Ce­ba­llos rescata a So­la­ri

El Ma­drid ter­mi­na ga­nan­do con un gol de fal­ta tras su­frir lo in­de­ci­ble an­te el Be­tis

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Deportes - ALEJANDRO GAR­CÍA

El día que Se­tién se en­tre­gó a los cen­tro­cam­pis­tas, So­la­ri re­cu­rrió a tres cen­tra­les. Los dos evi­den­cia­ron y ra­di­ca­li­za­ron su apues­ta, con­vir­tie­ron el par­ti­do en una ba­ta­lla tác­ti­ca en la que ini­cial­men­te se im­pu­so el Ma­drid, re­mon­tó el Be­tis por in­com­pa­re­cen­cia del ri­val y, cuan­do el par­ti­do se en­ca­mi­na­ba al empate, el de­ses­pe­ra­do úl­ti­mo in­ten­to blan­co, co­mo un sol­da­do ago­ni­zan­te que mue­re dis­pa­ran­do, en­con­tró una fal­ta en la fron­tal del área que trans­for­mó Ce­ba­llos gra­cias a un error de Pau.

So­la­ri, que de­jó en el ban­qui­llo a Mar­ce­lo, Ce­ba­llos e Is­co (que no en­tró ni un mi­nu­to, evi­den­cian­do una si­tua­ción in­sos­te­ni­ble con el ma­la­gue­ño), re­cu­rrió, en­tre las ba­jas, a tres cen­tra­les, a Re­gui­lón, a Val­ver­de, a Vi­ni­cius en­fer­mo y, cuan­do se le­sio­nó Ben­ze­ma en un de­do al final de la pri­me­ra par­te, al can­te­rano Cris­to Gon­zá­lez.

La apues­ta del Ma­drid fue la de pre­sio­nar con to­do la sa­li­da des­de atrás del Be­tis y re­ple­gar des­pués pa­ra bus­car la con­tra. El equi­po de Se­tién asu­mió con co­ra­je el re­to de te­ner el pro­ta­go­nis­mo con el ba­lón, pe­ro no lo con­si­guió has­ta la se­gun­da par­te.

El Ma­drid mos­tró una idea de jue­go des­de el prin­ci­pio, la eje­cu­tó con fir­me­za y el re­sul­ta­do fue una pri­me­ra par­te plá­ci­da. Pre­sio­nó muy arri­ba, siem­pre con las lí­neas jun­tas, en bus­ca de erro­res bé­ti­cos en la sa­li­da des­de atrás. En una de esas ju­ga­das con es­pa­cios, tras un ro­bo, el Ma­drid se lan­zó con sus la­te­ra­les lar­gos y en­con­tró el premio del gol. Tu­vo que ser Mo­dric con un la­ti­ga­zo des­de la fron­tal del área, tras un re­bo­te en Bar­tra y con Guar­da­do ce­rran­do el es­pa­cio, el que re­sol­vie­ra sa­tis­fac­to­ria­men­te un ata­que blan­co.

El equi­po de So­la­ri en­con­tró una co­mo­di­dad in­só­li­ta en el re­plie­gue, con se­gu­ri­dad de­fen­si­va y pe­li­gro a la ca­rre­ra con es­pa­cios. La más cla­ra la tu­vo Val­ver­de, en un mano a mano con Pau que in­ten­tó re­sol­ver a la de­ses­pe­ra­da con un ta­co­na­zo. En­ton­ces des­per­tó el Be­tis, que dis­fru­tó de sus me­jo­res mi­nu­tos cuan­do ago­ni­za­ba la pri­me­ra par­te, pe­ro se fue al des­can­so sin pro­bar a Na­vas.

La ten­den­cia del par­ti­do no cam­bió tras el des­can­so, con los lo­ca­les ca­da vez más có­mo­dos y el Ma­drid más y más en­ce­rra­do. Con la de­lan­te­ra con la que em­pe­zó la tem­po­ra­da en el Cas­ti­lla, So­la­ri vio cómo su equi­po per­dió la se­gu­ri­dad de­fen­si­va y la pre­sen­cia en ata­que.

