Co­sas que me sor­pren­den

El Periódico de Catalunya [Català] - Dominical - - MAGAZINE -

me sor­pren­de pen­sar que ca­da día nos le­van­ta­mos de la ca­ma, llue­va o true­ne o ha­ga vien­to, y ha­ce­mos to­do lo que te­ne­mos que ha­cer, o la ma­yor par­te del tiem­po, pe­ro lo ha­ce­mos. Me sor­pren­de que no nos que­de­mos to­do el día en la ca­ma.

Me sor­pren­den siem­pre las tien­das de que­sos don­de se pue­den en­con­trar has­ta tres­cien­tas va­rie­da­des de ellos. Lo di­fe­ren­tes que son en­tre ellos. La can­ti­dad de tex­tu­ras que no se pa­re­cen en na­da. Ca­bra, va­ca, ove­ja, bú­fa­la. Romero, pi­mien­ta, oré­gano, pi­men­tón. Blan­dos, du­ros, cre­mo­sos, tier­nos, con moho. ¿Quién ha crea­do esas ma­ra­vi­llas? ¿Có­mo se les ocu­rrie­ron? Me sor­pren­de.

Me sor­pren­den to­da­vía los hom­bres que es­cu­chan lo que di­cen las mu­je­res con una son­ri­si­ta de su­fi­cien­cia, los hom­bres que in­te­rrum­pen to­do el tiem­po, que aun­que crean que lle­vas ra­zón no te la da­rán nun­ca, co­mo si en ello les fue­ra la hom­bría o la vi­da o al­go.

Me sor­pren­den las per­so­nas que no se dan cuen­ta de cuán­do es­tán de más, las per­so­nas que no tie­nen la más mí­ni­ma idea de cuán­do son pe­sa­das, cuán­do se me­ten don­de no las lla­man, cuán­do ha­cen co­men­ta­rios des­afor­tu­na­dos. Me sor­pren­den los que nun­ca sien­ten ver­güen­za aje­na.

Me sor­pren­de que ca­da vez ha­ya más gen­te que no com­pra el dia­rio, que no va al ci­ne, que no lee li­bros, que no via­ja, que opi­na de oí­das y que no ma­ni­fies­ta la me­nor du­da a la ho­ra de opi­nar.

Me sor­pren­den las mu­je­res con las uñas lar­gas. ¿Có­mo es­cri­ben? ¿Có­mo tra­ba­jan? ¿Có­mo co­ci­nan? ¿Có­mo ha­cen ca­fé? ¿Có­mo se abro­chan el su­je­ta­dor? ¿Có­mo vi­ven?

Me sor­pren­de la gen­te fa­mo­sa que di­ce que nun­ca cuen­ta co­sas de su vi­da per­so­nal y se pa­sa la vi­da ha­blan­do de su vi­da. Per­so­nal.

Me sor­pren­den los anun­cios de le­che sin lac­to­sa por­que siem­pre sa­len mu­je­res bai­lan­do sin mo­ti­vo en co­ci­nas blan­cas. Siem­pre.

Me sor­pren­de la gen­te que es in­ca­paz de re­co­no­cer que ha ac­tua­do mal, que lo que ha he­cho no es­tá bien y se em­pe­ña en se­guir ha­cién­do­lo, aun­que ello im­pli­que un con­si­de­ra­ble per­jui­cio a ella mis­ma. Me sor­pren­de la gen­te que se dis­pa­ra en el pie.

Me sor­pren­den los den­tis­tas que em­pie­zan a arre­glar­te la bo­ca sin un plan de­ter­mi­na­do y que se em­pe­ñan en asom­brar­se cuan­do te que­jas del da­ño que te ha­cen, co­mo si fue­ras una lo­ca pa­ra­noi­ca. Esos den­tis­tas me sor­pren­den.

Me sor­pren­den los ha­bi­tan­tes de las is­las. Me sor­pren­den las is­las. Me sor­pren­den las sa­la­man­dras y los pin­güi­nos.

Me sor­pren­den las ca­me­lias y los bos­ques de bam­bú. Me sor­pren­den las sor­pre­sas. Me sor­pren­den Ja­mes Sal­ter y Gus­ta­ve Flau­bert y Adol­fo Bioy Ca­sa­res. Y Cla­ri­ce Lis­pec­tor y Flan­nery O’Connor y Carson McCu­llers.

Me sor­pren­de que Ten­nes­see Wi­lliams y Carson McCu­llers y Fra­nçoi­se Sa­gan fue­ran ami­gos.

Me sor­pren­de que ca­da vez ha­ya más gen­te que no com­pra el dia­rio, que no va al ci­ne, que no lee li­bros, que no via­ja, que opi­na de oí­das y que no ma­ni­fies­ta la me­nor du­da a la ho­ra de opi­nar

Me sor­pren­den las ga­so­li­ne­ras don­de ven­den li­cor de ca­fé y ra­ta­fía.

Me sor­pren­den las ti­ra­das de ta­rot por te­lé­fono.

Me sor­pren­de que aún, a es­tas al­tu­ras, ha­ya tan­tas co­sas que me sor­pren­dan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.