Jue­go de cá­te­dras

El Periódico de Catalunya [Català] - Dominical - - FIRMAS -

ha­ce unos años, cuan­do un par de ami­gos me con­ta­ron un ro­sa­rio de anéc­do­tas so­bre ac­ce­sos a cá­te­dra en la Uni­ver­si­dad de su ciu­dad y de­más anéc­do­tas de la pug­na fe­bril en­tre des­pa­chos, pro­pu­se a una ca­de­na de te­le­vi­sión po­ner en pie una se­rie en Es­pa­ña que, en lu­gar de imi­tar, sin me­dios, a las se­ries nor­te­ame­ri­ca­nas, re­tra­ta­ra el mun­do in­terno de una fa­cul­tad al mo­do de Jue­go de tro­nos. No ha­ce fal­ta ir­se a un Me­die­vo ima­gi­na­rio pa­ra en­con­trar la cruel­dad y la im­pu­di­cia, mu­chas ve­ces lo te­ne­mos más cer­ca. A raíz de un re­cien­te ar­tícu­lo don­de re­cla­ma­ba la Uni­ver­si­dad pú­bli­ca es­pa­ño­la co­mo una uto­pía per­ma­nen­te pa­ra lo­grar la igual­dad en­tre los ciu­da­da­nos, re­ci­bí un mon­tón de car­tas de pro­fe­so­res y ca­te­drá­ti­cos que se su­ma­ban a la es­pe­ran­za, pe­ro no de­ja­ban de re­cor­dar­me el es­ta­do de me­dio­cri­dad, lu­cha cai­ni­ta, pe­leas por la pol­tro­na y de­más mal­for­ma­cio­nes del te­ji­do aca­dé­mi­co en las más im­por­tan­tes ins­ti­tu­cio­nes del país. Vol­ví a acor­dar­me de la se­rie re­cha­za­da por el ca­nal, una lás­ti­ma no ha­ber po­di­do hin­car­le el dien­te a ese pro­yec­to.

En la Uni­ver­si­dad es­tu­dié Pe­rio­dis­mo con más áni­mo que bri­llan­tez. De­jé tres asig­na­tu­ras col­ga­das pa­ra ir­me a Es­ta­dos Uni­dos y ja­más me arre­pen­tí de aban­do­nar sin el tí­tu­lo, no creo de­ma­sia­do en los pa­pe­les ofi­cia­les. Sin em­bar­go, ca­da vez que al­guien me pregunta, opino con sin­ce­ri­dad que pa­sar por la Uni­ver­si­dad es una eta­pa de pri­vi­le­gio pa­ra abrir tu ca­be­za y as­pi­rar a cam­biar el mun­do des­de tu disciplina. Los úl­ti­mos es­cán­da­los que han sa­cu­di­do la corrupción po­lí­ti­ca en Es­pa­ña apun­tan ha­cia ti­tu­la­cio­nes ma­nio­bre­ras que han pre­mia­do a al­tos per­so­na­jes de par­ti­dos. No só­lo ca­re­cían de los me­re­ci­mien­tos, sino que ade­más han for­za­do la ma­qui­na­ria ad­mi­nis­tra­ti­va pa­ra ob­te­ner di­plo­mas que col­gar en su va­cua personalidad. No nos en­ga­ñe­mos, la ma­yo­ría de las ca­rre­ras po­lí­ti­cas se ha­cen con un tra­ba­jo es­for­za­do des­de la se­de lo­cal, ad­qui­rien­do po­co a po­co una cier­ta ca­pa­ci­dad de man­do y po­der den­tro del par­ti­do. Cuan­do se al­can­za la cús­pi­de, en mu­chos ca­sos hay una au­sen­cia de preparación real que to­ca cu­brir a to­da pri­sa. Eso es tris­te, pe­ro más aún uti­li­zar el po­der que te pue­de con­ce­der la po­lí­ti­ca pa­ra tre­par en el es­ca­la­fón uni­ver­si­ta­rio.

Lo que su­ce­de con es­tos es­cán­da­los es que qui­zá en­cu­bren un mal fun­cio­na­mien­to ge­ne­ra­li­za­do. La Uni­ver­si­dad es un secreto ce­rra­do con lla­ve, don­de ca­da vez que pre­gun­tas te en­cuen­tras res­pues­tas muy si­nies­tras. A la va­li­dez de las per­so­nas se le opo­ne en mu­chas oca­sio­nes un en­fren­ta­mien­to per­so­nal, y los de­par­ta­men­tos son a ra­tos rei­nos de tai­fas. Su­pon­go que, en la ma­yo­ría de los ca­sos, la ho­nes­ti­dad de al­guien que se de­di­ca a la en­se­ñan­za im­po­ne una éti­ca pro­pia que le ha­ce so­bre­vi­vir, pe­se a que al­re­de­dor vea co­sas que no le gus­tan. Co­mo alumno te en­te­ras de re­fi­lón de esas lu­chas de po­der, por­que te de­di­cas a ir a cla­se, a es­tu­diar, a tra­tar de sa­car tus asig­na­tu­ras ade­lan­te. Pe­ro ya de­tec­tas que al­gu­nos de los alum­nos más pers­pi­ca­ces y que pre­ten­den co­lo­car­se en la fa­cul­tad co­mien­zan la ope­ra­ción de se­duc­ción y pas­te­leo con quien le pue­de ayu­dar a lo­grar su pla­za. Es al­go que su­ce­de mien­tras la gran ma­yo­ría cen­tra su as­pi­ra­ción en en­con­trar tra­ba­jos fue­ra de lo aca­dé­mi­co, pe­ro to­dos he­mos co­no­ci­do esa vis­co­sa pre­sen­cia a nues­tro cos­ta­do.

Qui­zá se­ría bue­na la oca­sión pa­ra tra­tar de en­ten­der si el fun­cio­na­mien­to uni­ver­si­ta­rio es el co­rrec­to y si hay as­pec­tos que pue­den me­jo­rar­se. Lo­grar un acuerdo co­mún, con ple­na par­ti­ci­pa­ción de los im­pli­ca­dos, se­ría un sue­ño. Es­pa­ña no es país de re­for­mas, y me­nos educativas, y aún me­nos con con­sen­so. Pe­ro la idea de que el po­der po­lí­ti­co se ha in­fil­tra­do en las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas un po­co a la ma­ne­ra en que du­ran­te años ha ido de­gra­dan­do las te­le­vi­sio­nes y las

Ha­ce años pro­pu­se ha­cer una se­rie que re­tra­ta­ra el mun­do in­terno de una fa­cul­tad en Es­pa­ña al mo­do de 'Jue­go de tro­nos'. Fue re­cha­za­da

ins­ti­tu­cio­nes de­mo­crá­ti­cas que se les po­nen a tiro es desa­so­se­gan­te. Fren­te a la ofer­ta pri­va­da, don­de el di­ne­ro re­sul­ta de­fi­ni­ti­vo pa­ra es­ta­ble­cer una je­rar­quía so­cial, en la Uni­ver­si­dad pú­bli­ca se pre­ci­sa trans­pa­ren­cia, as­cen­so por mé­ri­tos, vi­gi­lan­cia ex­tre­ma. A lo me­jor des­pués de la man­cha de be­tún que dejan es­tos epi­so­dios, el pa­no­ra­ma pue­de en­ri­que­cer­se pa­ra de­vol­ver el or­gu­llo a las im­pres­cin­di­bles ins­ti­tu­cio­nes educativas pú­bli­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.