Héc­tor Be­lle­rín

De­fen­sa del Ar­se­nal

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Oppiniiónión - LUIS MI­GUEL MAR­CO

★★★★ El ju­ga­dor ca­ta­lán ad­mi­te sin com­ple­jos su pa­sión por la mo­da y el es­ti­lis­mo, y reivin­di­ca que, en lu­gar de ves­tir co­me­di­dos por te­mor a las crí­ti­cas, los fut­bo­lis­tas de­ben de­mos­trar la im­por­tan­cia de ser fe­liz con uno mis­mo.

«Mu­chos ju­ga­do­res pre­fie­ren ser co­me­di­dos a la ho­ra de ves­tir por mie­do a ser cri­ti­ca­dos. Eso les ha­ce ser in­fe­li­ces. Los fut­bo­lis­tas te­ne­mos el po­der de in­fluir en la gen­te y de­be­ría­mos de­mos­trar que lo im­por­tan­te es ser fe­liz con uno mis­mo». Es lo que pien­sa Héc­tor Be­lle­rín, el ju­ga­dor ca­ta­lán del Ar­se­nal, de 23 años y for­ma­do en La Ma­sía, que ha­ce unos días vol­vió a sor­pren­der con su es­ti­lis­mo al acu­dir al des­fi­le en Lon­dres de Chris­top­her Rae­burn, el di­se­ña­dor bri­tá­ni­co que ha he­cho del re­ci­cla­je su má­xi­ma y que ha fi­cha­do por Tim­ber­land.

Hay que re­co­no­cer que el jo­ven arries­gó con su pan­ta­lón a ra­yas, su im­permea­ble trans­pa­ren­te y su go­rri­to de Pra­da. Y des­de lue­go no mi­li­ta en la li­ga de los Cris­tiano Ro­nal­do y Sergio Ra­mos pa­ra ver quién lu­ce el lo­go de Guc­ci más gran­de. Lo su­yo es otra co­sa, es street­wear de ni­vel o, co­mo él di­ce, «un es­ti­lo de vi­da».

No hay más que echar un vis­ta­zo a su cuen­ta de Ins­ta­gram pa­ra ver que el mu­cha­cho no ti­ra ba­lo­nes fue­ra cuan­do ha­bla de mo­da. Lo he­mos vis­to con el mo­de­lo in­glés David Gandy en un en­cuen­tro or­ga­ni­za­do por la edi­ción in­gle­sa de la re­vis­ta Es­qui­re, com­par­tien­do pho­to­call con Gior­gio Ar­ma­ni en uno de sus des­fi­les y po­san­do con ro­pa de Pra­da, Raf Si­mons, Ber­lu­ti y Balenciaga, pe­ro tam­bién con mo­de­los de di­se­ña­do­res co­mo Craig Green y JW An­der­son. O con ro­pa de­por­ti­va de su pa­tro­ci­na­dor, Pu­ma, y tam­bién de Fear of God, la mar­ca de cul­to crea­da por Jerry Lo­ren­zo. El ve­loz la­te­ral tie­ne cla­ro que lo su­yo es el fút­bol, pe­ro su ar­ma­rio tam­bién es­tá pa­ra ju­gar.

MÁQUINA DE CO­SER De crío te­nía a mano tan­to el es­fé­ri­co co­mo la máquina de co­ser. Co­rre por ahí un ví­deo en el que se le ve jun­to a su ma­dre cus­to­mi­zán­do­se él mis­mo unos pan­ta­lo­nes con un es­tam­pa­do y po­san­do des­pués con ellos en una se­sión de fo­tos. «Ven­go de una fa­mi­lia a la que siem­pre le ha in­tere­sa­do la mo­da. Aho­ra ten­go la opor­tu­ni­dad de crear mi pro­pio es­ti­lo e in­clu­so de ins­pi­rar a los de­más», afir­mó en una en­tre­vis­ta en la web del Ar­se­nal.

Así que mien­tras un ve­te­rano co­mo David Beck­ham pro­mo­cio­na el es­ti­lo Peaky Blin­der que ha pues­to de mo­da la se­rie bri­tá­ni­ca a tra­vés de Kent&Cur­wen, la mar­ca de mo­da de la que es co­pro­pie­ta­rio, Be­lle­rín es ya to­do un influencer fue­ra del te­rreno de jue­go. Cui­da tan­to sus apa­ri­cio­nes que tan­to él co­mo otras es­tre­llas de la Pre­mier Lea­gue co­mo De­le Alli (Tot­ten­ham) y Alex Ox­la­de-Cham­ber­lain (Li­ver­pool) re­cu­rren in­clu­so a fo­tó­gra­fos pro­fe­sio­na­les pa­ra mimar al má­xi­mo las fo­tos que suben a sus cuen­tas de Ins­ta­gram.

Cla­ro que no to­do en su ca­so ha si­do co­ser y de­fen­der la por­te­ría. El pa­sa­do sep­tiem­bre, Be­lle­rín de­nun­ció en The Ti­mes el dra­ma que vi­vía con los se­gui­do­res de su club des­de ha­ce tiem­po. «Al­gu­nos afi­cio­na­dos son muy ofen­si­vos. La ma­yor par­te de los in­sul­tos me lle­gan por in­ter­net, pe­ro otros se es­cu­chan en el es­ta­dio. Me lla­man les­bia­na por­que lle­vo el pe­lo lar­go y des­pués si­guen con otros mu­chos in­sul­tos ho­mó­fo­bos. Cuan­do jue­go mal, la si­tua­ción se vuel­ve in­sos­te­ni­ble», se la­men­tó el ju­ga­dor, que in­clu­so ce­rró tem­po­ral­men­te sus re­des so­cia­les.

«El pro­ble­ma es que los afi­cio­na­dos to­da­vía tie­nen una idea muy de­ter­mi­na­da de cómo un fut­bo­lis­ta de­be ves­tir­se, com­por­tar­se o ha­blar y, si te com­por­tas de for­ma dis­tin­ta, te con­vier­tes en blan­co de crí­ti­cas. Con ese pa­no­ra­ma es im­po­si­ble que un ju­ga­dor afir­me pú­bli­ca­men­te que es ho­mo­se­xual», re­co­no­ció.

«Aho­ra ten­go la opor­tu­ni­dad de crear mi pro­pio es­ti­lo e in­clu­so de ins­pi­rar a los de­más», ase­gu­ra

A la iz­quier­da, Héc­tor Be­lle­rín, la se­ma­na pa­sa­da, en un des­fi­le en Lon­dres. En el cen­tro y a la de­re­cha, el ju­ga­dor con otros dos es­ti­lis­mos an­te­rio­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.