De la mano de Guar­da­do, en­car­ga­do de acla­rar el ini­cio de ca­da ju­ga­da, el Be­tis fue cre­cien­do de for­ma ex­po­nen­cial. Em­pe­za­ron a apa­re­cer Ca­na­les y Joa­quín, con pe­so cre­cien­te en el par­ti­do an­te la alar­man­te re­nun­cia ma­dri­dis­ta a to­do lo que no fue­ra de­fen­der el re­sul­ta­do. Era de­sola­dor ver los po­cos efec­ti­vos con los que ata­ca­ban los de So­la­ri, cons­tan­te­men­te con la ma­yo­ría de sus ju­ga­do­res en cam­po pro­pio.

BRAHIM DÍAZ, ÚL­TI­MO RE­CUR­SO El Be­tis era lo opues­to, in­ten­so y des­bo­ca­do, vol­ca­do con to­do has­ta que con­si­guió el empate, pre­via in­te­rrup­ción del VAR, a más de 20 mi­nu­tos del final. La ver­ti­ca­li­dad de Lo Cel­so y Ca­na­les ge­ne­ró un gol me­re­ci­do por un Be­tis que no se que­dó ahí y si­guió ata­can­do.

El úl­ti­mo re­cur­so de So­la­ri fue Brahim Díaz y una de­ses­pe­ra­da apues­ta ofen­si­va pa­ra la que no te­nía re­cur­sos, pe­ro el Be­tis ter­mi­nó, ex­te­nua­do, ha­cien­do una fal­ta en la fron­tal del área que trans­for­mó Ce­ba­llos, siem­pre sil­ba­do por la gra­da, en con­ni­ven­cia con Pau Ló­pez, que re­ga­ló su pa­lo pa­ra dar­le al Ma­drid una vic­to­ria que vio muy le­ja­na du­ran­te ca­si to­do el se­gun­do tiem­po.

El equi­po de So­la­ri ter­mi­na la pri­me­ra vuel­ta en Cham­pions, aun­que con la sen­sa­ción de es­tar es­ti­ran­do la go­ma al má­xi­mo de sus lí­mi­tes.

«Lo re­pi­to des­de el pri­mer día que es­toy aquí, to­dos son par­te del plan­tel, un equi­po es­tá for­ma­do por los que jue­gan y por los que no jue­gan», in­sis­tió en la com­pa­re­cen­cia tras ga­nar al Be­tis, en su enési­mo re­quie­bro pa­ra no men­cio­nar al ata­can­te.

Brahim ya va por de­lan­te

En­tre las pre­fe­ren­cias de So­la­ri, Is­co es­tá por de­trás de to­dos en la plan­ti­lla del Ma­drid. Por de­trás de Val­ver­de, ti­tu­lar en el Vi­lla­ma­rín, por de­trás de Ce­ba­llos (el se­gun­do cam­bio) y por de­trás de Brahim Díaz (el ter­ce­ro), que le ha ade­lan­ta­do con una se­ma­na de en­tre­na­mien­to. To­do des­pués de que tam­po­co fue­ra ti­tu­lar en Co­pa an­te el Le­ga­nés, en­tre se­ma­na, cuan­do So­la­ri ali­neó un equi­po lo más al­ter­na­ti­vo que pu­do, pa­ra dar opor­tu­ni­da­des a to­dos los que es­ta­ban ju­gan­do me­nos.

El que era el lla­ma­do a li­de­rar el nue­vo pro­yec­to del Ma­drid, cuan­do Lo­pe­te­gui era el en­tre­na­dor y los pro­ble­mas de pla­ni­fi­ca­ción no eran tan evi­den­tes, es aho­ra la úl­ti­ma lla­ve con la que So­la­ri in­ten­ta­ría abrir un can­da­do. El fu­tu­ro se pre­sen­ta in­cier­to pa­ra Is­co, en me­dio de la vo­rá­gi­ne de un Ma­drid más vo­lá­til que nun­ca. «No es una pre­gun­ta pa­ra mí», se li­be­ró de res­pon­sa­bi­li­dad So­la­ri so­bre su po­si­ble sa­li­da, pe­ro lo cier­to es que el Ma­drid es­tá de­va­luan­do lo que era un ac­ti­vo im­por­tan­te al ini­cio de cur­so.

AP / MI­GUEL MORENATTI

Mo­dric fes­te­ja el pri­mer gol del Ma­drid jun­to a Re­gui­lón, Vi­ni­cius y Car­va­jal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.