Apren­da­mos de las ama­po­las

El Periódico de Catalunya [Català] - Dominical - - ELLA & ÉL -

to­do el mun­do re­pi­te la fra­se aque­lla de «guár­da­me de mis ami­gos, que de mis enemi­gos ya me guar­do yo». Siem­pre me ha re­sul­ta­do de­ma­sia­do pe­num­bro­sa. Sin em­bar­go, muy a me­nu­do he ob­ser­va­do que apli­car­la al éxi­to y a la re­le­van­cia sir­ve pa­ra ser pru­den­te an­te la au­to­sa­tis­fac­ción. Es muy ha­bi­tual ver a gran­des fi­gu­ras del ar­te atra­ve­sar las ma­yo­res di­fi­cul­ta­des en su ca­rre­ra y ven­cer­las has­ta to­par­se con el éxi­to y, ahí, ya no ser ca­paz de im­po­ner­se. El éxi­to en mu­chas oca­sio­nes fa­bri­ca la so­ber­bia. Ver­da­de­ros ma­ma­rra­chos que asen­ta­dos en su re­le­van­cia pre­ten­den ha­cer pa­sar su or­gu­llo y sa­tis­fac­cio­nes pro­pias por vir­tu­des del ca­rác­ter. Por eso he apre­cia­do tan­to a la gen­te que des­pués del éxi­to es ca­paz de em­bo­rro­nar de nue­vo pá­gi­nas, par­tir de ce­ro, sui­ci­dar­se pro­fe­sio­nal­men­te y tra­tar de re­vi­vir las ex­pe­rien­cias an­te­rio­res a aque­llos mo­men­tos en que te creís­te im­por­tan­te. Du­ran­te años se han fa­bri­ca­do mal­di­cio­nes pa­ra ejem­pli­fi­car el da­ño que cau­san los gran­des ga­lar­do­nes, has­ta el Pre­mio No­bel de Li­te­ra­tu­ra di­cen que abo­ca a una obra inane y po­co ex­plo­ra­to­ria, más bien a acep­tar el pa­pe­lón de un pa­pa­do lai­co y la la­to­sa ve­ne­ra­ción de quie­nes no leen sal­vo que les ga­ran­ti­cen la im­por­tan­cia del fir­man­te.

Me ale­gró mu­chí­si­mo el éxi­to de Pa­tria, la no­ve­la de Fer­nan­do Aram­bu­ru, que ha ba­ti­do to­das las mar­cas de per­ma­nen­cia en lis­tas y de una­ni­mi­da­des opi­na­ti­vas. La leí tan tem­prano que aún pu­de dis­fru­tar de las reacciones bas­tan­te pre­vi­si­bles que la lec­tu­ra po­lí­ti­ca y so­cial del tex­to de­pa­ra­ba. Li­bros an­te­rio­res de ese au­tor me ha­bían pa­re­ci­do asom­bro­sos por la pre­ci­sión emo­cio­nal y aún más an­te­rio­res por un hu­mor per­so­nal y tu­ru­la­to. En Pa­tria se die­ron una vez más la mano la ho­nes­ti­dad de los in­tere­ses per­so­na­les de un es­cri­tor y las cu­rio­sas prio­ri­da­des de una so­cie­dad. Cuan­do eso pa­sa, lo me­jor es no en­trar en hon­du­ras y sa­lu­dar la suer­te del pre­mia­do. Lo me­jor del ca­so es que a Aram­bu­ru le lle­gó el éxi­to en un pe­rio­do de su vi­da don­de vol­ver­se im­bé­cil ya es más com­pli­ca­do. Con las hi­jas cre­ci­das, la pe­ri­pe­cia vi­tal en un mi­ra­dor so­se­ga­do y las an­sias de ven­gan­za o de ha­cer pa­gar con ren­cor a los de­más las dé­ca­das de ano­ni­ma­to ya cal­ma­das.

Pe­ro al leer en es­tos días su úl­ti­mo li­bro he con­fir­ma­do al­gu­nas sen­sa­cio­nes. La edi­to­rial lo ha encuadernado con lu­jo y se trans­mi­te la se­gu­ri­dad del li­bro ob­je­to, que si mu­chos no lo lee­rán al me­nos lo com­pra­rán. Co­mo pa­sa­ba an­tes con los pre­mios li­te­ra­rios, cuan­do te­nían al­gún pres­ti­gio. Se ti­tu­la Au­to­rre­tra­to sin mí y son frag­men­tos de un dia­rio sen­so­rial, don­de Aram­bu­ru da cuen­ta de las co­sas que le emo­cio­nan o le des­pier­tan las ga­nas de es­cri­bir cuan­do no tie­nes la cal­ma pa­ra es­cri­bir na­da de lar­go alien­to. Es, di­gá­mos­lo así, un li­bro con­tra el éxi­to. Lo que le ha­ce for­mi­da­ble, por­que trans­pa­ren­ta la per­so­na­li­dad de un au­tor que juz­ga lo que le ha pa­sa­do co­mo un cu­rio­so ma­len­ten­di­do don­de él se con­si­de­ra más par­te in­vi­ta­da que an­fi­trión. La reac­ción na­tu­ral an­te el éxi­to des­me­di­do es pen­sar que te lo me­re­ces, que te lo has ga­na­do. Con­tie­ne mu­chas do­sis de in­te­li­gen­cia pro­te­ger­te fren­te a él y no ha­cer­lo des­de la co­que­te­ría y el pa­ra­pe­to que te se­pa­re del vul­go, sino des­de la nor­ma­li­dad y el en­co­gi­mien­to de hom­bros an­te el ras­go de tu obra que no de­pen­dió de ti.

Cuan­do Aram­bu­ru se plan­tea la po­ca cor­du­ra que de­mues­tra quien se lan­za a la vi­da ar­tís­ti­ca tras las pre­sen­cias in­mor­ta­les de Mo­zart o César Vallejo, con­clu­ye, pa­ra ani­mar­se, que tam­bién las ama­po­las ale­gran la bre­ve jor­na­da con su sen­ci­lla con­di­ción de ama­po­las. Es pre­ci­sa­men­te esa re­duc­ción a lo or­gá­ni­co lo que otor­ga al nue­vo li­bro de Aram­bu­ru, es­cri­to tras la ame­na­za de ca­tás­tro­fe que se es­con­de en la le­tra pe­que­ña del éxi­to, la con­di­ción de sal­va­vi­das. En un pa­no­ra­ma don­de el

Lo me­jor del ca­so es que a Aram­bu­ru le lle­gó el éxi­to en un pe­rio­do de su vi­da don­de vol­ver­se im­bé­cil ya es más com­pli­ca­do

re­sen­ti­mien­to del triun­fa­dor es ha­bi­tual y el ri­gor mor­tis se apo­de­ra de ca­si to­do el que pal­pa un po­qui­to de glo­ria en vi­da, qué bien que se re­ci­be un des­in­fla­do de ín­fu­la co­mo el que ha es­cri­to. Po­drá qui­zá in­clu­so, cuan­do to­do pa­se, se­guir go­zan­do del pla­cer de es­cri­bir, em­bo­rro­nar, du­dar y arran­car de ce­ro, que es el ma­yor éxi­to de una ca­rre­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.