"Nin­gún par­ti­do nos da so­lu­cio­nes, y los sin­di­ca­tos no ha­cen na­da. Vi­ven có­mo­dos..."

Án­ge­la Mu­ñoz Soy la vi­ce­pre­si­den­ta de la aso­cia­ción Las Kellys ('las que lim­pian'). Lle­va­mos dos años lu­chan­do por los de­re­chos la­bo­ra­les de las ca­ma­re­ras de pi­so. Nos aca­ba de recibir Mariano Ra­joy en la Mon­cloa.

El Periódico de Catalunya [Català] - Dominical - - ELLA & ÉL -

XLSe­ma­nal.

¿Es la pri­me­ra vez que las re­ci­be un pre­si­den­te de Go­bierno? Án­ge­la Mu­ñoz. Sí. Nos ha­bía­mos reuni­do an­tes con dipu­tados del PSOE y de Po­de­mos y fui­mos al Par­la­men­to Eu­ro­peo y, aun­que siem­pre nos apo­yan, al fi­nal no nos dan so­lu­cio­nes. XL. ¿Y los sin­di­ca­tos? Á.M. No ha­cen na­da, tie­nen una vi­da muy có­mo­da y di­cen que es muy com­pli­ca­do lo que pe­di­mos. Ellos y la pa­tro­nal nos han lle­va­do al bor­de del abis­mo. Aho­ra se han en­fa­da­do por­que vi­mos a Ra­joy. XL. ¿Por qué tan­to en­fa­do? Á.M. Di­cen que so­mos unas in­tru­sas, que es­ta es su lu­cha y que se van a apro­ve­char de no­so­tras: nos to­man por ton­tas. Pe­ro, si en dos años he­mos le­van­ta­do tan­tas al­fom­bras, sin sus me­dios ni sus sub­ven­cio­nes, no de­be­mos de ser­lo tan­to. Es in­dig­nan­te, por ejem­plo, que los sin­di­ca­tos se lle­ven un por­cen­ta­je por ca­da tra­ba­ja­dor que fir­ma un ERE. ¿Có­mo se co­me es­to? XL. ¿Qué pi­den en su 'ley Kelly'? Á.M. En­tre otras co­sas, que no se pue­da ex­ter­na­li­zar la ac­ti­vi­dad tron­cal de una em­pre­sa. El tu­ris­mo es el mo­tor del país, los hoteles ven­den ha­bi­ta­cio­nes y no­so­tras (el 30% de la plan­ti­lla) so­mos las que las lim­pia­mos. Ex­ter­na­li­za­das, co­bra­mos 2 eu­ros por ha­bi­ta­ción. Te­ne­mos que lim­piar 20 ha­bi­ta­cio­nes al día pa­ra ga­nar 800 eu­ros al mes con va­ca­cio­nes y pa­gas ex­tras ya in­clui­das, y nos con­tra­tan so­lo cuan­do nos ne­ce­si­tan. Las que tie­nen contrato fi­jo co­bran 1300 eu­ros y tie­nen pa­gas y va­ca­cio­nes. XL. ¿Ra­joy les pro­me­tió al­go? Á.M. Nos di­jo que no sa­bía na­da de nues­tra si­tua­ción, pe­ro el año pa­sa­do es­tu­vi­mos en el Se­na­do y el PP vo­tó en con­tra de las me­di­das pa­ra me­jo­rar nues­tra si­tua­ción. Aho­ra nos ha de­ja­do una puer­ta abier­ta, pe­ro co­mo no nos ha­ga ca­so ten­drá un se­rio pro­ble­ma. So­mos 200.000 ca­ma­re­ras de pi­so y ca­da vez te­ne­mos más vi­si­bi­li­dad. XL. Di­jo que le lle­va­ría una al­moha­da pa­ra ver si era ca­paz de po­ner­le la fun­da en el tiem­po que se les exi­ge a us­te­des, ¿lo hi­zo? Á.M. Me apos­té el cue­llo a que no era ca­paz, pe­ro no qui­se po­ner­lo en ese apu­ro. La reunión iba a du­rar 50 mi­nu­tos y du­ró dos ho­ras, fue muy in­ten­sa. Una de no­so­tras in­clu­so se le­van­tó la ca­mi­se­ta y Ra­joy tu­vo que ver la fa­ja que de­be­mos usar por los ma­les de es­pal­da. XL. Us­ted es­tu­dió Se­cre­ta­ria­do. Á.M. Sí, y tra­ba­jé co­mo ad­mi­nis­tra­ti­va. Pe­ro me que­dé en pa­ro y me hi­ce kelly. XL. ¿Qué tal las tra­tan los clien­tes de ho­tel? Á.M. El tu­ris­mo low cost de­ja muy su­cias las ha­bi­ta­cio­nes y pa­ra ellos eres in­vi­si­ble.

Sin ex­ce­sos «To­mo un ca­fé con le­che, un par de bo­llos y un zu­mo de na­ran­ja. Al­gún do­min­go, si no ten­go que tra­ba­jar, to­mo in­clu­so al­go más».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.