A fon­do.

El Periódico de Catalunya [Català] - Dominical - - SUMARIO - FO­TO­GRA­FÍAS: JO­NÁS BEL POR PRISCILA GUILAYN / EVA GON­ZÁ­LEZ MARTÍNEZ

Las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad es­tán am­pa­ra­das hoy por una ley que pro­mue­ve su con­tra­ta­ción en­tre las em­pre­sas. Sin em­bar­go, los pre­jui­cios y la es­tig­ma­ti­za­ción fre­nan aún su desa­rro­llo la­bo­ral.

Las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad quie­ren tra­ba­jar. Exis­te una ley in­clu­so que pro­mue­ve su con­tra­ta­ción. Sin em­bar­go, el es­tig­ma y los pre­jui­cios si­guen sien­do los ma­yo­res fre­nos pa­ra su in­clu­sión la­bo­ral. Las his­to­rias de es­te re­por­ta­je son el re­fle­jo de un co­lec­ti­vo que se sien­te tan ca­paz co­mo el res­to de los mor­ta­les.

na sim­ple ace­ra pue­de ser un gran obs­tácu­lo. Eva apar­có un día su co­che adap­ta­do an­te una de­ma­sia­do al­ta y lo pa­só fa­tal. Es­ta ex­co­rres­pon­sal en el Con­gre­so de la agen­cia Ser­vi­me­dia re­cuer­da que una se­ño­ra la vio y le di­jo: «Nun­ca ha­bía pen­sa­do en lo di­fí­cil que al­go tan sen­ci­llo co­mo su­bir­se a una ace­ra pue­de ser pa­ra al­gu­nas per­so­nas». «Y es ver­dad –di­ce Eva–. Pa­ra que ha­ya nor­ma­li­dad es im­por­tan­te que se nos co­noz­ca». Na­da más le­jos, sin em­bar­go. «Cuan­do la gen­te se en­cuen­tra a una per­so­na con dis­ca­pa­ci­dad, no sa­be có­mo tra­tar­la. Al fin y al ca­bo, so­mos me­nos en las uni­ver­si­da­des, ofi­ci­nas, em­pre­sas...», la­men­ta. Una dis­cri­mi­na­ción que vi­vió en car­ne pro­pia en cuar­to año de Pe­rio­dis­mo cuan­do se postuló pa­ra ha­cer prác­ti­cas. «Yo me pre­gun­ta­ba: 'Ten­go bue­nas no­tas, ¿por qué so­lo me co­gen en una be­ca pa­ra per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad?'». Vein­te años des­pués se qui­tó aquel re­gus­to amar­go tras que­dar se­gun­da, en­tre me­dio cen­te­nar de can­di­da­tos, en una opo­si­ción pa­ra tres pla­zas en el ga­bi­ne­te de co­mu­ni­ca­ción del Con­gre­so. «En igual­dad de con­di­cio­nes con­se­guí el pues­to».

U"La gen­te no sa­be có­mo tra­tar a las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad"

Al­baJi­mé­nez se des­pla­za con ayu­da de un bas­tón por la enor­me se­de ma­dri­le­ña de una mul­ti­na­cio­nal ener­gé­ti­ca es­pa­ño­la. Li­cen­cia­da en Psi­co­lo­gía con un más­ter en Re­cur­sos Hu­ma­nos, Ji­mé­nez es in­vi­den­te, tie­ne 34 años, un contrato in­de­fi­ni­do y tra­ba­ja en se­lec­ción de per­so­nal: «Los can­di­da­tos no es­pe­ran en­con­trar­se a una per­so­na cie­ga ha­cién­do­les las en­tre­vis­tas en el pro­ce­so de re­clu­ta­mien­to», cuen­ta.

La sor­pre­sa de los as­pi­ran­tes es com­pren­si­ble. Al fin y al ca­bo, el ca­so de Ji­mé­nez es al­go ex­cep­cio­nal en Es­pa­ña, un país don­de la di­fe­ren­cia en las ta­sas de empleo y de ac­ti­vi­dad en­tre la po­bla­ción con y sin dis­ca­pa­ci­dad ron­dan el 40 por cien­to. Por con­cre­tar, de los 1.840.700 es­pa­ño­les en edad la­bo­ral con al­gu­na dis­ca­pa­ci­dad, el 60 por cien­to (más de 1.100.000) es­tán en su ca­sa. Los vien­tos, sin em­bar­go, pa­re­cen cam­biar. En 2017 se fir­ma­ron más de 300.000 con­tra­tos, un 15 por cien­to más que el año anterior, mien­tras que la con­tra­ta­ción ge­ne­ral ape­nas cre­cía un 7,6 por cien­to.

«El com­pro­mi­so de las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad sue­le ser ma­yor –di­ce Ji­mé­nez–. Cuan­do apues­tan por ti, quie­res de­vol­ver­lo con tu tra­ba­jo. Y eso se no­ta. Con­tra­tar­nos pro­vo­ca una re­tro­ali­men­ta­ción po­si­ti­va, ya que se derrumban pre­jui­cios, las em­pre­sas aca­ban em­plean­do a más y se ge­ne­ra una fi­lo­so­fía de apor­ta­ción so­cial y un en­torno de tra­ba­jo di­ver­so que en­ri­que­ce a to­dos los tra­ba­ja­do­res».

