre, el Parlamento ma­ce­do­nio apro­bó el cam­bio de nom­bre, que no se­rá ofi­cial has­ta que la Cá­ma­ra de Gre­cia lo ra­ti­fi­que. Si los par­la­men­ta­rios no lo aprue­ban, to­dos es­tos años de ne­go­cia­cio­nes se irán di­rec­tos a la ba­su­ra. Y ahí es don­de entra la di­mi­sión de Kam­me­nos en jue­go: ha ro­to con Tsi­pras pa­ra que al pri­mer mi­nis­tro le sea más com­pli­ca­do sa­car­lo ade­lan­te.

Tsi­pras ya anun­ció sus si­guien­tes pa­sos. An­tes de que lo hi­cie­se la opo­si­ción, el lí­der de Sy­ri­za ha con­vo­ca­do pa­ra es­ta se­ma­na una mo­ción de con­fian­za: se­gún la le­gis­la­ción grie­ga, si el Go­bierno to­ma es­ta ini­cia­ti­va, el pri­mer mi­nis­tro la po­drá su­pe­rar con 120 vo­tos a fa­vor de los 300 que tie­ne el Parlamento. Si la con­vo­ca la opo­si­ción, pa­ra que la mo­ción triun­fe tie­nen que vo­tar­la 151. Sy­ri­za, en la ac­tua­li­dad, tie­ne 145 dipu­tados.

Pe­ro no es to­do tan fá­cil: su­pe­rar la mo­ción le pue­de ser­vir a Tsi­pras pa­ra sal­var su pe­lle­jo has­ta las elec­cio­nes de oc­tu­bre del 2019, pe­ro no le ga­ran­ti­za sal­var el acuer­do con Ma­ce­do­nia. Pa­ra ello ne­ce­si­ta 151 vo­tos a fa­vor y el apo­yo de otra for­ma­ción par­la­men­ta­ria. Y las qui­nie­las apun­tan al par­ti­do so­cio­li­be­ral To Po­ta­mi, que, co­mo Sy­ri­za, es­tá a fa­vor de un acer­ca­mien­to con la aún An­ti­gua Re­pú­bli­ca Yu­gos­la­va de Ma­ce­do­nia. To Po­ta­mi tie­ne seis dipu­tados, jus­to los que pre­ci­sa Tsi­pras.

Tsi­pras atien­de a los me­dios tras la re­nun­cia de Kam­me­nos, ayer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.