Le­gí­ti­ma de­fen­sa y otros fas­cis­mos

El Periódico de Catalunya [Català] - Dominical - - MAGAZINE -

es­cri­bo es­to un po­qui­to con­di­cio­na­do, por­que ca­si nun­ca tu­ve suer­te con la jus­ti­cia y los jue­ces en Es­pa­ña. Mi ex­pe­rien­cia es po­co sa­tis­fac­to­ria. En los años 80, tras un re­por­ta­je so­bre la ul­tra­de­re­cha, un juez que to­ca­ba esa mú­si­ca me qui­so em­pa­pe­lar por men­cio­nar­lo, aun­que lue­go, tras ape­la­cio­nes y re­cur­sos, to­do quedó en na­da. Peor suer­te tu­ve cuan­do un in­di­vi­duo pre­ten­dió sa­car­me 80.000 mor­ta­de­los acu­sán­do­me de pla­gio, y tras ga­nar­le tres jui­cios se dio la ca­sua­li­dad de que el úl­ti­mo ca­ye­ra en ma­nos de una com­pa­ñe­ra de pro­fe­so­ra­do en la mis­ma uni­ver­si­dad, puer­ta con puer­ta, del abogado de mi par­te con­tra­ria (na­tu­ral­men­te, na­da tu­vo que ver eso con la sen­ten­cia; lo cuen­to só­lo co­mo sim­pá­ti­co y su­per­fluo detalle cos­tum­bris­ta). Has­ta el epi­so­dio más re­cien­te tie­ne su pun­ti­to de re­co­chi­neo ju­di­cial: un mi­se­ra­ble que me cu­brió de ca­lum­nias fue ab­suel­to por­que, aun­que se re­co­no­cen en la sen­ten­cia las men­ti­ras y las ca­lum­nias, se­gún el tex­to yo soy personaje co­no­ci­do pe­ro el ca­lum­nia­dor no lo es; y eso le da per­fec­to de­re­cho a in­ven­tar y pu­bli­car un cu­rrí­cu­lum chun­go con ab­so­lu­ta im­pu­ni­dad. Lo pu­ni­ble, cla­ro, ha­bría si­do lo con­tra­rio. Que yo me cis­ca­ra en su pu­ta ma­dre. Ahí sí me ha­brían sa­cu­di­do bien, sus se­ño­rías.

Con el áni­mo tem­pla­do por tan de­li­cio­sos an­te­ce­den­tes, y otros que omi­to por no abu­rrir –una vez ga­né un jui­cio en Ca­na­rias, pe­ro tar­dé me­ses en creér­me­lo–, leo la sen­ten­cia so­bre el an­ciano de 83 años al que un ju­ra­do po­pu­lar se ha pa­sa­do por la piedra por ma­tar a uno de los dos la­dro­nes que asal­ta­ron su ca­sa. Por suer­te pa­ra el ma­ta­dor, me di­go, no era personaje co­no­ci­do; por­que en tal ca­so tal vez le ha­bría caí­do una tem­po­ra­da más lar­ga y ejem­pla­ri­zan­te. Pe­ro tu­vo suer­te. Co­mo se tra­ta­ba só­lo de un abue­lo que no es­cri­be no­ve­las ni fir­ma ar­tícu­los ni sa­le en la te­le, que dos fa­ci­ne­ro­sos se le me­tie­ran en ca­sa y le die­ran una bue­na es­ti­ba a él y a su an­cia­na es­po­sa, y que él aga­rra­ra una pis­to­la y –a sus 83 años, in­sis­to– le pe­ga­ra un ti­ro a uno de ellos, y lue­go le pe­ga­ra otro ti­ro más, le ha cos­ta­do só­lo dos años y me­dio por rá­pi­do de ga­ti­llo. El abue­lo «po­día ha­ber uti­li­za­do otras al­ter­na­ti­vas igual de efec­ti­vas» , di­ce la sen­ten­cia; co­mo, por ejem­plo, «la me­ra ex­hi­bi­ción del ar­ma o efec­tuar un nue­vo dis­pa­ro al sue­lo en es­pe­ra de di­sua­dir al asal­tan­te» . Así que, bueno. Eso. Trein­ta me­ses de ta­le­go de los que sí se cum­plen. Si no lo in­dul­tan an­tes, sal­drá con 86 ta­cos de al­ma­na­que y po­drá, re­in­te­gra­do al fin a la so­cie­dad con­tra la que obró, reha­cer su vi­da.

