Ten­den­cias.

Lo úl­ti­mo en via­jes: ate­rri­zar en una is­la de­sier­ta y so­bre­vi­vir a la ex­pe­rien­cia.

El Periódico de Catalunya [Català] - Dominical - - SUMARIO - Por Ixo­ne Díaz Lan­da­lu­ce

PA­SA­RÁS FRÍO Y PA­SA­RÁS CA­LOR. Ten­drás ham­bre y sed. Es­ta­rás ex­pues­to a los ele­men­tos y a otras per­so­nas. Es una ex­pe­rien­cia bru­tal que te des­po­ja­rá de to­das tus co­mo­di­da­des». Aun­que cues­te creer­lo, la fra­se es­tá im­pre­sa en el fo­lle­to de una agen­cia de via­jes bri­tá­ni­ca. Cla­ro que las va­ca­cio­nes en cues­tión no son el tí­pi­co pa­que­te de vue­lo, alo­ja­mien­to y ré­gi­men de me­dia pen­sión en bu­fé li­bre. Con­sis­te en pa­sar una se­ma­na en una is­la de­sier­ta y so­bre­vi­vir a la ex­pe­rien­cia. «No es pa­ra cual­quie­ra. No es pa­ra quie­nes quieren una is­la idí­li­ca en el pa­raí­so (aun­que la is­la es pre­cio­sa). No es pa­ra aque­llos que buscan unas va­ca­cio­nes. Es pa­ra quie­nes quieren saber có­mo reac­cio­na­rían en ca­so de desas­tre, pa­ra quie­nes quieren ver lo le­jos que sus cuer­pos y sus men­tes pue­den lle­var­los», ex­pli­ca la pá­gi­na web de Pio­neer Ex­pe­di­tions. Y es­ta so­lo es una de las em­pre­sas que es­tá

sa­bien­do adap­tar­se a las exi­gen­cias de una nue­va ten­den­cia glo­bal: el tu­ris­mo de su­per­vi­ven­cia. Por un la­do, es­te ti­po de via­jes (que no siem­pre tie­nen una is­la de­sier­ta co­mo es­ce­na­rio) pro­me­te la ca­da vez más an­sia­da des­co­ne­xión di­gi­tal. No hay or­de­na­do­res ni te­lé­fo­nos (sal­vo pa­ra avi­sar de la per­ti­nen­te emer­gen­cia) no hay wifi ni ma­ne­ra hu­ma­na de que tu je­fe (o tu ma­dre) pue­da lo­ca­li­zar­te. Y, des­de lue­go, cu­bren una ne­ce­si­dad real y acu­cian­te. Se­gún un es­tu­dio rea­li­za­do por la agen­cia de via­jes Pan­gea, al 60 por cien­to de los es­pa­ño­les les re­sul­ta im­po­si­ble des­co­nec­tar en va­ca­cio­nes por cul­pa de sus te­lé­fo­nos mó­vi­les.

Pe­ro esa no es la úni­ca mo­ti­va­ción de es­te nue­vo ti­po de tu­ris­tas. El otro gran ali­cien­te con­sis­te en po­ner a prue­ba sus ca­pa­ci­da­des y su re­sis­ten­cia fí­si­ca, pe­ro tam­bién la men­tal. En el tu­ris­mo de su­per­vi­ven­cia, na­da es­tá ga­ran­ti­za­do: ni la co­mi­da ni el agua po­ta­ble ni un te­cho ba­jo el que dormir por las no­ches. Ni si­quie­ra la se­gu­ri­dad to­tal de los clien­tes. To­do eso for­ma par­te de la ex­pe­rien­cia. Pue­de so­nar ex­tre­mo e in­ne­ce­sa­ria­men­te peligroso, pe­ro es pre­ci­sa­men­te ahí don­de ra­di­ca su atrac­ti­vo y don­de con­si­gue en­gan­char a aque­llos via­je­ros adic­tos a las emo­cio­nes fuer­tes.

EL ROB I NS Ó NE S PA­ÑO L Cu­rio­sa­men­te, una de las em­pre­sas pio­ne­ras de es­te sec­tor tu­rís­ti­co emer­gen­te na­ció de la idea de un es­pa­ñol. Cuan­do Álvaro Ce­re­zo cum­plió 18 años, qui­so con­ver­tir en reali­dad su fan­ta­sía in­fan­til de vi­vir co­mo un náu­fra­go, pe­ro no en­con­tró nin­gu­na em­pre­sa en el mun­do que ofre­cie­ra es­tan­cias en is­las de­sier­tas. «Así que lo hi­ce por mi cuen­ta. Bus­qué unas is­las en la In­dia y es­tu­ve allí un mes. Mi vi­da cam­bió pa­ra siem­pre». Ca­da año via­ja­ba a una is­la nue­va mien­tras ter­mi­na­ba la ca­rre­ra de Eco­nó­mi­cas. Te­nía cla­ro que no que­ría ter­mi­nar sus días en una ofi­ci­na y en 2010 vol­vió a ha­cer una bús­que­da en Goo­gle y vol­vió a cer­ti­fi­car que na­die ofre­cía ese ti­po de via­jes. Pa­ra lle­nar ese hue­co, Ce­re­zo creó GoCas­ta­way en 2011.

