«Que la muer­te de mi ma­dre sir­va pa­ra que ha­gan al­go»

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Gran Barcelona -

Soy la hi­ja de la se­ño­ra fa­lle­ci­da en el in­cen­dio del ba­rrio de Sant Roc, en Ba­da­lo­na. El mo­ti­vo de mi es­cri­to es de­nun­ciar el to­tal des­am­pa­ro en que nos he­mos en­con­tra­do des­de el mo­men­to del in­cen­dio has­ta que, por fin el mar­tes por la tar­de, pu­di­mos dar­le se­pul­tu­ra. Du­ran­te esos cua­tro días, ab­so­lu­ta­men­te na­die por par­te de las au­to­ri­da­des se ha pues­to en con­tac­to con la fa­mi­lia pa­ra na­da, ni pa­ra dar el pé­sa­me, ni pa­ra dar cual­quier cla­se de in­for­ma­ción ni por su­pues­to pa­ra fa­ci­li­tar­nos los nu­me­ro­sos trá­mi­tes que he­mos te­ni­do que rea­li­zar.

Nues­tro do­lor es in­men­so: por des­gra­cia, mi cu­ña­do lle­ga­ba en com­pa­ñía de otro fa­mi­liar a las 09.25 h, co­mo ca­da sá­ba­do, pa­ra re­co­ger a mi ma­dre y pa­sar el día en fa­mi­lia, y fue tes­ti­go pre­sen­cial de cómo iba su­ce­dien­do to­do. Con to­tal im­po­ten­cia iban in­for­man­do a los Mossos y a la Po­li­cía que ha­bía una se­ño­ra en la no­ve­na plan­ta y que por fa­vor la eva­cua­sen.

Así lo hi­cie­ron, pe­ro de­ma­sia­do tar­de: se ha­bía as­fi­xia­do. Co­mo he di­cho an­te­rior­men­te, na­die ha ha­bla­do con nin­guno de no­so­tros e in­clu­so ha apa­re­ci­do en pren­sa in­for­ma­ción erró­nea que ha he­cho que nues­tro su­fri­mien­to sea aún ma­yor, pues nues­tra fa­mi­lia le­ja­na ha leí­do y vis­to las imá­ge­nes y nos lla­ma­ban man­te­nien­do la es­pe­ran­za de que fue­ra un ma­len­ten­di­do.

Mi ma­dre cum­plió pre­ci­sa­men­te el jue­ves 86 años (y no 92 co­mo di­cen los me­dios). Te­nía los acha­ques pro­pios de la edad y ar­tro­sis, pe­ro por lo de­más es­ta­ba fí­si­ca y men­tal­men­te per­fec­ta. Era ve­ci­na des­de ha­cía más de 50 años; era su ca­sa y te­nía to­dos sus re­cuer­dos y no quería mar­char­se de allí. Yo me he cria­do en el ba­rrio de Sant Roc, he es­tu­dia­do y vi­vi­do allí has­ta que me ca­sé. Íba­mos vien­do que to­do ha­bía cam­bia­do mu­cho y na­die ha­cía na­da por re­me­diar­lo. To­da la cul­pa se la echan a los in­mi­gran­tes y yo no es­toy de acuer­do en ab­so­lu­to. Yo creo que ca­da in­mi­gran­te tie­ne de­re­cho a bus­car­se una vi­da me­jor, pe­ro eso sí, tie­nen que adap­tar­se a las nor­mas de con­vi­ven­cia y, por su­pues­to, cum­plir las le­yes (en su ca­sa me trae sin cui­da­do que re­cen, se vis­tan o co­man di­fe­ren­te), pe­ro igual que tie­nen sus derechos, tam­bién obli­ga­cio­nes.

Mi ma­dre era una se­ño­ra viu­da, con una pen­sión de apro­xi­ma­da­men­te 600 eu­ros y pun­tual­men­te pa­ga­ba los gas­tos de co­mu­ni­dad e in­clu­so las nu­me­ro­sas de­rra­mas que se ha­cían, por­que no lle­ga­ba el di­ne­ro pa­ra pa­gar los gas­tos (ya que de 20 ve­ci­nos, pa­ga­ban tres o cua­tro), el res­to na­da. La ame­na­za de la ad­mi­nis­tra­do­ra de la co­mu­ni­dad era que, si no ha­bía di­ne­ro, cor­ta­rían el as­cen­sor y, an­te eso y da­do que vi­vía en un no­veno pi­so, ha pa­ga­do to­do lo que le co­rres­pon­día a ella y a to­dos los de­más.

Tam­bién te­nía pá­ni­co a ir al hos­pi­tal y que, tras el tiem­po que es­tu­vie­ra in­gre­sa­da, al vol­ver se en­con­tra­ra su pi­so ocu­pa­do. Aquí to­do el mun­do era co­no­ce­dor de los pin­cha­zos de luz, de agua y de to­do lo que po­dían sa­quear, y na­die ha he­cho ab­so­lu­ta­men­te na­da.

Ha te­ni­do que ocu­rrir una des­gra­cia, que nos ha afec­ta­do ple­na­men­te a no­so­tros, pa­ra que es­to se di­vul­gue y aun así no se tra­ta so­lo de pa­la­bras, sino que ne­ce­si­ta­mos he­chos y si hay que cam­biar las le­yes; que se ha­ga. Que­re­mos pe­dir res­pon­sa­bi­li­da­des a to­do el que le co­rres­pon­da, ese es el úni­co con­sue­lo que te­ne­mos. En de­fi­ni­ti­va, pe­di­mos jus­ti­cia y un po­co más de hu­ma­ni­dad y que la muer­te de mi ma­dre sir­va pa­ra que al­guien ha­ga al­go y se to­men las me­di­das que se ten­gan que to­mar.

FE­RRAN NADEU

Es­ca­le­ra de la ca­lle de Mar­qués de Mont-roig, 247.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.