His­to­ria.

Mu­rie­ron más de ocho mi­llo­nes de per­so­nas, im­pli­có a las gran­des po­ten­cias de Eu­ro­pa y cam­bió pa­ra siem­pre la his­to­ria del con­ti­nen­te. Se cum­plen cua­tro si­glos de la gue­rra de los Trein­ta Años, un con­flic­to san­gui­na­rio que arre­ba­tó a Es­pa­ña su he­ge­mo­nía.

El Periódico de Catalunya [Català] - Dominical - - SUMARIO - POR JUAN ESLAVA GALÁN

Juan Eslava Galán re­me­mo­ra la gue­rra de los Trein­ta Años, el con­flic­to en el que Es­pa­ña per­dió su he­ge­mo­nía ha­ce cua­tro si­glos.

Ha­ce aho­ra cua­tro si­glos, el 23 de ma­yo de 1618, unos cal­vi­nis­tas exal­ta­dos arro­ja­ron por una ven­ta­na del cas­ti­llo de Pra­ga a dos emi­sa­rios del em­pe­ra­dor del Sa­cro Im­pe­rio Ro­mano Ger­má­ni­co Fer­nan­do II.

La caí­da era de die­ci­sie­te

me­tros, co­mo de un cuar­to pi­so, pe­ro los de­fe­nes­tra­dos tu­vie­ron la suer­te de ate­rri­zar so­bre un mon­tón de es­tiér­col acu­mu­la­do en el fo­so del cas­ti­llo. Co­jean­do y ayu­dán­do­se mu­tua­men­te pu­die­ron es­ca­par con vi­da del lan­ce pa­ra de­nun­ciar el mal­tra­to a su se­ñor.

Es­te su­ce­so fue el de­to­nan­te de una gue­rra que du­ró trein­ta años, aso­ló el cen­tro de Eu­ro­pa cau­san­do ocho mi­llo­nes de muer­tos (dos ter­ce­ras par­tes de la po­bla­ción en al­gu­nas re­gio­nes), im­pli­có a to­das las gran­des po­ten­cias del mo­men­to y al­te­ró pa­ra siem­pre el fu­tu­ro de Eu­ro­pa, es­pe­cial­men­te el de Es­pa­ña, que ce­dió a Fran­cia su pues­to de pri­me­ra po­ten­cia.

Pra­ga era la ca­pi­tal de Bohe­mia, un reino per­te­ne­cien­te al Sa­cro Im­pe­rio Ro­mano Ger­má­ni­co y, por lo tan­to, so­me­ti­do a su em­pe­ra­dor. Es­te im­pe­rio, que abar­ca­ba to­do el cen­tro de Eu­ro­pa des­de el Bál­ti­co a los Paí­ses Ba­jos y des­de Di­na­mar­ca a las costas del Adriá­ti­co, es­ta­ba for­ma­do por un mo­sai­co de más de tres­cien­tos mi­núscu­los es­ta­dos que aca­ta­ban la au­to­ri­dad de la ca­sa de Habs­bur­go.

¿Por qué ha­bían me­re­ci­do tan ás­pe­ro re­ci­bi­mien­to los emi­sa­rios del em­pe­ra­dor? Fer­nan­do II, edu­ca­do por los je­sui­tas, que­ría im­po­ner la re­li­gión ca­tó­li­ca en sus es­ta­dos, lo que al­te­ra­ba

El Sa­cro Im­pe­rio Ro­mano Ger­má­ni­co es­ta­ba for­ma­do por un mo­sai­co de más de 300 es­ta­dos

el acuer­do al­can­za­do en 1555 en­tre el em­pe­ra­dor Car­los V y los prín­ci­pes pro­tes­tan­tes re­bel­des. En vir­tud de la paz de Augs­bur­go, los prin­ci­pa­dos ca­tó­li­cos y pro­tes­tan­tes del im­pe­rio es­ta­rían equi­li­bra­dos y ca­da es­ta­do adop­ta­ría la re­li­gión de su prín­ci­pe.