Su em­pre­sa ofrece dos mo­da­li­da­des de via­je (con­fort y aven­tu­ra) en is­las de In­do­ne­sia, Fi­li­pi­nas y Cen­troa­mé­ri­ca. La pri­me­ra opción es, esen­cial­men­te, una se­ma­na de va­ca­cio­nes en una is­la de­sier­ta pa­ra des­can­sar y no ver a na­die. Es po­pu­lar en­tre las pa­re­jas de re­cién ca­sa­dos que buscan una luna de miel di­fe­ren­te e in­clu­ye un

alo­ja­mien­to mo­des­to sin luz eléc­tri­ca, pe­ro con du­cha, una ca­ma y otras co­mo­di­da­des. El mo­do aven­tu­ra es otra his­to­ria. Bá­si­ca­men­te, con­sis­te en de­jar a los via­je­ros so­los en la is­la (aun­que su­per­vi­sa­dos des­de la dis­tan­cia) y que se las apa­ñen co­mo pue­dan pa­ra co­mer, en­con­trar agua o bus­car re­fu­gio du­ran­te una tor­men­ta tro­pi­cal. «Se tra­ta de gen­te que se quie­re pro­bar a sí mis­ma. Pe­ro tam­bién hay per­so­nas apa­sio­na­das por las his­to­rias de náu­fra­gos, gen­te so­li­ta­ria o muy ex­cén­tri­ca y has­ta mi­llo­na­rios que no sa­ben en qué gas­tar­se el di­ne­ro y quieren pro­bar co­sas nue­vas… Es gen­te dis­tin­ta, des­de lue­go», ex­pli­ca Ce­re­zo. Des­de la mu­jer in­gle­sa que le pi­dió ur­gen­te­men­te una is­la de­sier­ta pa­ra que su pa­dre, al que le ha­bían da­do dos me­ses de vi­da, cum­plie­ra su sueño has­ta Reik­ko Ho­ri, la ja­po­ne­sa de 22 años que se con­vir­tió en la pri­me­ra náu­fra­ga vo­lun­ta­ria del mun­do. Ca­da clien­te tie­ne su mo­ti­va­ción. «A los ame­ri­ca­nos les en­can­ta la su­per­vi­ven­cia, ca­zar, ma­tar… Buscan el desafío. El eu­ro­peo

A LOS AME­RI­CA­NOS LES EN­CAN­TA LA SU­PER­VI­VEN­CIA, CA­ZAR. EL EU­RO­PEO BUS­CA MÁS LA EVA­SIÓN

bus­ca más la so­le­dad, la eva­sión, la na­tu­ra­le­za…».

EL LU­JO DE SO­BRE­VI­VIR En reali­dad, el ma­yor re­to de Ce­re­zo y su equi­po es dar con las is­las, que por cier­to es­tán iden­ti­fi­ca­das con nom­bres fal­sos en su pá­gi­na web pa­ra evi­tar que se con­vier­tan en un des­tino tu­rís­ti­co de ma­sas. «Is­las de­sier­tas hay mu­chas, el pro­ble­ma es que el Go­bierno de turno te per­mi­ta rea­li­zar la ac­ti­vi­dad y que no ha­ya pes­ca­do­res fae­nan­do cer­ca». Otra opción es con­tra­tar se­gu­ri­dad pri­va­da pa­ra que na­die se acer­que.

El gra­do de ais­la­mien­to lo es­co­ge el clien­te y eso re­per­cu­te en el pre­cio. Las is­las más ba­ra­tas (y más cer­ca­nas a la cos­ta) cues­tan unos 1500 eu­ros por per­so­na a la se­ma­na; las más ais­la­das (que re­quie­ren co­ne­xión vía sa­té­li­te) pue­den al­can­zar los 6000 eu­ros. En ca­so de emer­gen­cia, el equi­po de GoCas­ta­way es­tá ac­ce­si­ble 24 ho­ras al día. «He­mos te­ni­do al­gún sus­to, pe­ro na­da de­ma­sia­do gor­do. Al­gún clien­te se ha pues­to en­fer­mo y he­mos te­ni­do que res­ca­tar­lo y al­gu­na tor­men­ta nos ha pi­lla­do en la mar». Eso sí, to­dos sus clien­tes de­ben fir­mar un con­tra­to exo­ne­ran­do a la em­pre­sa de cual­quier res­pon­sa­bi­li­dad.

Pe­ro la de Ce­re­zo no es la úni­ca em­pre­sa que ofrece es­te ti­po de ser­vi­cios. Pa­ra Tom Mar­chant, co­fun­da­dor de la agen­cia de via­jes Black To­ma­to, es­tos via­jes son una for­ma de «des­co­nec­tar de la vi­da en ca­sa, mien­tras te con­cen­tras en el mo­men­to. Aquí, el au­tén­ti­co lu­jo es la ex­pe­rien­cia; y la úni­ca dis­trac­ción es una vi­sión re­no­va­da so­bre dón­de es­tás, qué es­tás ha­cien­do y adón­de ne­ce­si­tas ir». Es de­cir, esa ne­ce­si­dad de vi­vir el pre­sen­te de la que tan­to ha­blan el bu­dis­mo o el mind­ful­ness.

LAS IS­LAS MÁS BA­RA­TAS CUES­TAN 1500 EU­ROS POR PER­SO­NA Y LAS MÁS CA­RAS Y RE­MO­TAS, 6000

So­bre­vi­vir en el pa­raí­so Los aven­tu­re­ros de­ben pes­car o ca­zar sus pro­pias pie­zas pa­ra ali­men­tar­se.

A re­fu­gio Es ne­ce­sa­rio en­con­trar un lu­gar don­de po­der dormir o cons­truir un re­fu­gio con­tra la llu­via, el vien­to o la nie­ve.

Ob­ser­var la na­tu­ra­le­za Otro de los ali­cien­tes pa­ra es­ca­par de la ci­vi­li­za­ción es po­der avis­tar ani­ma­les en su há­bi­tat na­tu­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.