Imaginen, con cuan­to aca­bo de con­tar, có­mo lo su­pon­go de cru­do el día, o la no­che, en que dos trein­ta­ñe­ros ma­lo­sos de­ci­dan ha­cer­me una vi­si­ta a do­mi­ci­lio: mi pro­ce­di­mien­to a se­guir, ha­bi­da cuen­ta de que aún no ten­go ate­nuan­te oc­to­ge­na­rio, pues soy un vi­go­ro­so adul­to de 66 ta­cos. A ver có­mo con­ven­zo al juez o al ju­ra­do de que, si le suel­to un es­co­pe­ta­zo con pos­tas a uno que se cue­le en ca­sa a las tres de la ma­dru­ga­da, lo ha­bré he­cho tras con­si­de­rar se­re­na y fría­men­te si no ten­dría a mano otras al­ter­na­ti­vas igual de efec­ti­vas, o si la me­ra ex­hi­bi­ción del ar­ma, una vez en­cen­di­da la luz pa­ra que la vean, no bas­ta­ría pa­ra di­sua­dir a la pe­ña. Por­que, a fin de cuen­tas, yo soy personaje co­no­ci­do – «Re­ver­te se car­ga a dos po­bres in­tru­sos noc­tur­nos y anó­ni­mos sin ave­ri­guar sus in­ten­cio­nes» –; y ellos, cria­tu­ras tra­ta­das de mo­do in­jus­to por la so­cie­dad ca­pi­ta­lis­ta, a los que mi per­di­go­na­da fas­cis­ta pri­va­ría de la po­si­bi­li­dad de una re­in­ser­ción idó­nea.

Así que aquí an­do, oi­gan. Pre­pa­ran­do mi de­fen­sa ju­di­cial por si lue­go no me da tiem­po. Es­ta­ble­cien­do un pro­to­co­lo. An­tes que na­da, si abro los ojos y en­cuen­tro a al­guien en mi dor­mi­to­rio, de­be­ré en­cen­der la luz y pre­gun­tar si ha en­tra­do a ro­bar o a pe­dir­me un au­tó­gra­fo. Des­pués, una vez con­fir­me sus in­ten­cio­nes de­lin­cuen­tes, ave­ri­gua­ré si va ar­ma­do de pis­to­la o na­va­ja, a fin de que mi res­pues­ta, en ca­so de ser vio­len­ta, sea tam­bién pro­por­cio­nal. Na­da de es­co­pe­ta­zo si lle­va pis­to­la, ni de pis­to­le­ta­zo si lle­va na­va­ja, ni de sa­ble de ca­ba­lle­ría si lle­va ga­rro­te. Cui­da­dín con eso, que los jue­ces se fi­jan mu­cho. En el peor de los ca­sos, si va ar­ti­lla­do, pro­cu­ra­ré que él dis­pa­re pri­me­ro; y só­lo en ca­so de que no me ma­te, dis­pa­rar­le yo. Aun­que sin ma­tar­lo, por su­pues­to. Por­que si me lo

Na­da de es­co­pe­ta­zo si lle­va pis­to­la, na­da de pis­to­le­ta­zo si lle­va na­va­ja, na­da de sa­ble de ca­ba­lle­ría si lle­va ba­te de beis­bol

car­go, sin du­da al­guien apre­cia­rá en lo mío un ex­ce­so de le­gí­ti­ma de­fen­sa. Así que lo pri­me­ro se­rá ti­rar al ai­re. Pum. Y só­lo si eso no lo di­sua­de po­dré apun­tar a una pier­na; aun­que pro­cu­ran­do, cla­ro, no dar­le en la fe­mo­ral, por­que en­ton­ces pal­ma y la lia­mos par­da. Y a la ca­be­za, des­de lue­go, ni se me ocu­rra. Ahí só­lo po­dré dis­pa­rar­le en ca­so de que él me ha­ya ma­ta­do an­tes. Y aun así, ya ve­re­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.