Des­pués de la de­fe­nes­tra­ción de los en­via­dos del em­pe­ra­dor, los re­bel­des de Pra­ga ofre­cie­ron el trono de Bohe­mia a Fe­de­ri­co V, prín­ci­pe del Pa­la­ti­na­do y cau­di­llo de la Unión Pro­tes­tan­te, quien acep­tó gus­to­so el re­ga­lo.

'¿Esas te­ne­mos?', di­jo Fer­nan­do II y, alle­gan­do tro­pas in­va­dió Bohe­mia, de­rro­tó a su ad­ver­sa­rio en la ba­ta­lla de la Mon­ta­ña Blan­ca y con­quis­tó Pra­ga. Pa­ra ello con­tó con la ayu­da de los bohe­mios per­te­ne­cien­tes a la Li­ga Ca­tó­li­ca y la del rey de Es­pa­ña, su pa­rien­te. Ad­vir­ta­mos que los

Aus­trias de Vie­na y los de Es­pa­ña cons­ti­tuían dos ra­mas de una mis­ma fa­mi­lia. Felipe III, rey de Es­pa­ña, apor­tó al con­flic­to di­ne­ro y tro­pas que con­quis­ta­ron el Ba­jo Pa­la­ti­na­do, has­ta en­ton­ces pro­pie­dad del de­rro­ta­do

Fe­de­ri­co V. Felipe III no es que ac­tua­ra ge­ne­ro­sa­men­te: te­nía in­tere­ses en la zo­na por­que los prin­ci­pa­dos ale­ma­nes lin­da­ban con sus po­se­sio­nes de Flan­des y el Fran­co Con­da­do.

Los alar­ma­dos prín­ci­pes pro­tes­tan­tes lla­ma­ron en su au­xi­lio a Cris­tián IV de Di­na­mar­ca, fer­vien­te lu­te­rano y ri­val de Fer­nan­do II por el co­mer­cio del mar Bál­ti­co. El da­nés in­va­dió las tie­rras im­pe­ria­les con un ejér­ci­to de vein­te mil mer­ce­na­rios, pe­ro fue es­tre­pi­to­sa­men­te de­rro­ta­do por Wa­llens­tein, un há­bil ge­ne­ral al ser­vi­cio del im­pe­rio. Se­gu­ro de su po­si­ción, Fer­nan­do II cas­ti­gó a los re­bel­des de­cre­tan­do la res­ti­tu­ción a la Igle­sia de to­dos los bie­nes se­cu­la­ri­za­dos du­ran­te las gue­rras re­li­gio­sas an­te­rio­res.

Los prín­ci­pes pro­tes­tan­tes lla­ma­ron en su au­xi­lio a su co­rre­li­gio­na­rio el rey de Sue­cia, Gus­ta­vo II Adol­fo, otro com­pe­ti­dor del em­pe­ra­dor por el co­mer­cio bál­ti­co.

EL REY SIN CO­RA­ZA

Era Gus­ta­vo Adol­fo un gran afi­cio­na­do al ar­te mi­li­tar al que gus­ta­ba más un ti­ro­teo que una re­mon­ta. Dis­po­nía de un po­ten­te ejér­ci­to equi­pa­do con no­ve­do­sas ar­mas (fu­si­les con car­tu­chos y ba­yo­ne­tas) que ya se ha­bía fo­guea­do en una vic­to­rio­sa gue­rra con­tra los po­la­cos.

El im­pe­tuo­so Gus­ta­vo Adol­fo in­va­dió los es­ta­dos im­pe­ria­les y se­ño­reó bue­na par­te de su te­rri­to­rio do­mi­nan­do el cur­so ale­mán del Da­nu­bio y el Oder.

Es­pa­ña se in­vo­lu­cró por­que los prin­ci­pa­dos ale­ma­nes lin­da­ban con sus po­se­sio­nes de Flan­des

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.