Aho­ra bien, es­te pa­no­ra­ma que di­bu­ja Ji­mé­nez no es­tá, ni mu­cho me­nos, ge­ne­ra­li­za­do. La ley que, des­de 1982, obli­ga a las em­pre­sas es­pa­ño­las con más de 50 tra­ba­ja­do­res a apli­car una cuo­ta de re­ser­va del 2 por cien­to a fa­vor de las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad pa­re­ce es­tar muy le­jos de cum­plir­se 36 años des­pués de su apro­ba­ción. No hay ci­fras ofi­cia­les, pe­ro al­gu­nos es­tu­dios cal­cu­lan que la in­cum­ple el 85 por cien­to de los em­pre­sa­rios. Aun­que esa cuo­ta del 2 por cien­to sea de las más ba­jas de Eu­ro­pa.

«En nues­tro en­torno cer­cano eu­ro­peo, las cuo­tas son ma­yo­res y afec­tan a em­pre­sas de me­nor ta­ma­ño –ilus­tra Pepa Torres, se­cre­ta­ria de empleo del Co­mi­té Es­pa­ñol Re­pre­sen­tan­te de Per­so­nas con Dis­ca­pa­ci­dad (CERMI)–. Aun así, he­mos avan­za­do mu­cho». L E N G U A J E Y P A T E R N A L I S MO Es lo que sien­te Eva Gon­zá­lez, una pe­rio­dis­ta em­plea­da en el ga­bi­ne­te de pren­sa del Con­gre­so de los Dipu­tados. Gon­zá­lez, que na­ció con acon­dro­pla­sia –un des­or­den ge­né­ti­co que afec­ta al cre­ci­mien­to de los hue­sos, res­pon­sa­ble de su me­tro y diez de al­tu­ra–, per­ci­be el cam­bio en di­fe­ren­tes fren­tes. Uno de ellos, el len­gua­je. «Ya no se sue­le dar con­no­ta­ción ne­ga­ti­va a la dis­ca­pa­ci­dad uti­li­zan­do, co­mo an­tes, los ver­bos 'su­frir' o 'pa­de­cer'». El tra­ta­mien­to, así lo ve ella, tam­bién ha de­ja­do de ser tan pa­ter­na­lis­ta: la gen­te ya no ac­túa tan­to cre­yen­do que hay que so­bre­pro­te­ger, guiar o ayu­dar constantemente a las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad. «Re­cuer­do que me po­nía de los ner­vios cuan­do al­guien, en vez de ha­blar di­rec­ta­men­te con­mi­go, le ha­cía pre­gun­tas so­bre mí a la per­so­na que me acom­pa­ña­ba».

Es­tos cam­bios se re­fle­jan en un mer­ca­do de tra­ba­jo me­nos re­ce­lo­so. En Rep­sol, don­de tra­ba­ja Al­ba Ji­mé­nez, los em­plea­dos con di­fe­ren­tes dis­ca­pa­ci­da­des re­pre­sen­tan el 3,5 por cien­to de la plan­ti­lla en Es­pa­ña. Sin em­bar­go, que­dan mu­chas ba­rre­ras por rom­per. «Pa­re­ce men­ti­ra, pe­ro hay em­pre­sas –se­ña­la Sa­bi­na Lo­ba­to, di­rec­to­ra de For­ma­ción y Empleo de la Fun­da­ción ON­CE–

Hay em­pre­sas que, cuan­do pi­den de­ter­mi­na­dos per­fi les a los ser­vi­cios de empleo de la ON­CE, di­cen: "Pe­ro que no se no­te que tie­ne dis­ca­pa­ci­dad"

que, cuan­do les pi­den de­ter­mi­na­dos per­fi­les de tra­ba­ja­dor a nues­tros ser­vi­cios de empleo, di­cen: 'Pe­ro que no se no­te que tie­ne dis­ca­pa­ci­dad'. Pa­sa ca­da vez me­nos, pe­ro pa­sa».

El pa­sa­do fe­bre­ro, sin ir más le­jos, una mu­jer de 49 años con sín­dro­me de Down fue ex­pul­sa­da de una char­la comercial que una em­pre­sa de pro­duc­tos de es­té­ti­ca pro­mo­vía en un ho­tel de la En fe­bre­ro, una mu­jer con Down fue ex­pul­sa­da en Cuen­ca de un even­to de una em­pre­sa de cos­mé­ti­cos. La or­ga­ni­za­ción di­jo que «da­ba ma­la ima­gen» y po­día «asus­tar a la gen­te»

pro­vin­cia de Cuen­ca. La or­ga­ni­za­ción del even­to le di­jo que se fue­ra por­que «da­ba ma­la ima­gen» y po­día «asus­tar a la gen­te».

Son pre­jui­cios y men­ta­li­da­des que lle­van a mu­chos em­pre­sa­rios a aco­ger­se a las me­di­das al­ter­na­ti­vas es­ta­ble­ci­das en el año 2000 pa­ra elu­dir esa cuo­ta del 2 por cien­to. Por ejem­plo, pue­den ha­cer do­na­cio­nes a en­ti­da­des que fo­men­tan el empleo en­tre per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad. «Hay em­pre­sas que se di­ri­gen a no­so­tros ex­clu­si­va­men­te pa­ra sa­ber cuán­to tie­nen que do­nar –cuen­ta la di­rec­ti­va de la Fun­da­ción ON­CE–. Ni si­quie­ra quie­ren sen­tar­se a co­no­cer las po­si­bi­li­da­des de con­tra­ta­ción». Tam­bién las hay que, ase­gu­ra Pepa Torres, «no cum­plen ni la cuo­ta ni las me­di­das al­ter­na­ti­vas».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.